Coaching y el sentido de la vida

Escuchando la radio, una entrevista con un psicólogo coaching, que no sé muy bien lo que significa, ni lo que es, eso del mundo de coaching, un momento que voy a buscarlo, (es un método que consiste en acompañar, instruir o entrenar a una persona o a un grupo de ellas, con el objetivo de conseguir cumplir metas o desarrollar habilidades específicas).

Entiendo; según se va desarrollando la entrevista que es como un método que nos ayuda, tanto a nivel personal como profesional a cumplir unos objetivos que sin su ayuda nos resultaría más difícil o sería imposible cumplirlos, entiendo también que nos ayuda al desarrollo personal, a marcarnos esas mentas que por los motivos que sean, se han quedado en el sueño de los muertos.

Nos van enseñando el camino para triunfar o por lo menos para intentar levantarnos y despertar, saber que podemos hacer muchas más cosas de las que nos imaginamos, que bien por pereza o porque creemos que no seremos capaces las dejamos de lado y las abandonamos. En las mayoría de las ocasiones nos creemos que no seremos lo suficientemente listos, y aparece una palabra que repitió en la entrevista “creencia” somos lo que creemos, eso es de mi cosecha, cuando nuestro cerebro se cree una creencia, malo, sea verdad o mentira o no sea nada, él se lo toma en serio y ya la hemos liado, si piensa que no eres capaz de hacer algo, no sigas, para qué, no vas a ser capaz.

Por eso es interesante tener la mente abierta y pensar que somos capaces de hacer cualquier cosa que nos propongamos, luego si es demasiado complicado, la podremos o no realizar, nos costará más o menos o lo tendremos que intentar varias veces, dejarlo, posponerlo o esperar a la intervención divina, pero eso ya será harina de otro costal.

Según nuestras creencias o lo que la mente se cree nos predispone a estar alerta sin motivo y nos lo creemos con esa seguridad que cuando luego vemos que la realidad va por otro camino, hasta nos asombramos, debemos de engañar a la mente y hacerle creer que somos capaces de todo, que somos los más listos, los más guapos… y así mejor nos irá.

Otro punto que se me quedó grabado, realizar una lista de objetivos y a ser posible que fueran por lo menos diez, así se quedarán en seis o siete, si nos marcáramos cinco se quedarían en tres y si nos marcáramos tres en cero patatero. Ahora intentaré explicarlo, nuestra mente siempre economiza, si nos marcamos varios, podemos empezar con el que mayor posibilidad de cumplir tengamos, así nos llenaremos de orgullo y satisfacción…jajaja. Que debemos de empezar por los pequeños retos y eso nos dará más fuerzas para afrontar los más complicados.

Otro mantra que repitió fué el factor tiempo, ¿tenemos tiempo para todo?, ¿por qué hay gente que tiene tiempo para todo y otros no tenemos tiempo para nada? Organización, organizarse el tiempo, saber priorizar que es lo más importante para nosotros. Normalmente perdemos el tiempo en cosas banales y luego en las realmente importantes, las dejamos de lado o para el final y claro como no podía ser de otra manera nos quedamos sin tiempo.

En la entrevista el entrevistador pregunta: ¿Qué es lo más importante para ti? Estar en paz, ¿entonces que tenemos que hacer?, meditar, pues tenemos que dedicarle tiempo a la meditación, a hacer deporte, a las relaciones con lo demás y a todo aquello que nos de tranquilidad y paz.

En otro momento le pregunta ¿Cuál es el sentido de la vida? En mi caso ayudar a los demás, quizás por esta frase estoy escribiendo este artículo en mí blog, hay un libro que siempre tengo en mi mente cuando quiero buscarle el sentido a la vida o cuando ando un poco perdido “El hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl publicado en 1945, nos pasamos media vida buscando el sentido a la vida, como sí la vida tuviera un sentido.

