Mis listas

Releyendo escritos antiguos me encuentro por casualidad con uno que escribí el 1 de marzo del 2015, no tiene titulo porque lo entendía como con un diario con fecha, dónde cuento un poco mis pensamientos , pero esta redactado en una hoja reciclada del trabajo, son impulsos de expresar lo que siento en ese momento concreto, lo que realmente me llama la atención son los tópicos sobre los que vuelvo, siempre quiero comprender lo mismo y sigo y sigo dándole vueltas y se ve que cada vez entiendo menos. Hoy por hoy cuando más cerca me he creído de comprender las cosas la vida, a la vez más alejado me encuentro. Por aquel marzo del año 15, hace más de tres años pienso:

“¿Por qué pasan las cosas? ¿Qué sentido tiene cuando no entendemos lo sucedido? Y yo mismo me respondo: Será el tiempo él que dicte sentencia y en la distancia volveremos al pasado para comprender realmente lo sucedido. Pero lo sucedido para qué, sólo por experimentar, recordar lo poco importantes que son las cosas. Un círculo que vuelve al principio, al origen a cuando no éramos nada, dejar pasar y no interferir en lo ocurrido. Nos aferramos a una realidad, nos hemos vuelto miedosos, nos da miedo vivir. Queremos vivir una larga vida, pero como, cada vida tiene su propósito, la tenemos que vivir de su manera y no vivirla. Cuando entendemos que la maldad no existe, solo la ignorancia (concepto budista), la gente actúa de una determinada manera por que no saben hacerlo de otra forma. En ese momento lo entendí así y a fecha de hoy creo que también, dejo ese algo que no llego a comprenderlo del todo. Actuamos por intereses equivocados y dirigidos por el miedo, miedo a perder lo que hemos conseguido tanto lo material como lo personal. Queremos que nos necesiten, ser importantes, que nos admiren y por otro lado queremos no ser nadie, que te ignoren, que te dejen. Y sigo y sigo con el discurso que se alarga y se alarga sobre los mismos temas, lo tengo grabado en mi mente a fuego…lo sencillo, lo simple es lo importante, tener buenos sentimientos, sentir y sentirte vivo”.

Es un pensamiento recurrente que me vuelve y me vuelve y han pasado tres años y sigo pensando lo mismo y creo que es todavía peor en ese tiempo me creía que comprendía algo y seguro que así era y ahora me doy cuenta lo ignorante o lo listo que me creía, hoy por hoy tengo más dudas y solo tengo claro que la esencia de la vida es vivir lo mejor que podamos e intentemos ser lo más felices y más nosotros, más íntegros y ahora viene la pregunta del millón, ¿Y cómo conseguimos este objetivo?

Al final del escrito aparecen siete pequeñas recomendaciones que he tenido muy presente a lo largo de estos años, algunas son como talismanes y otras las recuerdo y me las digo cuando estoy pasando una mala racha o acontecimientos que me desequilibran. Voy a pasar a enumerarlas:

1.- Todo lo que pasa es para mejor, es una frase de Alejandro Jodoroski que me la repito mucho, en un momento dado cuando uno esta fastidiado o el hecho que ha sucedido es penoso se entiende mal, pero el tiempo le da la razón. A Jodoroski se le murió un hijo y fue un hecho tan traumático que se encerró en si mismo, quizás lo peor que le puede pasar a un Padre, y no veía luz al final del túnel. Cuando por fin lo supero entendió su proceso.

2.- Lo que haces a los demás te lo haces a ti mismo. Es un poco la ley del Karma y de acción-reacción o causa y efecto. Si das amor recibirás amor, si das odio recibirás odio. Está en relación a muchos refranes como por ejemplo:”Quien a hierro mata a hierro muere”.

3.-Somos lo que pensamos. Por favor pensamientos positos, a pesar de encontrarnos mal y una bonita sonrisa, la vida te lo agradecerá.

4.-Lo que sucede tenia que suceder así. La vida siempre elige la mejor solución.

