Ser feliz. Marian Rojas-Estupé.

Mi vecina Paqui me manda un enlace de youtube de Marian Rojas-Estupé, “Ser feliz” el titulo de por sí, ya es interesante, ¿quién no quiere ser feliz?, me dice que me puede interesar, solo por eso, me apetecía verlo y os cuento un poco…

https://www.youtube.com/watch?v=nnXqLICwXDs

Vamos a la conferencia:

Ha empezado hablando de cómo gestionar nuestras emociones, y como éstas son determinantes para contraer todo tipo de enfermedades y cómo afectan a nuestros cromosomas y más concretamente a nuestros telómeros, sus terminaciones, cuanto más largos, más vida y mejor salud y de su longitud podemos saber nuestra edad biológica, que por supuesto no tiene nada que ver con nuestra edad real.

La ciencia que estudia el cambio de nuestros genes como consecuencia de lo que nos pasa en la vida es la Epigenética, tanto para lo bueno como para lo malo, por eso ver la vida con optimismo y saber que las cosas ocurren y que en ocasiones escapan a nuestro control, es una buena forma de no amargarnos, eso no significa pasar olímpicamente de todo sino de ser prácticos. Según Viktor Frankl, en su libro “El hombre en busca de sentido, de cual ya me he referido en alguna ocasión, tener un motivo para vivir, es muy importante, te puede hacer vivir. Este psiquiatra judío, nos cuenta que en los campos de concentración nazi, la gente morían y los que sobrevivían, no eran físicamente los más fuertes, solamente tenían un motivo para vivir, esa esperanza de sobrevivir, es la que alimenta nuestro ser y nos hace que las penas sean menos penas.

También nos habla de palabras mágicas; por favor, gracias y perdón, que tienen un poder inimaginable y lo despliegan cuando las utilizamos con el corazón. Por favor, ser gentil y educado en nuestra vida y con la gente que nos relacionemos. Gracias, por ese pequeño saludo, por ese guiño, sin motivo. Y perdonar, sí perdonar a todos y sobre todo a nosotros mismos, por ser como somos, que no somos perfectos, ni quisiéramos.

Tenemos que querer ser felices y buscar nuestra propia felicidad, nadie nos va a regalar nada, somos nosotros mismos los que tenemos que desearlo con todas nuestras fuerzas y las cosas pasarán y nuestros sueños se cumplirán. Cuando uno quiere que algo pase, pasará…

El cortisol, el enemigo público número uno, la hormona del estrés y de la supervivencia. Desde un momento de estrés, una vez pasado y superado o visto que solo era una falsa alarma, el cortisol se nos activa en nuestro organismo y hace que nuestro cuerpo se ponga en modo de lucha y supervivencia, y éste tarda en bajar su nivel en sangre de tres a seis horas, pero lo malo no es eso, sino solo con pensarlo nos produce la misma sensación y la repercusión en nuestro organismo es la misma que si la experimentamos de verdad. Esto nos trae unas consecuencias físicas, como enfermedades físicas y mentales, sueño, falta de memoria, irritabilidad…El hipocampo, es el lugar del cerebro donde se producen las neuronas, también es bloqueado por el cortisol y puede conllevar un estrés crónico y terminar en una depresión. ¡El cortisol es el malo, malísim

Vamos con los remedios, para intentar que nos afecte lo menos posible.

  1. Ejercicio físico, hacer deporte, andar, salir a caminar por la montaña o por la playa, todas las cosas que nos sienten bien y que movamos las piernas y el corazón, notamos que cargamos las pilas y reduce el cortisol en sangre.
  2. ¿Quién es una persona toxica para mí? Intentar huir de esas personas que nos roban energía, que no estamos cómodas con ellas, que nos hacen sentirnos mal, por sus palabras, por sus actos, porque no nos valoran, por lo que sea. En cambio compartir con las personas vitaminas, que estamos a gusto con ellas y que notamos que nos sienta bien estar con ellas.
  3. Pensamientos positivos. Lo voy a conseguir. Solo con pensarlo, ya hemos empezado a conseguirlo. Hacer las cosas con ilusión y optimismo, eso ya nos cambia nuestras neuronas, solo tenemos que creérnoslo.
  4. Meditación. ¡Cómo no¡ No puedo dominarlo todo, me abandono en Dios o en la nada. Meditar no es rumiar los pensamientos. Meditar es abstraerse y concentrarse. Rezar en forma de mantra. Esa forma de estar en la nada.
  5. Omega 3. Es un fuerte antinflamatorio, el cortisol inflama. Creo que todos sabemos los alimentos que tienen omega 3, pescado azul, como sardinas, caballas, boquerones…frutos secos como almendras, nueces… yo no soy partidario de suplementos alimenticios, si alguien lo necesita, pues sí, si no lo mejor es tomar una alimentación variada, basada en frutas, verduras, legumbres y siguiendo una dieta mediterránea.

