Diario del coronavirus. Parte XVIII

Haces cinco días una noticia, nos impacto, nos desanimó, nos hundía en la desesperanza, la Universidad de Oxford, paraba la fase tres del proyecto de la vacuna contra La Covid-19, una de las personas que se habían sometido al experimento, había tenido una reacción adversa, era una posibilidad que podían pasar, entre un muestreo tan grande de gente, es normal que alguno tenga alguna reacción, entraba dentro de las posibilidades, pero claro, esto suponía, un parón, en el caso que nos ocupa, tener la vacuna es una guerra contra el tiempo y es de suma importancia, que este lista lo antes posible.

A pesar de todo, si algo nos demuestra esto, es que los investigadores y la industria farmacéutica, están poniendo todas las medidas de controles necesarios para que llegue a buen puerto, sí, con prisas y en tiempo récord, pero haciéndolo bien, yo  por lo menos así lo siento y lo creo.

Bueno, pues, me he puesto escribir después de leer que continúan con los ensayos, que ha sido una reacción adversa qué, en principio, no tiene que ver nada con la vacuna, o sí, tampoco   sé exactamente lo que ha pasado, pero que continúan y de momento con eso me conformo. No soy un entendido, pero todos los medicamentos que conozco tienen unos prospectos de reacciones adversas y por esos no dejamos de tomárnoslo, en general nos va a venir mejor, en fin, el tiempo lo dirá y, un poco de esperanza no nos viene mal, que ya estamos cansados de tanta mala noticia de propagación por todos los sitios.

La verdad, que no tenía ganas de escribir en el diario del coronavirus, me apetecía más contaros otras cosas, pero tumbado en la colchoneta con la mente perdida, y después de leer la noticia de la continuación de los ensayos, me  han entrado ganas,  de trasmitir buenas noticias, me he dicho a mí mismo, voy a leer primero todo lo que llevo escrito sobre el diario y así me hago una idea del estado del diario; que no me acordaba por dónde iban los tiros. He empezado por la parte uno y he llegado solo hasta el cuatro. Mañana sigo, es más largo de lo que me creía, sí que escribí, me voy a poner a escribir las cuatro letras que tenía en mente, que si no se me olvida y leeré un poco cada día, para ir cogiéndole al aire.

Hay una pregunta que me desconcierta y que a todos nos lleva de cabeza, si en teoría estamos haciendo las cosas medio bien en general, ¿por qué somos el país con más casos de coronavirus en Europa? Según el Financial Times: “España está experimentando un aumento de casos impulsados ​​por factores sociales y problemas de gobernanza”, qué quiere esto decir, en este articulo desgrana los factores por los cuales somos el peor país en contagios.

¿La gran pregunta es: por qué las cosas han ido tan mal? Nos ofrecen tres razones de este comportamiento, la primera: “Fiesta como si no hubiera mañana”. “Los políticos españoles han intensificado las críticas a los jóvenes por propagar el virus a través de la fiesta y la socialización”. Nos guste más o menos, los españoles somos así, somos sociables, nos gusta la gente y estar con la gente. Y entiendo perfectamente a los jóvenes, pero deben de tomar todas las medidas higiénicas sanitarias, que también conviven con nosotros.

“Una práctica que está causando preocupación es el botellón: grandes grupos bebiendo en lugares públicos como una alternativa barata a los bares”. Esta situación,  se está intentando controlar y están implicando a las policías locales. También a través de las redes sociales. “Esto no es un juego “. “Nos jugamos mucho: la vida”.

Sin embargo, con mucho, el lugar de infección más frecuente son los hogares, que representan la mitad de todos los casos en los que se conoce la causa. Si bien el uso de mascarillas en la calle se ha vuelto obligatorio, no está claro que hayamos entendido completamente el riesgo de infección en el hogar, ni en las reuniones de amigos.

La segunda causa que enumera el periódico inglés es: “El problema de la descoordinación por la polarización política de España y su modelo descentralizado de la sanidad pública. Pedro Sánchez, primer ministro, insiste en que el manejo de la pandemia es ahora principalmente responsabilidad de las comunidades del país. Las comunidades responden que el gobierno central debe brindar más liderazgo”. No sabemos lo que queremos, cuando el gobierno central asumió todo el control de la pandemia durante el estado de alarma, todo eran críticas por asumir competencias que no eran suyas y que ellos iban a saber mejor gestionar la crisis, y ahora falta de liderazgo, quizás sea un mezcal de ambas. Lo que está claro que esta fragmentación en la toma de decisiones, parece ser un factor a tener en cuenta.

