Diario del coronavirus. Parte XIX

Hoy es mi cumple, lo estoy soñando, estoy despierto, a veces mezclo la realidad y la ficción, no sé, si los sueños son más reales que lo que se llama realidad, me estoy quedando sin palabras, el alma se me ha secado, mi corazón roto, de mí no salen palabras, ni letras, la pandemia está otra vez dando guerra, nos está acosando, cuando parecía derrotada, solo lo parecía, un espejismo. De la vacuna se escucha poco o nada, más de los rebrotes y confinamiento de poblaciones y ciudades.

Esto es desolador, la esperanza se vuelve desesperanza, con la amenaza de volver a pasar por esos momentos difíciles, de confinamiento. De que, lo sucedido, esos recuerdos vividos, extraños y confusos, nos lleven otra vez al pasado, la pesadilla se repite, en fin, en algunas ciudades, es una realidad.

Para que llegue esa normalidad deseada, tiene que pasar un tiempo, unos años en el mejor de los casos, siempre y cuando, no venga otro virus y nos vuelva a mojar la oreja. Aunque lo parezca, no estoy desilusionado, ni enfadado, ni nada de nada, solo sin ganas de hablar del dichoso virus. Entonces, la pregunta, ¿qué haces escribiendo sobre la pandemia? Son de las cosas que no me explico, es una necesidad de contar lo que pasa, o mejor lo que está pasando, ser testigo y vivir esta situación, que no sé, si es real o irreal, me cuesta creerlo, ver a la gente por la calle con la mascarilla, me sigue sorprendiendo.

Convivir, es necesario, tenemos que vivir con el coronavirus, acostúmbranos a saber que está con nosotros, que ya es nuestro, que lo hemos creado nosotros, que las cosas no pasan por casualidad, que viene para tiempo, que vaya locura…

Pues sí, esto es real y está ocurriendo, a veces se nos olvida, es normal, aceptarlo, tenemos que seguir viviendo, es tiempo de vida, que no se repetirá, y me pregunto, ¿qué he hecho yo para merecer esto? La pregunta del millón, quién lo sabe, quién tiene las respuestas, algo habremos hecho, algo estamos haciendo mal, este no es el momento de las quejas y reproches, sino de construir o de reconstruir un mundo mejor para todos, todos somos importantes, que no se nos olvide.

Se me ha venido a la cabeza y no quiero: Los políticos, que malos, que vergüenza, como se tiran los trastos a la cabeza, que poco les importamos, en esta entrada no quería profundizar, ni hablar de  nadie en concreto, iba  a ser una reflexión en voz alta y al final, caigo en su propia trampa. Os quería contar lo que siento esta mañana de 13 y martes. Cuando me he levantado, he mirado al cielo, he visto las estrellas en un cielo azul oscuro, todavía de noche, y tenían vida, brillaban y vibraban, y me hablaban, ser pacientes, esto pasará, tenéis que aprender a valorar lo que tenéis, ser solidarios, y mejores personas con los demás, mirar más por la tierra…

La vida es más que esta vida material, abrir el corazón y ganaréis el cielo en la tierra, ¿que nos impide ser felices a pesar de la pandemia?, vaya pregunta tonta, que se lo digan a los que se han quedado sin trabajo, que se lo digan a los que están enfermos o han perdido a seres queridos. Y eso, no ocurre en la vida sin necesidad de pandemia, o en los países de África que huyen de la guerra y lo han perdido todo, una situación difícil, muy difícil, tendremos que seguir viviendo, e intentar que nos afecte lo menos posible.

En la vida, las cosas suceden, no se fuerzan, pasan solas, van ocurriendo, aceptarlas es una opción, resistirse  otra. Aceptarlas no es resignación, mas bien, es vivir y dejar paso para renacer más fuerte y salir de la cenizas como el Ave Fénix. Esto nos hará más fuertes y nos hará entender lo vulnerables que somos, que estamos de paso y todos los finales son los mismos con diferentes historias.

Cuando mi Hijo, me pregunta algo trascendente o difícil de responder, le contesto, la vida…sí, la vida… Esa que tiene todas las soluciones, otra cosa es que no la compartamos o entendamos, en fin, ahí lo dejo.

Hace un mes, más o menos, cambie el titulo de mi blog, era, “el camino” por el viaje del héroe de Joseph Campbell, por ese camino que tenemos que recorrer en la vida, la niñez, adolescencia, madurez… y por supuesto el regreso o retorno. Etapas que debemos de andar, en este caso, ese aprendizaje, la lucha de nuestros demonios interiores, pues nada, ya lo he cambiado por “la vida”, se ve que ya he recorrido parte del camino, son las cosas del querer.

Por ser mi cumple, quiero celebrarlo, que mejor, que dándome una vuelta con la bici, que el aire me dé en la cara, que el sol me dé en la cara, que las sensaciones me llenen y me lleguen, que la fuerza me acompañe y os acompañe a todos…

Esto lo escribí ayer y por hoy quiero publicarlo. Paz y amor…

Diario del coronavirus. Parte XVII

Llevo tiempo sin escribir este diario, un poco cansado de malas noticias, como que no hay vida ni antes ni después de la pandemia, el noventa por ciento de las noticias están relacionadas con el dichoso virus, que no nos deja vivir, que nos acorrala, que está por todos sitios, que lo tenemos a la vuelta de la esquina acosándonos, él no descansa, nos busca la vueltas y cuando más relajados estamos, nos asusta.

Lo que viene a continuación, lo escribí hace una dos semanas y quizás por pereza, o lo que sea, no lo publiqué, hoy estaba pensando en el diario y, me he puesto a releer lo escrito, lo iba a borrar, para  qué. Mi estado de ánimo en ese momento era mejor que ahora, hoy estoy desilusionado con los acontecimiento, la evolución de la pandemia, de cómo  nos estamos comportando, y no lo entiendo, si estamos haciendo las cosas bien, como el virus nos esta ganado, en fin, dejo escrito lo que escribí, y luego comento un poco las cosas de ahora.