Nuestro autor psiquiatra y judío vivió el holocausto nazi en toda su extensión, en un campo de concentración como prisionero de Auschwitz y pasó por los horrores más grandes que una persona puede vivir y sentir, y que no nos podemos ni imaginar, a pesar de todas esas penalidades siguió luchando por vivir e intentar sobrevivir, su propósito era ese sobrevivir para poder contar las atrocidades que pueden cometer las personas que nos llamamos civilizadas. ¿Cómo nos podemos poner una careta y mirar hacia otro lado? ¿Cómo el pueblo alemán fue capaz de cometer salvaje infamia? Frankl perdió a toda su familia y su único fin, era ayudar a otras personas a encontrar su propósito en la vida, a que cada cual encuentre ese camino a veces tortuoso y otras feliz, que se nos presenta esquivo.

“Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas —la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias— para decidir su propio camino”.

-Viktor Frankl-

En nuestro periplo por la vida tenemos momento de felicidad, de sufrimiento, de alegrías y de penas y por eso ante la adversidad tenemos que sacar fuerzas y tener claro nuestro propósito, Viktor en su libro nos explica que no hay nada peor que sentir que nuestro sufrimiento no sirve para nada, como que nuestro dolor cae en un saco roto, cuando le damos un significado y tenemos esperanzas de superarlo, que ese sufrimiento haya servido para algo, que ha merecido la pena, aunque en el fondo, fondo no lo sé. ¿Realmente el sufrimiento tiene un significado?

A veces la vida no es justa, y no la entendemos y nos esforzamos en buscarle una explicación a todo lo que nos ocurre; ¿es que queremos saber por qué nos ocurren esas cosas tan malas?, pero, ¿y sí no tienen explicación?, ha ocurrido y ya está, la vida sigue y no la podemos cambiar, pero si podemos cambiar nuestra actitud hacia lo que nos pasa, a como la afrontamos.

Aunque sufras, ten claro un propósito: hallarás fuerzas”

-Viktor Frankl-

Yoga #1

Ayer di mi primera clase de yoga después de catorce meses, ¿y por qué tanto tiempo?, eso quisiera saber yo. Cuando lo dejé, fue en agosto del año pasado, con el propósito de volver después del verano, cuando aflojara un poco el calor, o eso creía yo, esa fue mi primera intención, el tiempo ya se tomó un respiro más grande.

¿El motivo? Lo desconozco, quizás fue un poco de desmotivación, desilusión había días que tenía que obligar a la gente a que asistieran y eso no me gusta, en cambio otros estaba la clase llena, era como una noria y se ve que mis ánimos también, no porque pensara que era una pérdida de tiempo, por tener tan pocos alumnos para dar la clase que en el fondo eso me daba igual, o eso creía, pensaba y lo sigo pensando que con que viniera uno me daba por satisfecho.

Pero hay momentos que también hace falta que el que imparte la clase esté con ganas de transmitir esas buenas sensaciones, contagiar el espíritu del yoga, que tenga esa ilusión por hacerles participe de todo lo que el yoga me ha dado y como me siento de bien cuando lo práctico.

La pereza también se apoderó de mí, como que lo fuí dejando y dejando, posponiéndolo sin fecha, más adelante, la semana que viene, el mes que viene y así, un sin parar

También creía que yo debía de dar clases con alguien para compartir mis inquietudes y mis temores, este invierno he asistido a algunas clases de yoga que me ha servido para coger fuerzas y para ver otra realidad distinta a la mía y a mi propia experiencia. En el fondo a todos los que amamos el yoga nos une esa forma de vida, tenemos la misma filosofía

Lo importante, ante la insistencia de algunos alumnos me decidí a empezar a impartir las clases después del verano, ya se lo había comentado a algunos, pero de alguna forma lo seguía posponiendo y el día 4 de octubre ya no tenía más excusas para no darla, era como una responsabilidad moral, un compromiso.

Hay momentos que las fuerzas te abandonan y eso era lo que me pasaba, no sabía el porqué, pero así era. Si me puse a dar la clase fue un poco por vergüenza.