Y por último, el tercer factor, la demografía del país, su aglomeración en grandes urbes y su forma de vida, en pequeños apartamentos: “No solo las personas más desfavorecidas de España a menudo se apiñan en pequeños apartamentos, el país en su conjunto está más densamente poblado de lo que a menudo se imagina, con casi toda su población concentrada en aproximadamente el 13 por ciento de su masa terrestre”. Que nos quiere decir, que vivimos muy apretados, muy juntitos, es lo que hay, que hacemos si somos un país pobre y no tenemos para vivir en chalets, en fin.

He querido, exponer las razones del súper-contagio que se está produciendo en España, visto desde fuera, que parece que se ve con más imparcialidad, me imagino que serán estas tres y muchas más que se nos escapan, y que no tienen una explicación real o racional, que somos un país diferente, no hace falta que vengan los ingleses a decírnoslo, porque ya lo sabemos, Spain is differrent. 

Ah, también os quería decir que no he tenido ganas de seguir leyendo mi diario del coronavirus, cuando termine esta pesadilla, lo leeré tranquilamente, e intentaré hacer algo con él, alguna recopilación.

El día 14 de septiembre, se cumplió seis meses del estado de alarma, parece mentira que ya hayan pasado y, yo diría que muy lentos, lentísimos por favor, me da la sensación que llevamos media vida, cómo nos hemos acostumbrado a las mascarilla y ha esta vida de miedo. Nos han pasado muchas cosas, hemos estado confinados o confitados en nuestras casas, algo impensable, hemos asistido y seguimos en la mayor crisis sanitaria  a nivel mundial que se recuerda en los últimos tiempos, somos testigos de la crisis económica más grande desde la gran depresión del 29.

Y eso no es lo peor, lo peor es, que esto no ha terminado, que todavía no sabemos hasta donde va a llegar, que nos queda un camino por recorrer, que estamos asistiendo a un resurgimiento  de la pandemia.

He expuesto anteriormente las razones objetivas de este renacer del bicho en España. Sinceramente, creo, que nadie  sabe lo que está pasando en este País. Lo que sí está claro, que el virus empieza a campar  a sus anchas, por la ancha  Castilla, descontrolado, principalmente por Madrid y se está extendiendo de nuevo por las comunidades limítrofes y más…se está estudiando la posibilidad de empezar a abrir hospitales de campaña, Ifema…

Seguimos un poco mejor que al principio, sabemos más del coronavirus, sabemos más como combatirlo, pero nuestro grado de resistencia  hacia las consecuencias de la pandemia, y en general los sanitarios, es de cansancio, de hastió, están quemados. Ya sabemos que está era un carrera de fondo y no debemos de desmotivarnos, hemos pasado por bajones y creo que estamos en uno de ellos, el panorama no da para mucha esperanza. Esto pasará, tomaremos las medidas adecuadas, confinamientos parciales de zonas afectadas, con limitación de movimiento para no extender la pandemia, tiraremos hacia adelante.

Un confinamiento general, lo veo imposible, inadmisible por la economía del país y la particular de cada casa. La gente lo está pasando mal, se han perdido muchos trabajos y muchas tragedias familiares se siguen viviendo, tenemos que trabajar, los que podamos, olvidarnos un poco de la epidemia, sin bajar la guardia, pero mirando hacia delante, vivir, simplemente vivir y trabajar. Sentirnos útiles y por supuesto llevar dinero a la economía familiar y entre todos terminaremos ganando esta maldita guerra.

La rueda

Cuando las cosas no quieren salir, poco o nada podemos hacer, tienen su  propia vida y van a su aire, podemos empeñarnos y  querer tener la paciencia necesaria para intentar doblegar al espíritu que las alimenta, pero no, no podemos luchar contra su propia naturaleza. Saber resignarse cuando llega el momento es una cualidad a tener en cuenta, eso que dicen: una retirada a tiempo es una victoria. Eso me estaba pasando a mí, la batalla, no es que la estuviera perdiendo, es que estaba perdida y no me había enterado, todo sucede hasta que dices; hasta aquí hemos llegado.

     Hay una cita que la repito mucho, de la peli de “Gladiator”. Cuando están las tropas Romanas en la frontera de los pueblos Germánicos, uno de los generales le dice a Gladiator: “Hay que saber cuándo se va a ser conquistado” y Gladiator le contesta: “Tu lo sabrías y yo”. Pues eso, yo había sido conquistado y nada, seguía y seguía. Esto está muy relacionado con la entrada anterior de la paciencia. La paciencia y la perseverancia, están muy bien, pero hay que saber cuándo hay que pasar página.