Ahora los consejos:

  1. Conocerse a uno mismo. ¿Quién soy yo? Nosotros, somos de tres formas diferentes, primero como nos mostramos ante los demás, segundo, lo que quiero mostrar o como me gustaría que me vieran y tercero como realmente somos. Cuando nos conocemos nos aceptamos como somos y no nos escondemos en esa armadura, para ser lo que no somos, debemos ser lo más auténticos que podamos, ni mejores, ni peores.
  2. Exceso de autocrítica. ¿Ser perfeccionista? El eterno insatisfecho. Se empieza aceptando el fracaso, entender que no somos perfectos y que la vida no es perfecta y que se puede ganar y perder, que lo importante es saber que no tienes que ser el primero en todo.
  3. Fijar metas y objetivos. Plantearnos pequeños objetivos e ir cumpliéndolos y ya después nos marcaremos esos más importantes o que sabemos que nos van a costar más, siempre tener en mente algo por lo que valga la pena luchar.
  4. Voluntad. Tener esa voluntad de hierro para no desanimarnos ante los imprevistos. Tener orden y constancia y saber que nuestra voluntad puede cambiar la realidad.
  5. Asertividad. Decir sí, cuando quieres decir sí y no cuando quieres decir no. Así de fácil, bueno eso ya lo veremos.
  6. . Inteligencia emocional. Empatizar con nuestros problemas y con los de los demás. Expresar las emociones, saber decirlas y gestionarlas. Es bueno contar como nos sentimos y ser escuchado, si nos metemos en ese caparazón y nos encerramos, las cosas no se solucionaran solas, pedir ayuda o consejo nos ayudan a ver otra perspectiva de ese gran problema, que a lo mejor no lo es y estamos construyendo una gran montaña.
  7. Educar en el optimismo. Aprender a ser feliz, que también hay que aprender a poner una sonrisa, a ver el lado positivo de la vida, a disfrutar de los pequeños momentos, a hacer aquello que nos gusta, rodearnos de las personas que queremos, en definitiva a disfrutar de la vida. Si de todas maneras por estar enfadado las cosas no se van a solucionar o el problema va a seguir estando ahí, pues pon buena cara.
  8. Optimismo. La ilusión cambia nuestro cerebro. Epigenética.

Se trata de una conferencia de 40 minutos es amena y se ve en un momento, la chica es una Psiquiatra importante o eso parece y se enfrenta a la conferencia con buen humor, cuenta anécdotas divertidas, en fin que me ha gustado por eso escribo ésta entrada.

La pata de la silla

Esta mañana en la radio, en el programa de Carlos Herrera ha contado una historia de una Super Tía. Él lo ha contado con más gracia, a pesar que el suceso no tiene ninguna.

Una sobrina le cuenta a su tía, que un hombre mayor, ha abusado sexualmente de ella, vamos que la han violado, por lo que deduzco, la chica es menor, por si fuera poco.

La tía, por lo del parentesco que suena regular, ni corta ni perezosa, se entera que este hombre es albañil, y lo contrata para hacer algún tipo de obra en su casa y cuando éste accede a su vivienda, ésta le está esperando con una pata de una silla en la mano, lo recibe a porrazos y muy contundentes, éste se zafa como puede y sale ensangrentado a la calle.

Él llama a la policía para decirles que ha sido atracado, pero sin concretar mucho y con la convención de que lo que está contando no es toda la verdad, la policía empieza a dudar de su versión.

Por otro lado, la Super Tía llama también a la policía y les cuenta, la verdad y toda la verdad. Cuando accede la policía a su casa, la buena mujer estaba limpiando la sangre y restos de carne del violador, con la tranquilidad de las cosas bien hechas.

Después, ya en comisaria, a él lo detienen por un delito de agresión sexual y a ella en principio por intento de homicidio y según como se van desarrollando los hechos se modifica por uno de lesiones y fin de la historia.

Esta historia me recuerda al padre coraje que se infiltró en una banda de delincuentes para desenmascarar a un desalmado que mató a su hijo.

No creo que esté bien, que nos tomemos la justicia por nuestra mano, lo que pasa que a veces la justicia es más lenta de lo que quisiéramos y nos da la sensación que es menos justicia.