5.-Somos una Unidad. Todos somos uno. Entender el Universo como uno, donde cada uno tenemos un papel y representamos nuestra pequeña historia, dentro de esa gran historia.

6.-Nada es importante, ni siquiera la muerte. Le damos importancia a todo y comparado con la muerte todo pierde su valor.

7.- La vida es movimiento, todo cambia nada es para siempre. Nosotros no somos los mismos de ayer.

Sigo pensando igual que hace tres años, pero como he dicho al principio, sinceramente, ahora entiendo menos que antes. No sé, si a alguien le valen alguno de estos pequeños mantras, a mí me han servido en ocasiones, también es cierto que hay que comprenderlos, sino, no despliegan su poder, que lo tienen, ya lo creo.

Tengo listas de estas por todos los sitios, me imagino que tienen que tener un significado, sino para que sirve tanto y tanto darle vueltas a esas listas que a veces sirven y a veces no…

Ahora creo menos en las listas y mas en nosotros en hacer y decir lo quiero ser, más yo, más natural dejarte llevar y preocuparme menos de comprender, solo comprender la vida por vivir y sobre todo y por todas las cosas ser feliz.

Amen… he dicho.

Un secuestro II. Otra versión.

Lo que voy a contar es lo que me paso nada mas terminar de escribir  en mi blog, un Secuestro, después de siete partes y cuando ya quería pasar página, recibo una llamada de mi hermano y me dice: “¿Goyo por qué  no me has preguntado por cosas del secuestro?”  y le contesto: “Javi, cuando empecé con esto, solo quería narrar mis recuerdos, lo que sentí o lo que siento ahora de lo que sentí en esos momentos” y seguimos  la conversación:

  • No estaría mal dar otra versión, la vivida por los Funcionarios desde fuera.
  • No me lo podía creer, el monstruo me estaba comiendo, se había apoderado de mí, estaba esperando que terminara para empezar otra vez. Que sentido tenía, la verdad que esa perspectiva, si que la tengo olvidada, me la contaron muchas veces, pero como no la viví, fue devorada por mis versión.

 

Mi hermano también Funcionario, de mi guardia, de servicio ese día, en otro Módulo, lo vivió en primera persona pero no secuestrado, si no peor desde la incertidumbre de no saber, la duda de lo que estaba ocurriendo, y no ya por sus compañeros, que sí, sino que estaba su hermano, tenia más motivos para estar preocupado. Voy a entrevistarme con él por teléfono, vivimos en ciudades distintas  y otra vez, sin remedio me ha entrado ese gusanillo de seguir, que me cuente sus hechos, sus verdades y veremos a ver que sale, esto es como esa Hidra que se va autoalimentado, tiene su propia vida y una vez liberada  toma cuerpo y alma, ya no se puede parar, hemos liberado la Caja de Pandora, será ella la que diga hasta dónde nos quiere contar.  

 Mi Hermano estaba de servicio en el Modulo 3 cercano a Régimen Especial, su compañero sale a Jefatura de Centro sobre las 13,30 horas a llevar el pare de recuento, una costumbre olvidada que mi Hermano me ha recordado. Mi Hermano sigue con la finalización de la comida y con el curso normal del Modulo y se empieza a extrañar, por su tardaza, el Compañero no viene y pasa el tiempo y no viene. Ante estos hechos llama a Jefatura y nada de nada que no le cogen el teléfono y se empieza impacientar, algo está pasando, pero nunca imaginando lo que realmente estaba ocurriendo, piensas en alguna movida pero no en esa de esa envergadura. Sigue llamando y llamado y el mismo resultado. Se pone en contacto como el modulo contiguo y tampoco saben nada. Ese no saber en algún momento te atormenta.

Ante la incertidumbre decide asomarse al pasillo central y las cosas de la vida, eran cuando los internos secuestradores se estaban trasladando por el pasillo central a mi módulo y llevaban  los Funcionarios con los pinchos en el cuello. Cuando los internos lo ven  le gritan “A por ese” ese era mi Hermano, se fue corriendo a su módulo y se encerró en la oficina de Funcionarios y le dio media vuelta a la llave para bloquear la puerta por si habían secuestrado a su compañero y tenían las llaves  para que no pudieran pasar.