Esto, viene, a un problemilla con una rueda de la bici, lo que parece algo  sin importancia y de poca enjundia, se ha convertido en algo, que me está atormentado y  mi paciencia  ha llegado a su fin, ahora a buscarle otra salida.

En principio, no iba a contar el incidente, solo lo estaba escribiendo como una prueba hacia mi paciencia, eso que nos va minando y minando, como la gota de agua que cae y cae, y termina en un gran charco o algo más.

La rueda de la bici, es  de una MTB, y ahora son tubeless, quiere decir que no tienen cámara, que llevan por dentro un liquido, que es una goma elástica, que tapa los poros ,que si picho, recubre el pinchazo y podemos seguir en ruta. Lo que parece sencillo, rara vez lo es, la rueda pierde aire y la he llevado a arreglarla varias veces para cambiarle los componentes. Analizado las partes que forman la rueda, para intentar explicarlo, ¿qué puede hacer que la rueda pierda aire?, la llanta, un cubre llanta, que es como una cinta aislante que se pone en la llanta cubriendo los radios para que no pierda por ahí, la cubierta, que tiene que ser especial para tubeless y la válvula, que también tiene que ser especial y he comprado la mejor que vi en Internet, pues nada.

Después de salir en varias ocasiones para probarla, se me desinflaba, a la hora o así, y tenía que parar para hincharla. Al día siguiente, no perdía nada de aire. A la mañana siguiente, al ir a verla, la rueda totalmente deshinchada, de verdad, ha sido como una tortura, y por fin la he llevado a otra tienda de reparación de bicis. Esto me ha llevado un mes por lo menos.

Ahora toca esperar, a ver, si cuando me la den va bien, porque creo que la rueda está viva  y su misión en esta vida, es poner a prueba mi paciencia. De momento, a esperar, cuando me la den, os volveré a contar.

Me acaban de llamar para ir a recoger la rueda, parece ser que está arreglada o por lo menos está hinchada, qué no es poco, ahora veremos a ver si la meigas, cumplen con su misión o me dejan en paz. Ah, la misión de las meigas es minar mi paciencia y hacer que se desinfle. Montada la rueda a en la bici, mañana a comprobar lo bien que ha quedado, entre comillas. No quiero tentar a la suerte.

Esta mañana he subido para ver como estaba, con la incertidumbre de la duda, el no saber, había quedado para dar una vuelta, he ido con media hora de antelación para comprobar su estado y, sorpresa la rueda estaba totalmente hinchada, me ha dado un respiro, no las tenía todas conmigo.

No sabía cómo se iba a comportar en marcha, lo normal es que el líquido, que lleva la rueda que es una goma elástica, en el movimiento se fuera metiendo por los poros de la cubierta y  los taponara, de esta forma la rueda quedaría sellada, pero, a pesar de todo, tenía esa cosa en la cabeza, cuando notaba algo raro, empezaba a pensar, ya se está desinflando. Pero no, todo ha ido bien, la rueda no se ha desinflado y creo, que solo creo que ya está arreglada, de todas formas, le daremos otra salida más, y con eso y un bizcocho hasta mañana a las ocho.

Esta mañana he vuelto a subir, y todo bien, con su aire correspondiente, le daré otra semana y a pasar página.

En la vida nos enfrentamos a situaciones, donde tendremos que tener esa paciencia , que en ocasiones nos falta, lo de la rueda es solo un pequeño ejemplo y, a veces que pronto la perdemos , sí, la vida ya nos manda situaciones extrañas, contra lo que nada podemos hacer, se nos escapa de la manos, el destino nos pone a prueba.

Ha pasado una semana, y un día cualquiera subo para coger la otra bici, la rueda se  había desinflado, ¡no me lo puedo creer¡ ¡Esto qué es¡

Fin, de la rueda y de mi paciencia.

50 Palos…y sigo soñando

Como lo prometido es deuda, y como en Juegos de Tronos, los Lannister siempre pagan sus deudas, el libro de Pau Donés, “50 Palos…y sigo soñando”, en  la primera cita del libro: “A la vida no hay ponerle huevos, hay que ponerlo ganas…” con esto, nos podemos imaginar un poco de que va el libro. Es autobiográfico, cuenta su vida a golpe de capítulos, 50, ¿casualidad? Empieza por el principio, como no podía ser de otra forma, “fui un niño travieso, disléxico e hiperactivo, se puede pedir más, si ahora es difícil, imagínate hace cuarenta años, no fui mal estudiante y a pesar de todo no tengo mal recuerdo de mi niñez”.