A mi desde luego, la noticia me ha impactado por la sangre fría de la mujer, por la idealización y resolución de un plan premeditado para terminar con ese malnacido. Creo que, si no se escapa, no sabemos si hubiera salido con vida de tal encerrona, de esa venganza meditada y ejecutada. Dicen que la venganza se sirve en plato frio y ésta ha venido en forma de pata de silla, ese matiz también me llamó la atención, podía haber cogido un martillo u otro objeto más contundente y como dicen en las películas “romo”, que carece de punta o filo, pero no, se sirvió de una pata de una silla, sería metálica o de madera de calidad, como de roble o alguna madera noble.

El hecho de entregarse y de contar lo sucedido, es un punto a su favor, aunque creo que no se le puede aplicar la atenuante de arrepentimiento espontáneo, porque sinceramente, no creo que esté arrepentida, al contrario, seguro que está muy orgullosa de su hazaña, que cosas…

El sujeto, al verse como le caían golpes por doquier, me imagino que al principio se sentiría víctima de un ataque incontrolado de la URSS, por un trabajo no realizado correctamente y cuando la mujer le recriminara por la violación, ya empezaría a comprender que era merecido y que la justicia divina se transformó en forma de pata de silla.

He intentado quitarle un poco de hierro al tema, que como ya he dicho al principio, el asunto es muy serio, cada uno tenemos nuestro parecer al respeto y el mío me lo reservo.

Esto lo escribí la semana pasada, pero por circunstancias de la vida, no había podido continuar, sin saber si estaba o no terminada la entrada del blog, si lo iba o no a publicar o se quedaría en el fondo de mis escritos, sin embargo, por el motivo que sea esta mañana me he levantado pensando en esa tía coraje y sabiendo que tenía que terminarla y publicarla.

Voy a buscar, la noticia, pues si, y como no podía ser de otra forma, este sinvergüenza por llamarlo de alguna forma, es una mala persona.

La noticia es mas larga, el violador tiene un historial más largo se abusos y maltratos, dejo la noticia abajo por si alguien esta interesado en leerla.

https://elcaso.elnacional.cat/es/sucesos/albanil-apalizado-violo-hijastra-torturo-pinzas-genitales-malaga_26381_102.htm

Copio la parte sobre la que he escrito:

“Los hechos tuvieron lugar el pasado 27 de enero en Málaga. Una mujer, al enterarse que un hombre había abusado de su sobrina de trece años, decidió vengarse: contrató al agresor, de profesión albañil, para una supuesta reforma en el baño. Cuando llegó, la mujer le dio una brutal paliza con la pata de una silla.

El hombre consiguió huir, totalmente ensangrentado, y llamó a la policía, a quién dijo que le habían atracado. Al mismo tiempo, los agentes encontraron a la mujer limpiando los rastros de sangre de la casa y el rellano, mientras repetía “nadie abusa de ella”. Justo después, confesó que había agredido a un hombre y explicó el motivo”

Cuando estaba escribiendo mi historia, no había leído la noticia, esto ha sucedido después, tiene un grado de certeza similar y la noticia es la misma, creo que queda poco por decir.

Dichos y refranes

Escuchando una canción de Alaska y Dinarama: “Cómo pudiste hacerme esto a mí”, parece mentira, pero es del año 1984, en la última estrofa, “una y no más Santo Tomás” y me ha resonado en mi cabeza como un resorte, ha sido una llamada de atención y no podía evitar hablaros de ello.

https://www.youtube.com/watch?v=aEPDNfgLA8Q

¿Cómo pudiste hacerme esto a mí?

Yo que te hubiese querido hasta el fin

Sé que te arrepentirás

La calle desierta, la noche ideal

Un coche sin luces no pudo esquivar

Un golpe certero

Y todo terminó entre ellos de repente

Ella no quiso ni mirar

Nunca daría marcha atrás

Una y no más santo Tomás

Se ve que el Apóstol Santo Tomás hizo una y de las gordas, en ese momento no me acordaba, he tenido que mirarlo.

Cuanto Santo Tomás, uno de los doce Apóstoles, le dijeron que Jesús volvería entre los muertos, éste no lo creyó. Según el evangelio Tomás dijo: “Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré”. Cuando Jesús de Nazaret resucitó, según la Biblia, fué al encuentro de sus apóstoles y recriminó a su escéptico seguidor, porque necesitó “ver para creer”.

Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron“, dijo Cristo, quien habría resucitado al tercer día de haber sido crucificado, según los evangelios del Nuevo Testamento.