“Me encontraba un poco perdido, no seguía las noticias, lo que pillaba, era de refilón, lo que oía por ahí, sin prestar atención, parecía que ya estábamos en la normalidad,  esa cosa rara, no me preocupaba, esta mañana estaba desvelado y he puesto la radio en las noticias todo eran situaciones alarmantes de contagios y rebrotes de coronavirus, sabía que había rebrotes, y que la incidencia hospitalaria era baja, que son los centros de salud los que se encargan de hacer las pruebas a los contactos de los contagiados, y hasta aquí puedo leer…

El panorama me ha dejado desolado, en principio la mayoría de los rebrotes procedían del ocio nocturno, y la incidencia por grupo de edad era de 35 años, con un 60% de casos asintomáticos, en unos días, se ha pasado a 45 años y un 50% de  asintomáticos, con estos datos vemos que la epidemia va cambiando y que empieza a ser preocupante…

Me llegan informaciones variadas, de qué, la carga viral es menor, entiendo que si te contagias tienes menos posibilidades de ponerte muy malito, el virus es más flojo, ya no sé si es por el calor  o por la trayectoria propia del virus. Por otro lado, noticia negativa, los contagios diarios está sobrepasando  la cifra psicológica de los mil, que pena…

Lo científicos y entendidos están hablando de una segunda ola, que nos está ahogando sin darnos cuenta, es silenciosa y como no le pongamos remedio, se puede convertir en un tsunami, en fin, creo que ya estamos en ello, esto es más largo de lo nos creíamos y más,  que se nos va a hacer.

Me parece impropio, demonizar al ocio nocturno, hay muchas familias que viven de ello y que se están jugando su pan de cada día, lo que pasa, que su clientela es joven en su mayoría, y qué: Primero, tienen menos miedo a contraer la enfermedad, creo que ninguno, se piensan que esto no va con ellos, que son inmortales, lo sabemos, todos hemos sido jóvenes. Segundo, cuando se toman dos copas se olvidan de los vivos y empiezan a confraternizar.

El ocio nocturno, discotecas, pubs, salas de fiestas, bares… se han convertido en el enemigo público número uno, no tienen la culpa de todos los males, ahora, quieren poner un sistema de rastreo por código QR, todos los que accedan a las discotecas, tanto a la entrada como a la salida, si hay algún contagiado con esta medida se sabe la gente que se ha relacionado con el individuo cero, sí, eso  está muy bien, pero si los jóvenes no tomas las medidas higiénico sanitarias no hacemos nada.

Lo cierto, que estos jóvenes, viven por lo general con sus familias, padres y van a visitar a sus abuelos, total, que no viven en una burbuja aislados, que se relacionan, aunque no lo hagan por ellos, lo tienen que hacer por sus familiares, tenemos que ser sensatos.

En Bélgica, ha habido una conmoción ha muerto una niña de tres años, como consecuencia del coronavirus, con mayor o menor incidencia, esta enfermedad ataca a todos y no sabemos a quién  le va a caer el premio gordo de la lotería, por eso debemos de ser conscientes, de que podemos ya no contagiarnos, que sí, pero peor, ser nosotros lo que contagiemos a otros, en nuestra responsabilidad y que grande.

Con lo poco que he salido, algún día a la playa, que hay gente, pero debo de decir que todos muy concienciados, con su mascarilla y respetando las distancia, lo único, que cuando vemos aparecer a gente por el horizonte con sus sillas y sombrillas nos quedamos todos pendientes, observando, para ver donde se van a poner el huevo, para que se alejen lo suficiente y no te coman tu espacio. En cuanto, a bares puedo decir que solo he salido a terrazas, y bien, separadas, todo muy limpio y la verdad, que me he sentido seguro”.

Hasta aquí, lo que escribí, ahora están las cosas, mucho, mucho peor, no voy a entrar en cifras, ni en contar que nos estamos enfrentado a una enfermedad, que no se relaja y por tanto nosotros debemos, también  estar en continuo estado de alerta y no bajar la guardia.

Como pasa el tiempo, que carrera contra la locura que supone estar presente en la vida, queramos o no, estamos metidos en esta partida, que no hay ganadores, solo es una carrera de fondo, que a veces se nos olvida, que esto no es real, que solo es la vida, ese juego que nos envuelve y nos hace ver que los perdedores y ganadores somos los mismos, que es la vida, la que al final pone a cada uno en su sitio y nos va enseñando cual él es camino a seguir, nos marca la dirección. Nos creemos que somos nosotros los que la elegimos y nos hace ver que somos libres, pero la realidad es diferente, siempre nos está enseñando, y hasta en los peores momentos no quiere decir algo, y nosotros la ignoramos, no la hacemos caso.

En estos momentos complicados, debemos de actuar con sentido común y seguir los consejos que nos dicten las autoridades sanitarias, esto se está desmadrando y no somos conscientes, o mejor no queremos ver la situación real y, no queremos volver a estar confinados y queremos seguir viviendo.

Diario del coronavirus. Parte XVI.

Miércoles, 1 de julio, en principio se abren las fronteras para los visitantes y los turistas, a los 15 países que la Unión Europea ha dado permiso, aquellos en donde el coronavirus está más o menos controlado. Un pequeño respiro para el sector turístico, bares, hoteles, restaurantes, tiendas… y todos los negocios relacionados, no será igual que el año pasado o que los anteriores, pero algo es algo, por lo menos se empezará a ver algo de movimiento, que falta nos hace.

Los rebotes están al orden del día, se van localizando por zonas, son pocos las provincias de España que se libran, ahora se llama confinamiento quirúrgico,  aíslan el edificio, el lugar de trabajo o la zona, donde se ha detectado algún caso y todos los posibles relacionados, la potestades han pasado a las Comunidades Autónomas, estos nuevos casos, son normales, hay movimiento de personas, se reúnen y salimos más, es lo que hay. Complicado, la vida sigue, y tenemos que acostúmbranos a vivir con el dichoso virus, seguimos con las medidas higiénicas sanitarias, distanciamiento social, uso de mascarilla… y ese, es el verano que nos queda, que no es poco, que podemos salir, que nos dé el aire, pasear y disfrutar del solecito.