La adolescencia me dura poco, la muerte de mi madre a los 16 años, me hace tener que madurar. Me licencio en Ciencias Económicas y Empresariales  por la Universidad de Barcelona, anécdotas a parte, tiene que presentar un certificado por las faltas ortográficas. La pregunta: ¿Qué hace un músico estudiando empresariales? Hacer feliz a mi Padre, cuando terminé, quemé todos los libros y me hice feliz a mí.

“El presente, es tiempo que perdemos pensando en el futuro”. Pues así era yo, un cohete a reacción al que nunca se le acaba el combustible.

“Soy de los que besan. Fuerte, sonoro. Y así me gusta  que me besen a mí. Nada de poner el moflete y ya está. Y si no, no beso. ¡Cuán importante son los besos en mi vida¡ ¡Cuán importante es besarse¡”

En alguna ocasión algún amigo me ha dicho:

-¿Pero qué haces mariquita?

“El mundo iría mejor si nos besáramos más”. Ahora estas citas… con la que está cayendo, no veas, abrazos y besos, los dejaremos para mejor tiempo.

Tristeza, divino tesoro.

“Es tremendo. Resulta que vivimos en un mundo tan feliz que no se puede estar triste, hay que estar siempre contento…Que chorada.” Coincido totalmente, que la vida tiene momentos felices y tristes, y mirar al cielo y ver borreguitos blancos está bien, pero también hay  nubes negras, y el cielo de vez en cuando se pone gris y hasta muy negro. Y al día siguiente sale el sol.

“¡Qué brasa el precio de la fama¡ ¡Menudo coñazo¡” Ser un día el novio en tu boda está bien, todo son atenciones y quieren hablar contigo y decirte lo bueno que eres, sin embargo, ser  todo los días…

Los 20 mandamientos de Pau:

  1. Que sepamos vivir el presente.
  2. Que no perdamos el tiempo pensando en el futuro.
  3. Que dejemos de creer en la suerte y creamos en nosotros mismos.
  4. Que dejemos de hacer montañas de granitos de arena.
  5. Que la tristeza nos dé ganas de reír. Que nos riamos mucho.
  6. Que cantemos en la ducha, en los bares, en las bodas, en las cenas con amigos o donde nos apetezca cuando nos venga en gana.
  7. Que aprendamos a decir te quiero, sin que nos de vergüenza.
  8. Que nos besemos, nos toquemos y nos achuchemos mucho.
  9. Que nos escuchemos tanto como sepamos compartirnos en silencio.
  10. Que nos queramos, a los demás y sobre todo a nosotros mismos.
  11. Que nos peleemos lo menos posible. Estar enfadado es una gran y estúpida pérdida de tiempo. ¡A la mierda el ego y el orgullo¡
  12. Que nos dejemos de rollos, de choradas, de hacer ver lo  que no somos, que eso no sirve pa´na´.
  13. Que le perdamos el miedo a la muerte, pero también le perdamos el miedo a vivir.
  14. Que decidamos por nosotros mismos. Que nunca dejemos que los demás decidan por nosotros.
  15. Que cuando la vida nos cierra una ventana, sea cuando más abramos las alas para romper el cristal y salir volando.
  16. Que las cosas nos lleven a donde sea, pero que nos lleven bien.
  17. Que los cerebros de zafios, hipócritas, memos, mamelucos, corruptos, pesaos, estúpidos, tocapelotas, mentirosos, gilipollas… se reprogramen y entienda que en la vida no hace falta ser así, que la vida va de otra cosa.
  18. Que a las penas, puñaladas y al mal tiempo buena cara. O mala, que tampoco pasa nada.
  19. Que la vida sea siempre un sueño.
  20. Y, que a la vida le demos calidad, porque belleza le sobra.

Tiempo

Tiempo es una palabra

Que empieza y que se acaba

Que se bebe y se termina

Que corre despacio y que pasa deprisa.

Tiempo es una palabra

Que se enciende y que se apaga

Ni se tiene ni se atrapa

No se gira ni se para.

El tiempo no se detiene

Ni se compra ni se vende

No se coge ni se agarra

Se le odia o se le quiere.

Al tiempo no se le habla

Ni se escucha ni se calla

Pasa y nunca se repite

Ni se duerme y nunca engaña.

Tiempo para entender, para jugar, para querer

Tiempo para aprender, para pensar, para saber.

Tiempo para entender, para jugar, para querer

Tiempo para aprender, para pensar, para saber.