Y como ya no tenía excusas y encima parece que tenía fuerzas, una semana antes lo comuniqué, para que se apuntaran en una lista los interesados. Cuando por la mañana pregunto al responsable de la lista me dice que se habían apuntado nueve. Luego asisten ocho, genial buen número.

Por la tarde, leo un poco de literatura de yoga, para motivarme y hablarles algo de yoga, que al principio siempre me gusta dedicarles unas palabras y darles una pequeña explicación de la clase. Y como quedaban pocos o solo dos de los que ya les había dado anteriormente, empiezo prácticamente de cero, les digo; en que consiste el yoga, que es más que unos estiramientos o que una gimnasia que para mí es eso y más, una filosofía de vida una forma de entenderla, que tiene muchas ramas, que los asanas, y el yoga físico son lo que más conocemos pero que hay un muchas ramas que conforman el árbol del yoga y les intento inculcar lo que yo siento y el cambio que se puede experimentar con el yoga.

Practicamos unas respiraciones, unos asanas, una relajación consciente y profunda y un poco de meditación con la recitación de un mantra. Todo muy despacito y explicándole en cada momento lo que estamos haciendo, por lo que me trasmiten parece ser que les ha gustado, yo por lo menos intento hacerlo lo mejor que sé.

Creo, que yo tenía más ganas que ellos de dar la clase y que me ha venido mejor, eso que cuando terminas estas con una paz de saber que has hecho las cosas bien. A los alumnos creo que también les ha gustado y también les ha venido bien y con eso me siento satisfecho, ya hemos quedado para la siguiente y espero poder transmitirles paz, tranquilidad y equilibrio en mis clases. Esto es como todo a unos les viene bien, a otros regular y otros no se sienten cómodos en las clases o simplemente no les gusta.

Entender que el yoga es más y nos puede cambiar es lo que intento transmitir, pero eso lo tienen que ir sintiendo poco a poco, a mi desde luego me ha ido muy bien y quiero que a ellos también les sirva en su día a día.

El yoga no es la solución a los grandes problemas que nos pasan, porque los problemas están ahí y nos van a seguir pasando, pero sí, cuando practicas asiduamente, sabes valorar la gravedad y lo poco importantes que son a veces esos por los que más nos preocupamos, esa mente de momo saltando de rama en rama, con el yoga y sobre todo con la meditación tenemos esa herramienta para pausar un poco nuestra mente, aparcarlo y dejar correr el problema.

No sé, durante cuánto tiempo voy a estar dando clases, de momento de aquí a la eternidad, cuando no tenga nada que transmitir y mis fuerzas se me agoten volveré a otro tema, pero de momento estoy muy ilusionado y también claro por la respuesta y lo contentos que veo a mis alumnos.

Namaste.

Jueves

Jueves | La Oreja de Van Gogh

https://www.youtube.com/watch?v=jzvnFbsXxxA

Si fuera más guapa y un poco más lista
Si fuera especial, si fuera de revista
Tendría el valor de cruzar el vagón
Y preguntarte quién eres

Te sientas en frente y ni te imaginas
Que llevo por ti mi falda más bonita
Y al verte lanzar un bostezo al cristal
Se inundan mis pupilas

De pronto me miras, te miro y suspiras
Yo cierro los ojos, tú apartas la vista
Apenas respiro, me hago pequeñita
Y me pongo a temblar

Y así pasan los días, de lunes a viernes
Como las golondrinas del poema de Bécquer
De estación a estación, enfrente tú y yo
Va y viene el silencio

De pronto me miras, te miro y suspiras
Yo cierro los ojos, tú apartas la vista
Apenas respiro, me hago pequeñita
Y me pongo a temblar

Y entonces ocurre, despiertan mis labios
Pronuncian tu nombre tartamudeando
Supongo que piensas qué chica más tonta
Y me quiero morir