En esos mismos instantes el timbre de la  entrada al Módulo se venia abajo, venga a llamar y llamar incesantemente y Él sabia que en estos caso las instrucciones son no asomarse, ni coger el teléfono, ni na de na, si te ven te pueden presionar y te amenazan con pinchar al Compañero. En esos momento se queda bloqueado y encerrado en su Módulo sin hacer nada y venga a sonar el timbre y cuando deja de sonar empieza el teléfono, como un canto que te llama y al cual sabes que no tienes que contestar  y por otro lado también piensas que si lo coges por fin te enterarías de como están las cosas, en ese estar y no estar pasa el tiempo y sigue sin hacer nada.

Cuando ya ha pasado un tiempo prudencial, eterno para él, empieza a llamar a Jefatura y siguen sin cogerlo la incertidumbre continua, por fin alguien le coge el teléfono en Jefatura y le dice que chape, (encierre en sus celdas) a todos los internos del modulo y que no le habrá  nadie. Hasta ese momento los interno de su Módulo estaban en la planta baja a su aire se había terminado la comida.

Total que los encierra a todos los internos y a esperar en la Oficina de Funcionarios, y en la espera se desespera las dos, las tres, las cuatro y que no viene nadie ni sabe nada de nada y por fin vienen cinco o seis funcionarios a darle el revelo, entran por el túnel de seguridad y en ese momento empieza un poco a respirar.

Lo mío fue todo tan rápido que no me dio tiempo a pensar lo que realmente me estaba pasando, creo que  lo de mi hermano fue más fuerte, ese no saber que te consume, ese paso del tiempo que no pasa, esa   sensación de angustia que te devora, esos momentos tan complicados, cuando te da  tiempo a pensar en todo y en nada, donde todos los escenarios son posibles pero solo hay uno que lleva el de ganar, la realidad de ese secuestro vivido por otros que a ti te toca y en ese momento  tu realidad cuántica esta por resolver.

Cuando llega nuestros  Compañeros, es cuando se da cuenta de lo que esta pasando de la magnitud del motín.  En ese momento sale de su Módulo y se dirige a la Jefatura de Servicios para ser interrogado por el Director y los Grupos Especiales de la Guardia Civil, todavía aturdido y sin saber muy bien, intenta ayudar en todo lo que sabe, le preguntan: ¿A quién ha visto por el pasillo, tanto del internos como de Funcionarios? Intenta contestar dentro de lo que puede fue un instante y  encima cargado de tensión. Le enseñan las fichas de internos y funcionarios para identificarlos…

 En otro momento se ofrece voluntario junto con otro funcionario para traernos la comida a todos los secuestrados  y conforme se van acercado a donde nosotros estábamos; le llamo mucho la atención el tema de los espejitos para ver sin asomarse, los internos secuestradores funcionaban con sus  espejitos. Para controlar y no ser controlados y en la conversación con el otro funcionario se planteaban la posibilidad y si nos cogen ahora a nosotros. Bueno son gafes del oficio. Prácticamente tenían asumido que podía pasar, pero realmente pensaban que no.

También estuvo en cuadrilátero en la negociaciones, no directamente pero si al lado y pendiente de todo. Había que aportar lo que se pudiera, en otro momento ayudo a la Guardia Civil para situase dentro de los módulos.

Otro momento duro para mi Hermano fue cuando se entera mi Padre por el telediario de las nueve de un secuestro con Funcionarios en la Prisión de Almería. Hasta ese momento mi Hermano lo  había mantenido  en secreto a la familia y ahora tocaba decírselo, me imagino que fácil no seria,  tema complicado, en fin, lo dejo así.