Un beso dura lo que dura un beso

Un sueño dura lo que dura un sueño

El tiempo dura lo que dura el tiempo

Curioso elemento el tiempo.

El tiempo sopla cuando sopla el viento…

Qué podemos decir de esta canción, poco, la canción lo dice todo, el tiempo dura lo que dura el tiempo…

“Me causa sorpresa cuando alguien me dice que los artistas tenemos un don especial”. Le preguntaron a Picasso (de nombre Pablo, por cierto) cuándo le venía la inspiración y contesto: “La inspiración no sé muy bien cuando viene, pero cuando me llegue que me pille en el estudio pintando”. El mensaje está clarísimo. La inspiración surge en el trabajo, de las horas que pasas en el estudio dándole vueltas.

¿Vosotros creéis en la pareja? Porque yo no. La pareja es el cementerio del amor.

“La soledades un paso firme que nunca he podido obligarme a dar”. Más vale solo que mal acompañado.

La soledad. Esa sensación maravillosa. Siempre me ha gustado estar solo, conmigo mismo, suelo estar muy a gusto porque este tipo, el Pau Donés, me cae en general, bastante bien, y siempre está maquinando alguna cosa para entretenerme.

De ilusión también se vive. ¿Cómo que de ilusión también se vive? Al revés. ¿Qué sería la vida sin ilusión? Es más, yo vivo solo por ilusión.

Perdonar, pongo y quito comillas cuando habla nuestro Pau, a veces, solo a veces, habla en primera persona, él, otras hablo yo, en tercera, en fin, esas son las grandezas de las letras que según las utilices así parece, lo dejo a gusto del lector, cada cual que interprete. Al principio me ceñía un poco a lo establecido, pero me he dado cuenta que da igual, que cada uno escribe como siente, al que le guste, perfecto y al que no, lo siento…

La Flaca, en la Habana, en la Tasca tomando unos mojitos, entró en el local una mujer de belleza impresionante, con un vestido de gasa roja semitransparente, y en la cara dos soles que sin palabras hablan.

“Que cada uno crea en lo que quiera, porque está claro que hay que creer en algo. Yo creo en las personas, en la naturaleza y en mi mismo, y con eso me apaño. Y respeto cualquier otra creencia, siempre y cuando también me respeten a mí”.

“Al igual que la suerte, el futuro no existe, como tampoco existe San Valentín o el monstruo del lago Ness. Para mí lo que cuenta es el presente, porque me he pasado demasiados años de mi vida haciendo planes de futuro en vez de disfrutar del presente”.

“El día que deje de soñar ya me puedo morir. Los sueños son una parte muy importante de mi vida, y no me refiero a los sueños que tienes mientras duermes, sino a los que te vienen mientras estas despierto”.

“La vida es un regalo, y cuando más paso en este mundo más consciente soy de que las pequeñas cosas, las que por un instante te hacen feliz, pero que sumadas hacen que  vivir sea una experiencia única, irrepetible y fascinante. Uno recibe la muerte en función de cómo ha vivido”.

La teoría de la relatividad: Nada es importante. De verdad que no, o por lo menos no lo suficiente como para jodernos la vida.

Las prisas matan. Deja para mañana lo que puedas hacer hoy.

He relatado y copiado fragmentos de su libro, creo que es mi reconocimiento, mi tributo, me sale así, ya le escribí una entrada en mi blog y esto es una especie de buenos  momentos, que de alguna forma me ha llegado a mi corazón, el libro merece la pena, está lleno de él y, da muchas ganas de vivir, y hasta el último aliento de su vida, así ha sido, ¿qué más puedo decir? Gracias Pau por este libro y por tus maravillosas canciones. Y que lo leáis.

Humo

Ahora, que empiezo de cero

Que el tiempo es humo

Que el tiempo es incierto

Ahora que ya no me creo

Que la vida será un sueño

Ahora que solo el ahora

Es lo único que tengo

Ahora que solo me queda esperar

A que llegue la hora

Ahora que cada suspiro

Es un soplo de vida robada a la muerte

Ahora que solo respiro

Porque solo así podre volver a verte

Ahora, que ya no me importa

Que la vida se vista de negro

Porque a nada le tengo miedo

Porque a nada le tengo fe

A nada le tengo fe

Ni miedo, ni fe

A nada le tengo fe

Ahora que ya no me quiero

Que no me conozco que no me abandona

Abrázame, mi amor te lo ruego

Abrázame fuerte por última vez

Ahora que ya nada espero

Ni siento, ni anhelo, ni nada

Abrázame, fuerte amor te lo ruego

Por si esta fuera la…