Pero el tiempo se para y te acercas diciendo
Yo no te conozco y ya te echaba de menos
Cada mañana rechazo el directo
Y elijo este tren

Y ya estamos llegando, mi vida ha cambiado
Un día especial este once de marzo
Me tomas la mano, llegamos a un túnel
Que apaga la luz

Te encuentro la cara, gracias a mis manos
Me vuelvo valiente y te beso en los labios
Dices que me quieres y yo te regalo
El último soplo de mi corazón

Me encuentro con esta canción a través de mi compañero y amigo Antonio, me comenta que la clase de historia que va a impartir, tratará sobre canciones, pero no canciones normales sino aquellas que tengan un algo que decir que hayan sido escritas por un acontecimiento o un trasfondo distinto del propio autor. Cuando llego lo veo poniendo un mini altavoz en la oficina y enchufándolo a la corriente, parece ser que no tiene batería y lo está cargando; para por la tarde conectarlo al móvil para dar su clase, lo miro con cara de asombro, no sabía que tenía que ver la música con la historia.

Me empieza a contar que ha elegido sobre once canciones, de la primera que me habla es la de “jueves” de la Oreja de Van Gogh, me la pone en su super altavoz y empieza a sonar, los acordes celestiales la voz hipnótica, como una balada candada por ángeles, en un principio no me quedo mucho con la letra, pero según lo voy escuchando empiezo a entender, preciosa, mejor escucharla. Yo ya la había escuchado, pero sin su significado y el porqué fue escrita, cuando la escuchas o mejor, ves el vídeo en YouTube, los pelos como escarpias y no lloro porque no me sale, pero los ojos vidriosos y con ganas me quedo. Seguiré más adelante.

La segunda canción; la del muelle de San Blas de Maná. Una novia que se queda esperando a su novio en el muelle a que vuelva en su barco y como este no regresa, se queda compuesta y sin novio. Parece que al final se le va un poco la cabeza, lo que parecía romántico se fue perdiendo por la locura del amor, dichosa locura. La letra es preciosa, “El partió en un barco en el muelle de San Blas… él juro que volvería y ella que lo esperaría… con el mismo vestido que no se fuera a equivocar… sus ojos se llenaron de amaneceres, pero ningún barco a su amor le devolvía …en su pueblo le decían la loca del muelle de San Blas…”

https://www.youtube.com/watch?v=uAD_1JaBrv4

Otra de Maná, la dedicada a Chico Mendes por allí por los ochenta un activista, por llamarlo de alguna manera, que empezó a protestar y a ganarse enemigos por plantarle cara a los desalmados que empezaron a destruir el Amazonas y por ser un verdadero incordio y como no podía ser de otra manera cuando hay dinero de por medio, se lo cargaron, se convirtió en el primero ecologista por la lucha del Amazona “ a Chico Mendes lo mataron …el murió a sangre fría …cuando los ángeles lloran …un ángel caído…”

https://www.youtube.com/watch?v=teprNzF6J1I

Me hablo de otras dos del Sabina, la de Princesa, su amiga o media novia, una preciosidad que se viene con él al Madrid de los ochenta y se mete en el mundo de la droga y más concretamente de la heroína y cuando al tiempo la vuelve a ver, su belleza se transformó en sufrimiento y en otra persona totalmente desconocida, “…en apenas dos años , la princesa de la boca de fresa…ahora es demasiado tarde princesa, búscate otro perro que te ladre princesa.. cuantas veces hubiera dado la vida entera para que tú me pidieras llevarte el equipaje…no me pidas que me pase la vida pagándote fianzas…”

También del Sabina me comenta otra canción de unos ladrones que le intentan robar y “…le dicen te pareces al Sabina ese que canta” lo reconocen y se va con ellos de marcha, al tiempo a través de una foto en un periódico reconoce a uno de los atracadores, habían asaltado el chalet de un millonario y cuando salió lo esperaba la policía, policía , mucha policía…y como no podía ser de otra manera le tenía que dedicar una canción, “Pacto entre caballeros”

No quiero repetir lo que ya he hecho mi amigo Antonio, sino que me han entrado unas ganas inevitables de escribir, después de escuchar la canción no me la podía quitar de la cabeza, me resonaba y la repetía inconscientemente, era un necesidad de escribir sobre ella, era como un algo superior que me obligaba a escribir sobe la historia de los trenes, el atentado y de ese amor de película que termina mal, que ambos mueren, que por lo menos se quedan abrazados y que ese último aliento de su corazón se lo dedica a su amado.