Como ya he dicho anteriormente, los Compañeros que lo vivieron desde fuera, para ellos también fue algo traumático y desolador, pero por el buen hacer de todos la cosa tuvo un final feliz. Sinceramente no sé, si yo me hubiera cambiado por mi hermano, lo que vivió y como lo vivió. Mi momento malo y muy malo fue al principio, pero era como ya conté, no era ni consciente de lo que me pasaba, todo era como una peli de miedo y yo el espectador, él si tuvo tiempo de de reflexionar y de ponerse en los peores escenarios. Creo que esos primeros minutos suyos también fueron de mucha angustia, anta una situación desconocida. Y unos minutos que se transformaron en horas.

En fin, ya que mi hermano se ha ofrecido a darme su versión, esta es y espero que aclare un poco más lo vivido en ese mayo de 1988 por un grupo de Funcionarios, nuestra experiencia y como lo sentimos.

  

 

La parte de adelante

Cuando decidimos ser nosotros, realmente lo hacemos sin pensar o hay una parte nuestra que nos condiciona y lo hace sin saber lo que estamos haciendo.

Cada día estoy más convencido que nuestros actos y comportamiento están muy determinados por nuestro inconsciente. No somos libres a la hora de la toma de decisiones, nos creemos que si, pero la decisión en la mayoría de los casos ya esta tomada de antemano. Nuestro inconsciente toma todas las variables que tiene almacenado en su memoria de sentimientos y actúa en consideración.

Por qué en un determinado momento hacemos cosas que no queremos o que no éramos capaces y sin embargo las hacemos, que fuerza interior nos obliga a actuar así.

Creo que nuestra parte inconsciente esa que esta ahí desde el principio del principio, que es más nuestra que nosotros y hace y actúa según su buen entender. Somos más nosotros, más íntegros, más…

Tendemos al equilibrio a intentar equilibrar esas fuerzas, la racional y la sentimental, casi siempre gana la sentimental, es la que esta grabada con más fuerza.

En ocasiones, alguna me ha pasado estaba en una reunión de amigos pensando en decir algo y lo tienes en reserva para cuando te toque o creas que debes de intervenir y cuando hablas al fin dices otra cosa diferente ¿A qué se debe eso? ¿Qué mecanismo tan extraño tiene la mente? Si yo no quería decir eso a que viene. No os dais cuenta que a veces hacemos cosas raras, sin sentido y hasta nosotros mismos nos extrañamos. Estamos gobernados por un ser que nos manda, nos ordena y no nos damos cuenta, que verdad tan grande.

Leí hace tiempo, y al principio no lo entendí bien y creo que ya lo voy solo entendiendo un poco, qué el ochenta por ciento de nuestras decisiones las toma nuestra parte inconsciente. Tanto, tanto pensar para qué, si luego hacemos lo que nos da la gana.

La intuición también juega un papel muy importante, como mecanismo de respuesta de la parte inconsciente que actúa y toma decisiones basándose en la parte emotiva, no cerebral, que funciona por sensaciones, emociones y sentimientos.

Cuando analizamos un problema, lo razonamos y le buscamos las posibles soluciones, realmente le estamos dando vueltas a la cabeza y gastando energía, la decisión ya está tomada.

Tenemos libertad y libre albedrío en la toma de decisiones, sinceramente en mi opinión, no estamos más condicionados de lo que pensamos, pero lo bueno es que no lo sabemos, nuestra mente se va formando la idea y cuando creemos que se ha encendido la bombilla mágica de la idea perfecta, nos da alegría, ya hemos encontrado la solución al problema que habíamos creado. ¡¡Que equivocados estamos¡¡

El titulo me viene al a la cabeza por la canción de Andrés Calamaro “La parte de adelante” perteneciente al doble CD “Honestidad brutal” que recuerdo como si fuera ayer, fui a comprarlo al Prica por allá 1999, en otro siglo, que mayor, con mucha ilusión me dirigía y me faltaba tiempo para escucharlo y hoy al leer la parte consciente la comparo con la parte de adelante, nuestra fachado lo que somos o lo que queremos ser, normalmente damos una imagen de lo que nos gustaría que vieran en nosotros. La ultima canción del segundo CD “La parte de atrás” es la misma canción que la parte de adelante pero más lenta, saboreando la música, me encanta, que acierto. Andrés Calamaro eres un genio. Volviendo a “la aparte de atrás” esa es la parte inconsciente, nuestro yo, nuestro ser, la que nos gobierna a la que no podemos engañar. En fin…opiniones.