Tenía el diario abandonado, hoy es 15 de julio, han pasado quince días, como he mencionado en alguna parte de mi diario, no quiero terminarlo todavía, de hecho, no quiero, hasta que le ganemos la batalla al dichoso coronavirus. He escrito alguna cosa pero poco, me ha dado por leer y leer, durante la pandemia como que tenía una obligación moral de escribir el diario, autoimpuesto pero así era, cuando me levantaba de la sienta, un poco de yoga y a continuación, escribir más o menos lo que había oído o leído del coronavirus, y la verdad, que somos animales de costumbre, era necesario para mí, como si tuviera que dar un parte de lo sucedido durante el día.

Nos daba la sensación que lo malo ya había pasado, que esta carrera empezaba una parte cuesta abajo y que esto lo teníamos, ya “chupao”, pues no, nada más lejos de la realidad, hemos empezado otro periodo problemático, al salir y relacionarnos, el virus que está al acecho y que con el calor no se esconde, nos espera a la vuelta de la esquina, los contagios se están multiplicando y como parece que no estamos haciendo las cosas bien, los gobiernos regionales han impuesto la mascarilla obligatoria, en todas nuestras salidas, eso es lo que hay, nos guste más o menos, es por nuestro bien, quizás no estábamos haciendo las cosas como nos creíamos, nos habíamos relajado más de la cuenta y esto no había terminado, solo habíamos ganado el primer asalto y el segundo lo estábamos perdiendo.

En Andalucía es obligatoria la mascarilla desde hoy, esta mañana he salido con la bici a darme mi paseo de rigor, en los deportes al aire libre, de momento no es obligatoria, y yo por supuesto no la llevaba, cuesta más respirar y sí, de por sí ,ya sudamos, no te quiero ni contar con la mascarilla,  Goyo que te vas del tema, pues nada, voy con mi bici  a mi rollo, en mis pensamientos, pasando por la parte del Toyo, donde hay un carril bici, y un hombre de unos setenta años, con una bici de paseo, me hace señales para que me pare, interpreto que le pasa algo o quiere preguntarme, en un principio me extraño, y empieza a gritarme: “¿Si lo ciclistas debemos de llevar mascarilla?, precisamente el día de antes había leído la nueva normativa y, en los deportes al aire libre y en solitario no hace falta, se lo comento al hombre y muy alterado me dice: “Pues dígaselo a ese que va paseando  por ahí, que no veas cómo se ha puesto conmigo”.

 Le vuelvo decir, que no se preocupe, que no es obligatorio, que la puede llevar, pero que no hace falta, y de nuevo me dice que se lo diga a ese hombre que vienen detrás de él, le contesto, que no, que deje a ese hombre, que yo no le tengo que decir nada y que se tranquilice, y sigue hablando e increpando al otro hombre, me quedo un poco, no vaya ser que se líe, y al final, el ciclista sigue su camino, aquí paz y después gloria.

Hay gente, irresponsable e irrespetuosa, pero este no era el caso, por favor sentido común, el ciclista se veía, una persona educada, mayor, no sé en qué momento perdemos esa educación, el otro hombre, le diría cualquier cosa  y éste al creerse que llevaba razón se cabrearía. En fin, esto es el principio de muchos casos que va a haber con el uso de las mascarillas.  

wp-1595009330614395708104.jpg

El Madrid ha ganado la liga, una liga deseada y la más extraña que he conocido, en los últimos diez partidos han jugado sin público, que sí, que es raro, y hasta cuesta entenderlo.

Durante el confinamiento, los deportistas tampoco podían salir a entrenar, hacían lo que podían en sus casas. Posteriormente, cuando se relajo un poco, pudieron entrenar en grupo, ¿no sé con qué motivación?, bueno sí, que les pagan por ello y por cierto muy bien. Yo también quiero…

Jugar al fútbol sin público, es como un huevo sin sal, lo que parecía o podía parecer anodino y sin gracia, se ha convertido en algo normal. Podíamos pensar que los futbolistas estarían desmotivados y desanimados, pues no, la cosa no ha ido por ahí. Los futbolistas se dejaban la piel en el campo y en este último partido que ha dado la liga al Madrid. En la celebración al final del partido, solo los jugadores, parecía que habían ganado un mundial, se notaba la euforia y la alegría.

Su entrenador, Zidane estaba muy contento, como nunca lo había visto, en una entrevista posterior, decía que este título ha sido uno de los que más alegría le había dado, que la liga española es muy difícil de ganar, que son muchos partidos y que  él  que gana , ha sido porque es el mejor. Se le notaba muy entusiasmado y relajado a la vez, como el que se ha quitado un peso de encima, y gordo.

La verdad, que con todo lo que estaba pasando, el fútbol era volver un poco a la dichosa normalidad, a decir que esto se está arreglando, aunque sea mentira.

Todavía no me lo puedo creer, pero han jugado al fútbol a todo meter para poder terminar la liga, ha sido una carrera contra el tiempo y la pandemia, siempre con la incertidumbre, con la espada de Damocles en la cabeza, por si hubiera algún contagio entre los jugadores.

El fútbol ha servido para despejar un poco el panorama  de las noticias negativas y malos rollos o por lo menos para pensar menos o llevar la mente a otro sitio, dicen que es el opio del pueblo, que así nos tienen ocupados y no pensamos en lo importante, en este caso, acierto. Sin embargo, hay mucha gente que no les gusta y lo consideran una perdida de tiempo, pero, a otros les distrae y entretiene, que no es poco. A mí personalmente no me quita el sueño, reconozco que tiene ese atractivo que te contagia y te hace seguirlo, aunque solo sea por la quiniela, que tenemos una peña y toca poco.

La pandemia sigue, y siguen brotes por toda España, ahora sí se están haciendo test a todos los contactos de los contagiados y sí se están controlando todos los brotes, a pesar que hay dos que han pasado a ser comunitarios, y quiere decir, que se contagian y no saben ni dónde ni de quién, que se ha perdido el punto de contagio, ¡peligro¡ Hasta hace poco eran contagios familiares, dentro del grupo de familia, amigos o trabajo y ya estamos sobrepasando estos límite, malo…

Cuando estoy escribiendo esto aparece mi Suegra y le digo si quiere pasar a su habitación, tengo un ventilador de pie  en la mitad del pasillo y me dice: “A mí el molino este no me molesta”, qué razón. Otro día habrá que escribir sobre los molinos de viento, que ahora son ventiladores gigantes, con esto y un bizcocho hasta mañana a las ocho.

