Entonces qué más te da

Leyendo una novela está mañana, una frase me ha resonado fuertemente la he tenido que subrayar, y leído varias veces. Esto no me ocurría desde hacía mucho tiempo, no lo recuerdo… La novela normalmente la leo como distracción, y lo hago todo lo rápido que puedo, para avanzar en la trama, pero esa frase, me ha empezado a llamar, y la he tenido que escribir.

Ahora, es por la tarde, la hora de escribir y de tecnologías, de perder los tiempos en esas cosas, en estar sentado, perdón,  leer y escribir no es perder el tiempo, ver videos de YouTube a veces me parece que sí, pero para que está el tiempo sino es para perderlo en lo que te entretenga, hay días y días, y días que te apetece perder el tiempo en cosas más superficiales, por llamarlo de alguna forma.

“Entonces qué más te da. Estáis hablando en lenguajes diferentes”.

 Qué frase, que poder que tiene, que significado, no hace falta añadir más, pero claro si lo voy a hacer. Voy al contexto que es importante. Una chica le está contando a su medio novio. Ella viven en una cortijada alejados de pueblo en medio de nada, hay pocos vecinos, y sus vecinos de al lado que es la única casa alrededor, van a hacer una barbacoa para celebrar algo, no sé, si es la llegada de la primavera o que han venido a pasar unos días, ahora mismo se me ha borrado de la mente, bueno, esa no es la cuestión, la cosa que ella está poniendo verde a esa familia porque no la han invitado siendo los vecinos más cercanos y están invitados muchos amigos suyos.

 Al darse cuenta que a ella no, empieza a argumentar contra ellos y su novio que es muy conciso y claro, le dice primero, ¿y no puede ser que simplemente, que se hayan olvidado? Al  decirle esto, ella se siente mal y victima de sus palabras.

 Le pregunta después, ¿tú les hubieras invitado a tu barbacoa? Ella contesta: No, yo no hago barbacoas, y le sigue preguntando, ¿pero tú quieres ir? No, entonces…

“Entonces qué más te da. Estáis hablando en lenguajes diferentes”.

Nuestro propio egoísmo, no hace creernos que somos más importante que lo que realmente somos, si ella no quiere ir y ella no los invitaría si hiciera una barbacoa, a que viene ese ataque de celos, dicho queda.

Cuando hablamos con alguien, y cada uno hablamos en un lenguaje diferente, exponemos nuestro parecer sin hacer caso de lo dicho por nuestro interlocutor, solo queremos hablar nosotros, llevar la razón, da igual lo que nos digan, eso no es importante, lo único importante eres tú, en fin, aprender a escuchar y hablar en los mismos lenguajes que importante es, sin embargo, que difícil.

El que mucho habla, termina equivocándose, cambiar de opinión, no es que sea malo, es que es bueno, si tu no cambias, el mundo seguirá sin cambiar. Si queremos cambiar las cosas debemos empezar por uno mismo, para que la rueda que mueve el mundo siga rodando. ¿Por qué nos cuesta tanto cambiar de opinión? Debemos de estar abiertos a otras perspectivas, debemos cambiar de opinión, si esta no nos lleva a ningún sitio, aunque creas que llevas la razón, puede ser que no la tengamos o ese no sea el momento adecuado para hacerte fuerte en tus planteamientos. 

Cuánta razón tiene el dicho, rectificar es de sabios, vamos aplicarnos el cuento y aceptar que no siempre llevamos la  razón. Un poquito de por favor…

1 Comment

Los comentarios están cerrados.