Este pequeño post es una reflexión personal, en la cual me planteo si somos realmente conscientes en la toma de decisiones, me imagino que habrá gente que piense totalmente diferente a lo expresado, o lo comparta solo en parte o entero o nada, así es la vida que le vamos a hacer.

Un secuestro 7 ª parte y última

El momento más complicado fueron las negociaciones, dónde cada  parte exponían sus pretensiones y  cada cual querían salirse con la suya, en  este caso una parte pone las pretensiones y la otra cede más o menos en virtud de lo que consideran o no aceptable dentro de la legalidad o hasta donde ellos consideraban que podían llegar ¿Dónde estaba el límite? A saber…

La pretensión de los Cacos ya las expuse en el capitulo anterior y bueno ahí están, creo que eran de máximos para ir rebajando, pero solo un poco, es como que  cedían y luego volvían a por todas, en ese tira y afloja para ver quién aguanta mejor el tipo.

Los rehenes, nosotros éramos su garantía de éxito y sabían que teníamos que salir de una pieza, vivitos y coleando en la medida de lo posible. También sabían las dos partes que cuanto más se alargara el secuestro más posibilidades existía que se resolviera policialmente, entrando los grupos especiales de la Guardia Civil y en ese caso todo estaba perdido, el futuro era incierto y lo que pasara se dejaba un poco en manos del destino.

Creo sinceramente que por ninguna de las dos partes querían eso, todos queríamos que se resolviese pacíficamente, pero también digo que hubo momentos muy difíciles, voy a narrar a continuación una situación muy comprometida, la más dura que vivimos en las trece horas de secuestro.

En las negociaciones como ya dije salíamos en grupos de de dos, Interno y Funcionario y siempre tenían que tener visión entre los grupos y luego el grupo negociador. Ahora mismo me veo con el interno que iba conmigo, mejor que iba yo con él, en medio del pasillo enfrente mas o menos del Modulo 4, era por la tarde el sol todavía tenia fuerza, hacia un calor tenue y me contaba lo que pensaba y como creía que se resolvería este tema, dio tiempo a hablar de muchas más cosas pero esas me las reservo.

En un momento todo salta por los aires, el grupo de internos negociadores ve como por un lado del cuadrilátero suben un grupo de Guardias Civiles armados hasta los dientes para la zona de Control, qué en teoría están los túneles de seguridad y piensan: “Estos ya han decidido una intervención policial”.

Ellos saben que si intervienen en ese momento cogen a los que estaban negociando en los pasillos y así quedan menos en los Módulos y es más sorpresiva la intervención.

Volvemos corriendo Internos y Funcionarios hacia el Modulo 9 muy alterados y nerviosos, no sabiendo muy bien lo que estaba pasando. Una vez allí; los que se encontraban en el Modulo se asustaron todavía más  que nosotros. Todo era un caos y desorden, el Psicópata-malo fuera de control pegando puñetazos en las puertas metálicas que resonaban como campanadas del infierno y diciéndonos: “A mi me van a matar, pero yo os mato primero a todos, sé que vienen a por mi y me da todo igual, os mato” esto dicho a gritos totalmente descontrolado, agresivo era poco, lo siguiente en una escala de agresividad no estaría catalogado.

En ese gran desconcierto, nos quitan los uniformes de Funcionarios y se visten ellos con los nuestros y nos visten a nosotros con sus ropajes, ahora no recuerdo que estilismo me toco y si esa ropa olía a algo, con lo que soy yo para los olores caporales, pero no estaba para esos menesteres tenía otras cosas en que preocuparme.