Diario del coronavirus. Décima cuarta parte. Del día 83 al 92.

Día 83 y 84: Y van pasando los días… en ese correr del tiempo, que no cesa, que quiere pero no puede, que nos dice, que vivamos, que seamos felices, que  estos días ya no los volveremos a vivir, que han pasado, que nos dediquemos a ser felices,  o por lo menos a intentarlo, que no es poco, a hacer los que nos gusta, que disfrutemos de los pequeños placeres que nos da la vida, que la felicidad esta en eso, en querer y si poder, en saber que la felicidad esta en nosotros, que necesitamos poco a nada, por favor, vamos a intentarlo, vamos a dedicar esa sonrisa que tenemos guardada a cada persona que nos crucemos, vamos a intentarlo por lo menos durante un día, y luego otro día y otro más , hasta que ya sea nuestra, y se la regalemos a todos, que de eso se trata, de hacer feliz a los demás, a mostrar el lado más amable, tengamos o no ganas, que día malos los hay , y muchos, en fin, que la vida nos regale paz y amor, y el plus al salón.

En algún momento de mi vida, el refrán, la cara es el espejo del alma, se me manifestó como una iluminación, si te miras en el espejo, y aunque estés enfadado o de mal humor e intentas sonreír, ese enfado, se va, desaparece como por arte de magia, así que vamos a probar e intentar tener esa sonrisa hasta en los momento malos y dejar la cara arrugada para los que quieran tenerla, que la vida ya nos la arruga demasiado. De verdad, con todo el sufrimiento de la pandemia, la enfermedad, la perdida de trabajo, la falta de dinero  y más problemas, y ante todo eso buena cara, que aunque sea difícil, solo por tener la cara arrugada no se van a solucionar, sí, vamos a intentar arreglarlos, que son problemas y seguramente muy graves, pero nos vamos a plantar y decir que los vamos a solucionar y no sé, pero con una buena actitud conseguimos más, seguro que atraemos alguna solución, aunque sea posponerlo para mejor tiempo.

Día 85 y 86: Domingo, 7 de junio, otro más, y más cerca de la vida normal, entre comillas, que sí, que parece que esto va cediendo y dejando paso a una normalidad, de la que no quiero hablar, ya no habrá una normalidad, habrá otra cosa, vamos a llamarla como queramos. Mañana lunes entramos en la fase tres, y ya podemos movernos entre las distintas provincias de Andalucía, menos mal que tenemos una Comunidad Autónoma grande y podemos aburrirnos si nos dedicamos a ir de una punta a otra, en fin, era una broma.

 La sensación de poder circular o moverte libremente me da más libertad, seguramente o seguro que todavía no me voy a mover de mi casa, pero de alguna forma me da la impresión que vamos ganando la batalla, que vamos pasando de  fase y en la dirección correcta.

Para los críticos y  para los que ven la botella medio vacía, puedo deciros, que nos hemos portado bien y hemos parado la propagación con el confinamiento y que seguiremos haciendo las cosas bien, cumpliremos con las medidas y así seguiremos avanzando en la contención de la epidemia, que según los entendidos ha venido para quedarse, y a cambiar nuestro hábitos de vida, pero que también se puede vivir así, con precaución, pero en definitiva vivir.

Escuchando a un entendido, de los que saben o eso me pareció a mí, dice que, los sitios de mayor contagio del virus son los sitios cerrados, espacios no muy grandes, un número determinado de personas, y por un tiempo superior a una hora, eso es lo que debemos de  evitar, sitios cerrados y gente hablando y respirando sin parar, durante un tiempo prolongado, en plan discusión o conversación acalorada, en fin, a   y buen entendedor, pocas palabras, creo que ha quedado claro.

Día 87 y 88: El Ayuntamiento ha puesto por toda la ciudad una cartelería, que me gusta, con el lema: “Ante la duda, sentido común”. La verdad, que lleva por lo menos unas semanas, unos días antes yo, ya lo había puesto, en este mismo blog, una referencia al sentido común, que es el menos común de los sentidos, ante la duda o la incertidumbre de tocar o de realizar cualquier actividad contaminante referente al virus aplicar el sentido común.  Por ejemplo, si salgo a la calle y tengo que entrar en una tienda, si la puerta está cerrada y debo abrirla, abrirla con la mano izquierda y realizar todas las acciones con esa mano, deduzco que soy diestro y va a ser la mano que me puedo llevar a la cara y reservar la mano derecha para coger las llaves, la cartera o las gafas… Esta mañana paseando he vuelto  a ver los carteles, le he hecho una foto y por eso mi referencia, la pondré de portada de esta entrada.

Ante la gran cantidad de información y de precauciones que debemos de tomar para no contagiarnos, el sentido común, es el que debemos de aplicar en caso de duda, y si ya hemos hecho algo mal, lo seguimos aplicando, para intentar contrarrestar el desaguisado. Que sea como nuestro Ángel de la Guarda, que lo tengamos presente y que no se nos olvide aplicarlo en nuestro día a día, que él ya se encargara de cuidarnos.

Día 89 y 90: Me he propuesto escribir el diario cada dos días, ni os quiero cansar a vosotros, ni a mí, la verdad que no  lo había pensado, pero como lo estoy haciendo así, así seguiré.  La mejor noticia, es que no hay noticias relevantes, algún rebrote pero rápidamente se contiene, se aísla a los que se han relacionado con el posible contaminante y poco más, la vida sigue.

 Otra buena noticia, es que nos estamos acostumbrado a vivir así, y empezamos a hacer planes y vivir o intentar vivir como si no pasara nada, que ya está bien, el dichoso virus ocupaba gran parte de nuestra vida, de nuestro pensamiento,  y el hecho de dejarlo de lado y de vivir, es el primer paso para vencerlo, él se alimenta de nuestro miedo, de nuestro temores al contagio, miedo no, respeto y cuidado sí, saber que estamos haciendo las cosas bien, que ya estamos preparados y que tenemos las armas para derrotarlo, que nos has cambiado la forma de vivir, de relacionarnos, de ser ambles, de confiar en los demás.