Realmente no sé qué es verdad y que es ficción, lo que sí puedo decir hasta lo que llevo leído que es poco, que está canción nace de un diario que apareció en el tren el día de los atentados del 11 M de Madrid del 2004, y nos cuenta su amor, lo que sentía, lo que le paso por su cabecita…

11 m tren

El atentado del 11 M ha sido el acto terrorista más execrable que ha sufrido España en toda su democracia he hizo tambalear sus cimientos por su brutalidad y por un gobierno que no supo manejar la situación a tres días de unas elecciones generales, sobre las ocho de la mañana de ese fatídico día, estallan tres bombas cerca de la estación de Atocha y otras en otros trenes.

192 personas fueron asesinadas y más de mil resultaron heridos en los atentados perpetrados por los terroristas de Al Qaeda. Después de quince años y con un agujero en el corazón nos seguimos preguntando el por qué de esa barbaridad, ¿qué querían los terroristas?, crear pánico, ¿qué sintiéramos miedo?, mucho dolor, ¿tanto sufrimiento, tiene algún significado y esas personas pueden vivir con tanto odio en su cabeza? Lo que sí puedo decir que la policía, los servicios de emergencias, personal sanitario y sobre todo la gente que pasaba por allí, respondieron con una entrega desinteresada como si se tratara de una catástrofe, que lo era, todos se remangaron y se pusieron a ayudar a quitar escombros, a recoger muertos, heridos, trozos de personas, por favor que mal suena, pero debo de decirlo, porque la realidad fue muy dura.

11M País

Entre las pertenecías se encontró un diario de la chica enamorada de un chico que viajaba con ella y solo se conocían de vista de verse en el tren y parece ser que ese día se había decidido a contárselo, voy a intentar explicarlo un poco mejor con la letra de la canción.

Volviendo a la canción de jueves, la chica enamorada cogía todos los días en mismo tren de lunes a jueves para encontrarse con su amor platónico, me imagino que en Madrid eso sería complicado, pero… con esa ilusión o anhelo vivía, me ha impactado mucho la estrofa, “Y ni te imaginas que llevo por ti mi falda más bonita”, para que él la mirara, y ese día fatídico del 11 de marzo, jueves se decide a hablar con él y manifestarle su amor, “…y entonces ocurre, despiertan mis labios, pronuncian tu nombre tartamudeando, supongo que piensas que chica más tonta y me quiero morir”

Más delante el chico le confiesa que él también estaba enamorado de ella “…me tomas la mano… llegamos a un túnel que apaga la luz”. Qué bonito le toma la mano que acto más romántico y que declaración de amor; “… me vuelvo valiente y te beso en los labios”. A continuación, la gran explosión y se apaga la luz y sus vidas y nuestra chica enamorada tiene todavía fuerza para besarle en los labios, qué bonito, “Dices que me quieres y yo te regalo el último soplo de mi corazón” Y se termina la historia de amor y comienza el terror del atentado.

Me imagino que murieron los dos en el atentado, también pudo sobrevivir uno o los dos, eso lo desconocemos hasta donde he podido documentarme. Lo que, si sé que la historia es muy bonita y triste a la vez, hay gente que no le gusta los finales dónde mueren los protagonistas, en este caso, la vida y el destino se impone y gana esa realidad que no entendemos, pero que es la que nos toca vivir, lo que sí me gusta que gana el amor entre tanto odio.