Intentaban mimínizar daños en la futura llegada de la Guardia Civil, en las entradas por donde ellos pensaban que entrarían pusieron somieres de camas, mesas y todo lo que pudieron y pensaban usar los extintores a modo de bombas incendiarias. A nosotros nos distribuyeron por las celdas como si fuéramos cacos para complicarle el tema a la Guardia Civil.

Lo que no tengo claro fue el  tiempo que estuve encerrado en esa celda, otro salto quántico en el tiempo, me observo en la celda pero como a distancia, como si yo no fuera él que está ahí, si sé que tuve miedo la situación estaba al rojo vivo, pero más que miedo era ese no saber que pasaría. La Guardia  Civil iban a entrar tirando botes de humo y a palo limpio y sabíamos que aunque tenían nuestras fotos  y todos los escenarios estaban estudiados, algún palo nos íbamos a llevar y sobre todo la incertidumbre de ese momento de confusión.

No tengo nada claro como se resolvió la situación, si son llamados por las Autoridades y les dan garantías de que no va a entrar la Guardia Civil, sí les intentan explicar que todo ha sido un mal entendido, sí realmente iban a entrar, sí solo era un simulacro para ver como reaccionaban y tantos y tantos  escenarios posibles. Lo que mal recuerdo, es como al principio de estar en la celda  solo, esa mente en blanco abstraída de pensamiento dónde todo se para y yo no soy el que esta ahí, es mi cuerpo  y ya  cuando conecto  o recuerdo algo volvemos al escenario anterior de las negociaciones.

En los momentos más complicados o de crisis, la mente tiene un mecanismo de control, de guiarte sin necesidad de ser consciente de los hechos, cuando compare con lo que tengo escrito anterior podré deciros, sí ha sido el tiempo que me lo ha borrado o realmente no me acuerdo. La verdad que ya siento curiosidad. Tanto los primeros momentos del secuestro como este tengo una laguna mental, un vacío existencial.

Posteriormente, las negociaciones si llegan ya a un acuerdo de entrega, no quiero alargarlo más. Nosotros en ese momento no sabíamos mucho de lo que había pasado realmente, si lo sabemos a posteriori y mucho más a posteriori.

Si puedo decir que uno  los secuestradores  realizan una locución en una cadena de radio quiero recordar que era RNE intentan hacerles creer que estaba hablando en directo, cuando no lo era, pero por esas cosas del destino la entrevista que iba a ser grabada sale en directo, no sé si por la premura, por la mala interpretación por parte de los responsables de la cadena o por no sé que otro problema, lo cierto es que se difunde en directo.  Cuentan los internos las malas condiciones que se les tienen en las prisiones, quieren un sistema penitenciario menos rígido y con más garantías. Todo eso era un paripé, quieren hacer entender que el secuestro era la única forma que tenían  para denunciar ante  la opinión pública la situación de los internos en primer grado. Todo un montaje para salir lo mejor posible de esta situación y que todo el mundo supiese que eran por lo actos cometidos que si les pasara algo, de alguna forma intentaban cubrirse las espaldas ante posibles represalias.

Otro de los puntos de sus reivindicaciones era ser trasladados de conducción lo antes posible, si no pidiera ser esa noche a la mañana siguiente y que fuéramos nosotros los que los enceráramos. Las dos premisas se cumplen, yo no intervengo en su chapamiento o encerramiento, cuando me veo libre me escaqueó y le dejo esa labor a mis otros compañeros, había un montón y realmente desconozco el final de eso, ni siquiera tuve la curiosidad de preguntar, realmente es que no lo recuerdo, lo que si sé que a la mañana siguiente se fueron todos de conducción como era de esperar.

¿Qué no se les iniciara una causa penal por estos hechos?, desconocía yo que eso se pudiera negociar, creía  que eso pertenecía a la esfera judicial y no era negociable, pero parece ser que si, nosotros y yo en concreto no he ido a declarar por estos hechos ni una solo vez y ese, sí es un  hecho constatable.