Hoy ya por fin, he visto a la gente relajada en el súper, hablando y contando chismes, la gente con su mascarilla, pero bien, eso quiero decir cuando digo que le estamos ganando la batalla, que estamos empezando a ser los de antes, ya se ven personas mayores con sus carrillos en la compra diaria, en las terrazas desayunando, circulando por la calle, pero sin la presión del principio que si te cruzabas con alguien tenías que cambiarte de acera, ya  con la mascarilla te da más tranquilidad, nos sentimos protegidos.

Día 91 y 92: Domingo 14 de junio, seguimos, la vida pasa, al medio día, tomando un aperitivo, sin querer, enciendo al tele y aparece Pedro Sánchez, nuestro Presidente en rueda de prensa, que yo creía que ya se habían acabado y tiene toda la pinta de seguir, lo que le gusta a este hombre la tele, contra todos su detractores, yo me creo lo que dice, que le vamos a hacer, soy así. Pues nada, que esto no ha terminado, que el dichoso virus sigue y la pandemia esta en todo lo suyo, que en otros países el virus campa a sus anchas, en Sudamérica, en Brasil, en México…la pandemia se está cebando y creíamos que esto estaba superado, ni por asomo. Cuando las cosas malas, ocurren más lejos, como que parecen que no son, que eso no nos afecta, y ahora que, cuando nosotros estábamos contagiados y teníamos los hospitales a tope, era el fin del mundo y ahora solo pensamos en playa y chiringuitos, que  le vamos a hacer, nos han parido así, nos ponemos la careta, nunca mejor dicho y nos olvidamos de los que lo están pasando mal.

También nos alertan de un posible rebrote a partir de septiembre, al principio me sonaba un poco alarmista, pero ya lo están diciendo por todos los sitios, ojo al dato, que tenemos que estar preparados, que no podemos bajar la guardia, que sí, que podemos hacer vida prácticamente normal, pero con las precauciones debidas, que ya lo hemos pasados mal, que no se nos tiene que olvidar, que no quiero ser pájaro de mal agüero, que tenemos que seguir viviendo, pero por favor, que no se nos olvide lo pasado…

 

 

Diario del coronavirus. Décima segunda parte. Del día 65 al 73.

Día 65: Lunes, 18 de mayo, por esas cosas de la vida, y muy a mi pesar, he tenido que visitar al dentista, os voy a explicar el protocolo que han seguido en la clínica: Al entrar, lo primero, me han tomado la temperatura, ha seguido con un cuestionario relacionado con el coronavirus, que si fiebre, que si mal estar, tos y esas cosas o síntomas. Luego me han dado unos guantes, calzas y un gorrito para la cabeza, por supuesto mascarilla, no, por no tener mucho sentido. El dentista, si iba equipado hasta las cejas, normal, el tema no es baladí, y todas las medidas de protección y sanitarias son pocas.

Día 66 y 67: La vida sigue, hay días negros, aciagos, de esos, que es mejor no levantarse, que todo te sale mal, que lo intentas, pero todo queda en eso, que no hay forma, que la vida te tiene reservado el mundo de las tinieblas, en fin, que lo mejor es que pase, pues pasó, y lo mejor es que pasó, sin comentarios…

Están estudiando un protocolo para cuando tengamos que ir a la playa, entre otras medidas, tener que ducharse en casa antes y después de ir, coger cita, entrada y salida distinta a la hora de los accesos, distancia entre toallas, que lo agradezco porque hay gente que eso del  espacio vital, lo llevan fatal, o lo desconocen, vamos, que no se enteran, que se  ponen encima, que tengo que escuchar por pantalones  todas sus conversaciones, que a mí no me interesan, y me hacen sumergirme en su mundo sin quererlo. Gracias Simón, sí ya decía yo, que este hombre me cae bien, tiene una forma de comunicar o de hablar que me seduce, que me convence, y no voy a entrar si lo que dice está más o menos acertado, eso lo dejo para los entendidos. Con su chaquetica y sus pelos, a otro tema…

En fin, un montón de medidas, que seguro que cuando vayamos, habrán cambiado y se nos olvidará alguna. Vamos a tener que ir con el manual de instrucciones para el baño matutino. A mí personalmente me encanta bañarme, el agua del mar me siente bien, me carga las pilas, ¿y si voy solo a  bañarme, sin ocupar espacio en la arena, también debo de pedir cita? Un montón de interrogantes, que se irán revelando según avancemos en el tiempo. Si algo nos ha enseñado esta crisis, es qué, lo que ayer era negro hoy es blanco, y encima están los tonos grises, así que, le daremos su tiempo a todo, que mejor no irá, menos preocupaciones  y calentamientos de cabeza. Normalizar la rutina, difícil, a mi de vez en cuanto se me olvida la mascarilla, y cuando salgo y veo a la gente, me pregunto, ¿me falta algo?, y no me entero, es como que el mundo va a otra velocidad, nos estamos introduciendo en otro tiempo.  Un tiempo, que hace poco nos parecía irreal y que ahora hemos interiorizado, y lo aceptamos, nos da la sensación que es pasajero, que pronto volveremos a la normalidad, o eso queremos creer.

Día 68: Jueves, otro día más o menos, según lo miremos; estaba tumbado en el sofá al medio día y sale un entendido,  de esos que abundan, parece ser que, dermatólogo y suelta que: los calvos tenemos más posibilidades de contraer una dolencia grave pulmonar como consecuencia del coronavirus, que se está observado en las UCIS que predominan los calvos, Jajaja, perdona que me ría, pero no lo puedo remediar. Sí, parece ser que un gen andrógeno, que es el culpable de la calvicie, y también está relacionado con una puerta de entrada del virus en las células pulmonares y causa neumonías graves, estamos bien, si ya de por sí, la calvicie es un problema de imagen y autoestima, ahora lo es también de salud.

Día 69: Ya, se ha generalizado y es obligatorio el uso de mascarillas, y es natural, tenemos que luchar contra el bicho de todas las formas posibles para que no pase de una persona a otra, para romper la cadena de contagio y está es la única forma.

Ayer, por la tarde en la hora de paseo, casi, por no decir todo el mundo llevaba puesta su mascarilla, bien es sabido, que son incomodas, te restan respiración, te cuesta más hablar y que se te entienda, pero es lo que hay, nos guste más o menos tenemos la obligación legal y moral de llevarla, es por los demás, por ser solidarios, y por nosotros mismos.