Parece mentira que después de dos mil años todavía sigamos utilizando esa expresión, cuando alguien nos la hace gorda y ya no le vamos a dejar que nos la haga otra vez, o pensamos que con una basta.

He seguido leyendo y hay más frases que han perdurado, la de Poncio Pilatos: “Yo me lavo las manos”, cuando los mismos que habían aclamado a Jesús le querían crucificar, bueno no lo crucificaron, que fué peor.

“El beso de Judas” se les llama a los traidores, Judas se dirigió a Jesús y le besó para indicar quien era al que llamaban el rey de los judíos.

Esto viene a otra frase que me han dicho esta mañana en la panadería, he salido corriendo a comprar el pan, cuando he mirado no había y tenía que preparar unas tostadas, iba con prisas, con mi cabeza en otras cosas, no había saludado y cuando me he dado cuenta, he dicho: “Buenos días, que no había dicho nada” y me ha contestado un hombre mayor que había sentado en un banquito. La panadería es un sitio de encuentro, siempre hay gente con sus tertulias, echan un rato, se echan su parrafada. A lo que voy, me ha contestado: “Mientras no tengas prisas para morirte”. Jajajaja, espero que para eso no tenga prisa. Y la verdad que, para morirme, no me voy a dar prisa, me lo tomaré con más tranquilidad.

Son palabras agudas, dichas cuando hay que decirlas y te hacen reflexionar y darte cuenta que las prisas no son buenas consejeras y aplicando el refrán: “vísteme despacio que tengo prisa”, que sabios que son los refranes, cuanta sabiduría popular. Eso sí, hay que utilizarlos cuando vienen al caso, esa es su grandeza, y ahí es donde desarrollan todo su saber mundano, que no es poco, era una forma de hablar, mi abuelo hablaba con refranes, en cada cosa que te decía siempre metía alguno y a mí me gustaba oírlo.

Me estoy acordando, que en el dormitorio de mis padres, cuando yo era un niño, tenían dos ceniceros de esos de cristal, en el fondo se podía leer un refrán, en uno del que más me acuerdo, en ese momento no lo entendí, y con la edad y el tiempo, creo que lo he descifrado: “Cuarentón y solterón que suerte que tienes cabrón”, es un refrán con palabrota incluida, quizás por eso me llamó tanto la atención, y ha perdurado tanto en mi memoria, como no se podían decir. Aunque pienso, que en pareja es la mejor forma de estar, en ocasiones, el casado mira con recelo al soltero, que hace lo que quiere y no tiene que dar explicaciones. Tendrá más acepciones y cada cual lo descifrará desde su punto de vista. En el otro cenicero, estoy haciendo memoria y no me acuerdo, que no hay forma, se lo preguntaré a mi hermano a ver lo que me dice.

Hay muchos refranes y dichos, hay libros y listas innumerables, pero voy a escribir los que más uso en mi forma de hablar, los que tengo más en boca.

“No digas nunca de este agua no beberé, porque te puedes comer tus palabras o tus actos. Mi amigo Antonio con muy buen criterio me comentó, que el Conde de Romanones dijo: A la salida de una sesión del Consejo de Ministros, los periodistas reprocharon al Conde que ese mismo día su Gobierno hubiera aprobado una medida, que veinticuatro horas antes había descartado “para siempre jamás”. Imperturbable, el Conde adoctrinó a los periodistas: “tengan ustedes en cuenta que cuando digo jamás, siempre me refiero al momento presente”. Es tremendo, pero que carga de realismo, como la vida misma, no debemos ser esclavos de nuestras palabras.

Este refrán cuando lo utilizo, una amiga me lo matiza y lo redondea… no digas de este agua no beberé, ni este cura es tu padre, y que razón tiene, la verdad que esa forma de terminarlo no la había escuchado.

“Perro ladrador, poco mordedor”, que voy a decir de este refrán, “dime de que presumes y te diré de que careces” en fin creo que ellos solos se explican. Y con este término “a quién hierro mata a hierro muere” este me gusta que está relacionado con el karma.

Al final y por el principio me he alargado un poco, quería hablar de las expresiones y he terminado hablando de los refranes, ¿se nota que me encantan?

Y ahora sí, para terminar un dicho que ha contado mi Suegra cuando veníamos hartos de comer y por supuesto que venia al caso: “Ya hemos comido y buenos estamos, que Dios le dé salud a nuestro amo, metidos en un zarzal, que ellos no puedan salir y nosotros entrar”, ahí lo dejo.