Aunque parezca mentira estos sucesos les salio gratis total, de todas las maneras, estos internos estaban cumpliendo condenas muy altas por hechos similares y no iban  a poder cumplirlas todas seguidas. Pero es de justicia que paguen. En fin, a mí ahora con la perspectiva del tiempo me da igual y en esos momentos ni me lo plantee, ósea que también me daba igual.

Una vez fuera del control de los Cacos es como un subidon, una sensación de libertad, de recobrar tu vida de volver a ser tu, como que no te lo crees, los Compañeros te abrazan y todo el mundo esperándote, parecíamos héroes que veníamos de la guerra y  encima la habíamos ganado.

La verdad que tenia ganas de terminar, según iba escribiendo me iban viniendo a la mente nuevas ideas, cuando pasen unos días lo leeré todo y como dije buscare lo que tengo escrito antiguo y lo cotejare un poco, no sé lo que aparecerá,  todavía no tengo claro lo que voy a hacer cuando lo encuentre, te todas formas, cuando lo sepa os lo diré.

Me han quedado algunas cosas en el tintero, pero no he sido capaz de expresarlas o creía que no debía, en fin. Espero que os haya gustado  o por lo menos hayáis  entendido un poco este Secuestro,  olvidado y que por esas cosas de la vida me vino a mi mente y tenia que echarlo fuera. Ahora sí. Fin

 

 

 

Un Secuestro 6ª parte

Ya todos juntitos, Funcionarios e Internos secuestradores, ahora tocaba limar asperezas y enfrentamientos que habíamos tenido anteriormente  con ellos. La cosa no pintaba bien, al principio todo eso había pasado a un segundo plano porque su objetivo era fugarse a través de un secuestro, cuando esto fracasa nos vemos envueltos en un secuestro con trece horas por delante que da tiempo para muchas cosas.

Cuando estamos  los Funcionarios sin internos nos damos cuenta que tenemos llaves de otros departamentos e intentamos deshacernos de ellas, pensamos que  si tenían más llaves podían entrar en otros  módulos e intentar amotinarlos o eso creíamos, creo que no era real por lo complicado que suponía. La prisión ya estaba totalmente alertada y todos los módulos bajo control, la única forma que se nos ocurre en ese momento y no muy lucida es tirarlas por el water,  pensábamos,  y si no se cuelan y luego salen a la superficie del agua y si  se enteran, no teníamos muy claro nuestros pensamientos, razonábamos muy condicionados por el miedo, bueno al final este tema se salda bien, tirándolas,  efectivamente si se colaron y no paso nada porque nadie se entero. Pero para nosotros se nos hacia un todo, no queríamos hacer nada que pusiera en peligro la integridad de ninguno de los Funcionarios, ni enfadarlos lo mas mínimo.

Durante el tiempo de secuestro hay muchos momentos tensos, solo voy a narrar alguno significativo que se me han quedado grabado como el fuego en la piel. Uno de los muy tensos, el Gran Malo-Psicópata llama a parte a un Funcionario con el que había tenido algún problemilla, lo pongo así por no  poner problemon, y allí delante de todos nos dice: “ El poder puede cambiar rápido de manos y cuando se tiene hay que saber como utilizarlo” o algo parecido o venia a decir algo así, nos deja a todos helados y con la boca abierta, que un Psicopatón, nos quiera dar clases de filosofía, como qué no, su pequeña reflexión nos deja a cuadros y todos tememos por nuestro compañero.