Ya, vislumbramos una nueva fase, con ilusión, con ganas de poder hacer más cosas, de olvidarnos un poco del virus, pero claro sin bajar la guardia, siempre atentos  y con las precauciones debidas.

A ratos, a veces grandes y otros pequeños, se me olvida la pandemia, la mente vuela, me pongo a hacer planes, y en un momento se me derrumban como un castillo de naipes, la imaginación no para, es una respuesta de liberación contra el Covid, a todas horas hablando, noticias, telediarios, periódicos… es un sin vivir, hasta sueño que cuando estoy soñando, si cumplo con las normas, en fin, pasará…

“La nueva normalidad”, es nueva y cambiante, como la vida misma, seguimos con la nueva normalidad, que cada momento es distinta y difícilmente entendible, cuando ya la hemos interiorizado y aprendido más o menos, viene otra nueva realidad, nos esperan muchas “nuevas realidades”.

Ir al Mercadora, me deprime, ponerme  los guantes y mascarilla, y enfrentarme al enemigo en la guerra de trincheras, me estresa, no me relajo, me predispone a estar en alerta. Hoy no había prácticamente nadie y estábamos a nuestras anchas. Al final, no era tanto como parecía, o me lo había imaginado, entrando con el cuchillo entre los dientes de la boca en plan Rambo.

Día 70 y 71: Seguimos con la polémica del cambio de fase, el porqué unas Comunidades pasan o provincias y otras no, en fin, me imagino que serán por motivos sanitarios, lo que pasa, que la política tiene malos amigos de cama, y ya están las polémicas servidas y los malos rollos entre los dirigentes de unas Comunidades con el Gobierno central, al ser de diferente tendencias políticas y no ser capaces de ponerse de acuerdo para casi nada.

En Andalucía, hemos pasado todas, menos dos provincias y sinceramente, no me he enterado, el porqué, estas no han pasado, en principio cumplían los requisitos, me imagino que habría más cosas que cumplir que se me escapan. ¿Complicado? Sí, da la sensación que nadie está conforme, que todas las provincias quieren pasar de fase y volver a la normalidad, y lo entiendo por los negocios, que viven muchas familias y se están jugando mucho, que llevan meses sin ingresos y con gastos. La cifras están bien para los entendidos, pero, detrás están las personas con sus familias, el pago de la luz, el agua, el alquiler y muchos gastos que se van a cumulando mes a mes.

Día 72 y 73: Ya podemos ir a la playa a bañarnos, qué alegría más grande, lo digo, porque se ha metido un calor de aúpa y eso de darte un remojón sienta bien, te baja el calor corporal, te hace volver un poco a la realidad de los días de verano y cómo que la vida sigue, después de haber estado parada como consecuencia del coronavirus,  íbamos posponiendo y dejábamos  los temas aparcados, las cosas por hacer  para mejor tiempo, ahora ya es el momento de empezar a hacer cosas, de ponernos las pilas, de organizar y  que la vida sigue…

Esta mañana he salido con la bici, era, cómo que las fuerzas me habían abandonado, no tenía energía, mi cabeza enviaba señal de fuerza a las piernas y estas no respondían, no formaban parte de mí, era, un ser diferente, no hacía caso a mis instrucciones, he intentado seguir el ritmo, y nada, que no podía, que me  iba quedando rezagado, me daba por vencido, antes de empezar, en fin, la vida. Hay días y días, y éste era de esos que ya de antemano estaba destinado al sufrimiento, bueno, entre comillas, ¿sufrimiento en bici?, y yo no soy muy de sufrir, para mí la bici es un placer, de sentirme vivo, y formar parte de un ente andante, de respirar y sentir el aire en mi cuerpo, ¿sufrimiento gratuito?, para nada. Tiempos mejores vendrán…

 

La pata de la silla

Esta mañana en la radio, en el programa de Carlos Herrera ha contado una historia de una Super Tía. Él lo ha contado con más gracia, a pesar que el suceso no tiene ninguna.

Una sobrina le cuenta a su tía, que un hombre mayor, ha abusado sexualmente de ella, vamos que la han violado, por lo que deduzco, la chica es menor, por si fuera poco.

La tía, por lo del parentesco que suena regular, ni corta ni perezosa, se entera que este hombre es albañil, y lo contrata para hacer algún tipo de obra en su casa y cuando éste accede a su vivienda, ésta le está esperando con una pata de una silla en la mano, lo recibe a porrazos y muy contundentes, éste se zafa como puede y sale ensangrentado a la calle.

Él llama a la policía para decirles que ha sido atracado, pero sin concretar mucho y con la convención de que lo que está contando no es toda la verdad, la policía empieza a dudar de su versión.

Por otro lado, la Super Tía llama también a la policía y les cuenta, la verdad y toda la verdad. Cuando accede la policía a su casa, la buena mujer estaba limpiando la sangre y restos de carne del violador, con la tranquilidad de las cosas bien hechas.

Después, ya en comisaria, a él lo detienen por un delito de agresión sexual y a ella en principio por intento de homicidio y según como se van desarrollando los hechos se modifica por uno de lesiones y fin de la historia.

Esta historia me recuerda al padre coraje que se infiltró en una banda de delincuentes para desenmascarar a un desalmado que mató a su hijo.

No creo que esté bien, que nos tomemos la justicia por nuestra mano, lo que pasa que a veces la justicia es más lenta de lo que quisiéramos y nos da la sensación que es menos justicia.

A mi desde luego, la noticia me ha impactado por la sangre fría de la mujer, por la idealización y resolución de un plan premeditado para terminar con ese malnacido. Creo que, si no se escapa, no sabemos si hubiera salido con vida de tal encerrona, de esa venganza meditada y ejecutada. Dicen que la venganza se sirve en plato frio y ésta ha venido en forma de pata de silla, ese matiz también me llamó la atención, podía haber cogido un martillo u otro objeto más contundente y como dicen en las películas “romo”, que carece de punta o filo, pero no, se sirvió de una pata de una silla, sería metálica o de madera de calidad, como de roble o alguna madera noble.

El hecho de entregarse y de contar lo sucedido, es un punto a su favor, aunque creo que no se le puede aplicar la atenuante de arrepentimiento espontáneo, porque sinceramente, no creo que esté arrepentida, al contrario, seguro que está muy orgullosa de su hazaña, que cosas…

El sujeto, al verse como le caían golpes por doquier, me imagino que al principio se sentiría víctima de un ataque incontrolado de la URSS, por un trabajo no realizado correctamente y cuando la mujer le recriminara por la violación, ya empezaría a comprender que era merecido y que la justicia divina se transformó en forma de pata de silla.

He intentado quitarle un poco de hierro al tema, que como ya he dicho al principio, el asunto es muy serio, cada uno tenemos nuestro parecer al respeto y el mío me lo reservo.

Esto lo escribí la semana pasada, pero por circunstancias de la vida, no había podido continuar, sin saber si estaba o no terminada la entrada del blog, si lo iba o no a publicar o se quedaría en el fondo de mis escritos, sin embargo, por el motivo que sea esta mañana me he levantado pensando en esa tía coraje y sabiendo que tenía que terminarla y publicarla.

Voy a buscar, la noticia, pues si, y como no podía ser de otra forma, este sinvergüenza por llamarlo de alguna forma, es una mala persona.

La noticia es mas larga, el violador tiene un historial más largo se abusos y maltratos, dejo la noticia abajo por si alguien esta interesado en leerla.

https://elcaso.elnacional.cat/es/sucesos/albanil-apalizado-violo-hijastra-torturo-pinzas-genitales-malaga_26381_102.htm

Copio la parte sobre la que he escrito:

“Los hechos tuvieron lugar el pasado 27 de enero en Málaga. Una mujer, al enterarse que un hombre había abusado de su sobrina de trece años, decidió vengarse: contrató al agresor, de profesión albañil, para una supuesta reforma en el baño. Cuando llegó, la mujer le dio una brutal paliza con la pata de una silla.

El hombre consiguió huir, totalmente ensangrentado, y llamó a la policía, a quién dijo que le habían atracado. Al mismo tiempo, los agentes encontraron a la mujer limpiando los rastros de sangre de la casa y el rellano, mientras repetía “nadie abusa de ella”. Justo después, confesó que había agredido a un hombre y explicó el motivo”

Cuando estaba escribiendo mi historia, no había leído la noticia, esto ha sucedido después, tiene un grado de certeza similar y la noticia es la misma, creo que queda poco por decir.

Cambio climático

La Cumbre del clima en Madrid, Diciembre 2019, se debería llamar del cambio climático, esta cumbre de países y de buenas intenciones, que es lo primero que tienen que tener y esperemos que no sea lo único, se celebra en Madrid después que Chile declinara hacerla por problemas internos, disturbios por una subida de impuestos, lo que empezó con un incremento del precio de los trasportes urbanos, se ha convertido en una de las mayores crisis de los últimos tiempos, añadiendo encima la dureza en su represión. Siempre había pensado que Chile era un país de los más avanzados en derechos de América del Sur. Algo está pasando en Sudamérica, es como una ola de movimientos sociales, que se está propagando, es una marejada que está removiendo los cimientos políticos.

Madrid en un tiempo récord ha organizado un evento de unas dimensiones imaginables, en cuanto a medidas de seguridad e infraestructuras, representantes de más de 200 países se reúnen para decidir el futuro del planeta, con todo lo que conlleva.

Me hago estas preguntas: ¿Cuánto nos va a costar? ¿Qué ganamos con esto? ¿La cumbre sirve para algo? ¿Es necesario montar esta feria? ¿La cumbre de París de hace cuatro años ha servido para algo aparte de buenas intenciones?

Los países más ricos, el G 20, contaminan, emiten a nuestra atmósfera el 80 por ciento del CO2 de todo el planeta, resulta que el carbón y el petróleo es más barato que las energías renovables, que hay que invertir en investigación y ya están montadas las fábricas, los motores y todo para que funcionen echando humo por doquier y cómo le podemos pedir a los países pobres que no contaminen, ¡con qué derecho¡ Tenemos que empezar por nosotros y quién le dice algo a Estados Unidos que ha mandado a un representante de segundo nivel, ¿qué importancia le da?, una vergüenza, eso es lo que es, y a China, y a India, sin comentarios.

La Tierra madre está sufriendo por nosotros, nos ha dado la vida, se lo debemos todo y así se lo agradecemos, llenándola de humo, de plásticos, de basura, cortando árboles, quemando bosques, matando animales, construyendo con hormigón por todos los sitios, ¿qué nos está pasando?, ¿nos hemos vueltos locos? La verdad, que la conciencia por el medio ambiente, es reciente, hasta hace poco solo nos preocupábamos por comer y sobrevivir, ha sido en este siglo y finales del pasado cuando el boom económico ha hecho que nos convirtamos en algo dañino para la Madre Tierra, nos hemos multiplicado, nos hemos convertido en una plaga que no tiene fin, nos reproducimos y lo poblamos todo, queremos habitar en todos los espacios, queremos comer y vivir a costa de lo que sea y ya ha llegado el momento de saber que sí, que se puede y se debe vivir de otra forma, que la tierra no solo es nuestra, que nosotros somos uno mas de sus habitantes, que no somos necesarios para su existencia, que dentro de 1000 años a este paso no quedará nada y menos todavía nosotros, por favor vamos a cuidarla, que es mas que nuestra casa, la cual limpiamos, pintamos y atendemos, vamos a cuidar nuestro planeta, que no tenemos otro, que somos nosotros, que nos da vida, que nos lo da todo.

Me viene a la cabeza la canción de Macaco, “Tierra Madre”, https://www.youtube.com/watch?v=iZWryw2eFjI, me encanta Macaco por su implicación por el medio ambiente, por sus canciones tan comprometidas, por lo que trasmite en sus canciones, por su temática y que más puedo decir, que de mayor quiero ser como él.

Y nos queremos ir a Marte a vivir, estamos locos, locos…Si tenemos nuestra tierra que es preciosa…parece que no estamos conforme con lo que tenemos y tenemos que buscar fuera, cuando lo tenemos todo dentro.