Solo puedo decir que el tiempo que tarde es poco y no parece que venga muy mal, este tema lo dejo así…

Como ya comente en el capitulo anterior, ellos querían negociar su entrega y nuestra liberación y entre medio salir lo mejor posible de esa gran locura que habían creado; de esa manera empiezan a elaborar una serie de puntos, que creo que  los tenían medio listos con anterioridad,  como son: Primero: Efectuar un comunicado en medios de comunicación y a ser posible en RNE y en directo, para que todo el mundo supiera lo que pasaba en las  Prisiones de España. Segundo: Que ese mismo día o como mucho al día siguiente se fueran de conducción para otra prisión, no querían quedarse aquí por nada del mundo. Ya tenían la experiencia de otros motines, lo que suele pasar y parece que eso no les hacia mucha gracia. Tercero: Que por estos hechos no se les iniciara una causa penal, no una si no una por cada uno de los Funcionarios secuestrados. Cuarto: Que fuéramos nosotros mismos lo que les chapáramos, encerrarlos en aislamiento, que no intervinieran ni otros Funcionarios, ni Guardias Civiles, ni nadie que no fuéramos los Funcionarios secuestrados. El tema estaba claro, nosotros ya teníamos un poco del síndrome de Estocolmo y habíamos empatizado con ellos, a pesar de todo, de pasarlo mal, las cosas siempre pueden ir a peor. Quinto y último que me acuerde, querían algún tipo garantía que no se les iba a someter a ningún maltrato físico. Se les tenía muchas ganas…

Ahora toca, como se llevaron las negociaciones y con quién, en primer lugar salir a negociar no era tarea fácil, tenían que ir por un pasillo de unos cincuenta metros y había que hacer dos quiebros, donde se perdía la visión y ellos lo que no querían es verse sorprendidos y que no se enteraran si apresaban a alguno de ellos, esto  es para mis compañeros para que se  enteren, nosotros estábamos en el Modulo 9 y las negociaciones se realizaron en la reja del cuadrilátero de la zona de Tratamiento.

Salimos un Interno con un Funcionario con su respectivo pincho al cuello y se iban colocando estratégicamente para que siempre se pudieran ver y así tener constancia que todo salía como ellos habían planeado, teníamos que salir como cuatro o cinco grupos, más los negociadores.

En mi caso iba con el Interno-Listo de grupo o por lo menos él que tenia claro todo desde el principio, nos quedamos en medio, no fuimos directamente a negociar, pero las condiciones las había impuesto él, había sido el artífice de todo y así me lo fue narrado y explicando. El resto de Funcionarios e internos que salieron a negociar siempre iban con pinchos en el cuello, en  mi caso este interno me dijo: “Don Fulanito, yo no llevo ningún pincho, si quieres salir corriendo puede hacerlo, no le voy a detener, pero que sepa que el resto de los Funcionarios están el  modulo, depende de ti” por supuesto ni me plantee en ningún momento salir corriendo y dejar al resto de mis compañeros a su suerte.

Otro detalle son los espejos que llevaban, espejos pequeños, que de hecho están prohibidos, mejor dicho trozos de espejos pequeños, lo sacaban para mirar no se fiaban que si se asomaban les pudieran estar esperando y capturarlos, su miedo era siempre que intervinieran los grupos especiales de la Guardia Civil, tenían pánico a que el secuestro se resolviera con una intervención policial.

Los negociadores por parte de la Administración, estaban que recuerde: el Gobernador Civil, el Director, el Juez de Vigilancia Penitenciaria de Málaga, el Juez de Guardia y alguna alto cargo de la Dirección General nuestra que no recuerdo quién era, si era el Director General o algo parecido.

Las negociaciones duraron mucho tiempo, se daba un paso adelante y dos para atrás, los presos tenían claro que querrían jugar su partida y querían ganarla, habían perdido la primera mano que era la más importante y ahora tocaba la segunda solo para salvar el tipo, que no era poco.

Para los que estamos dentro, como se desenvolviesen las negociaciones  nos daba absolutamente igual, lo único que queríamos era que no se eternizara más y salir de una vez, pero como ya contaré en el capitulo siguiente, no fue nada fácil y hubo sus tiras y afloja. Nadie quería  dar su brazo a torcer, lo presos nos tenían a nosotros y la administración no se podía  dejar avasallar por unos desalmados y unos por otros la casa sin barrer y así se va alargando y alargando sin llegar  a ningún puerto.

Y con esto lo dejo y el siguiente más y mejor.