El cambio climático nos afecta en todas las facetas de nuestra vida, todo tiene una huella energética, es un indicador de lo que cuesta producir un bien o servicio, en cantidad de energía que contamina nuestro entorno y la huella ambiental es impacto ambiental generado por la demanda de esos bienes o servicios. Así a groso modo y no sé, sí está bien explicado, es un término relativamente nuevo que lo están aplicando para todo. Está claro que lo que producimos tiene un coste en energía, pero por eso, ¿no vamos a dejar de respirar?, o sí, es broma, debemos de ser consecuentes, esto es una cuestión de todos y todos debemos de poner nuestro pequeño grano de arena para hacer un mundo mas sostenible, y contribuir con el ahorro de agua, reciclar, consumir lo necesario, utilizar medios de transportes más ecológicos, la bici por ejemplo, consumir productos locales, y todas las medidas que se nos ocurran para ayudar a la Tierra y a nosotros mismos.

Las consecuencias del cambio climático ya la sabemos, el calentamiento del planeta por el efecto invernadero y todo lo que lleva consigo, el deshielo de los polos, lluvias torrenciales, temperaturas más extremas, desertificación… un cambio en el ecosistema, y como afecta todo esto a las plantas, a los animales y por supuesto a nosotros.

Iba a hablar un poco de la Cumbre, pero me he quedado sin ganas, ya están todos los telediarios y radios a todas horas: bla-bla-bla… en fin, esperemos que sirva para algo, y que por lo menos los acuerdos a lo que lleguen se apliquen y empecemos a tener una conciencia ecológica y le demos la importancia que se merece, que se dé un paso hacia a delante que ya hemos dado muchos hacia atrás.

Elecciones noviembre 2019

“No querías caldo pues toma dos tazas”, el egoísmo y el personalismo de los políticos nos ha llevado a pagar 130 millones de €, que es lo que ha costado las nuevas elecciones, ¿y para qué? Para estar en una situación peor de la que estábamos.

Cuando solo miras tu interés personal o como partido político y no ves el interés general de todo un país, malo, eso es lo que te vas a encontrar.

Hemos perdido la ilusión por la democracia, por estos políticos, por su incompetencia, no tenemos ganas de votar, ¿para qué? El hartazgo se nota y parece que no aprenden.

No me gusta echarle la culpa a un  solo partido, creo que la tienen todos o por lo menos un poco cada uno y sumando llegamos a esa conclusión de creernos que estamos peor que ayer. No, no lo creo, estamos.

¿Y ahora qué? ¿A hablar? ¿Tendrán que entenderse? No me lo puedo ni imaginar, que no se puedan poner de acuerdo.

Cuantas cosas se podían haber hecho con esos 130 millones de € y esos meses de esos políticos mirándose las uñas, sin hacer nada y encima pagándoles, que poca vergüenza hay que tener…

Espero que hayan aprendido la lección y les sirva para anteponer el interés general al suyo propio.

Espero que se comporten como deben y se dejen de rollos y gobiernen para hacer un país mejor para todos ¡Ya está bien de tonterías ¡

 

 

 

 

Jueves

Jueves | La Oreja de Van Gogh

https://www.youtube.com/watch?v=jzvnFbsXxxA

Si fuera más guapa y un poco más lista
Si fuera especial, si fuera de revista
Tendría el valor de cruzar el vagón
Y preguntarte quién eres

Te sientas en frente y ni te imaginas
Que llevo por ti mi falda más bonita
Y al verte lanzar un bostezo al cristal
Se inundan mis pupilas

De pronto me miras, te miro y suspiras
Yo cierro los ojos, tú apartas la vista
Apenas respiro, me hago pequeñita
Y me pongo a temblar

Y así pasan los días, de lunes a viernes
Como las golondrinas del poema de Bécquer
De estación a estación, enfrente tú y yo
Va y viene el silencio

De pronto me miras, te miro y suspiras
Yo cierro los ojos, tú apartas la vista
Apenas respiro, me hago pequeñita
Y me pongo a temblar

Y entonces ocurre, despiertan mis labios
Pronuncian tu nombre tartamudeando
Supongo que piensas qué chica más tonta
Y me quiero morir

Pero el tiempo se para y te acercas diciendo
Yo no te conozco y ya te echaba de menos
Cada mañana rechazo el directo
Y elijo este tren

Y ya estamos llegando, mi vida ha cambiado
Un día especial este once de marzo
Me tomas la mano, llegamos a un túnel
Que apaga la luz

Te encuentro la cara, gracias a mis manos
Me vuelvo valiente y te beso en los labios
Dices que me quieres y yo te regalo
El último soplo de mi corazón

Me encuentro con esta canción a través de mi compañero y amigo Antonio, me comenta que la clase de historia que va a impartir, tratará sobre canciones, pero no canciones normales sino aquellas que tengan un algo que decir que hayan sido escritas por un acontecimiento o un trasfondo distinto del propio autor. Cuando llego lo veo poniendo un mini altavoz en la oficina y enchufándolo a la corriente, parece ser que no tiene batería y lo está cargando; para por la tarde conectarlo al móvil para dar su clase, lo miro con cara de asombro, no sabía que tenía que ver la música con la historia.

Me empieza a contar que ha elegido sobre once canciones, de la primera que me habla es la de “jueves” de la Oreja de Van Gogh, me la pone en su super altavoz y empieza a sonar, los acordes celestiales la voz hipnótica, como una balada candada por ángeles, en un principio no me quedo mucho con la letra, pero según lo voy escuchando empiezo a entender, preciosa, mejor escucharla. Yo ya la había escuchado, pero sin su significado y el porqué fue escrita, cuando la escuchas o mejor, ves el vídeo en YouTube, los pelos como escarpias y no lloro porque no me sale, pero los ojos vidriosos y con ganas me quedo. Seguiré más adelante.

La segunda canción; la del muelle de San Blas de Maná. Una novia que se queda esperando a su novio en el muelle a que vuelva en su barco y como este no regresa, se queda compuesta y sin novio. Parece que al final se le va un poco la cabeza, lo que parecía romántico se fue perdiendo por la locura del amor, dichosa locura. La letra es preciosa, “El partió en un barco en el muelle de San Blas… él juro que volvería y ella que lo esperaría… con el mismo vestido que no se fuera a equivocar… sus ojos se llenaron de amaneceres, pero ningún barco a su amor le devolvía …en su pueblo le decían la loca del muelle de San Blas…”

https://www.youtube.com/watch?v=uAD_1JaBrv4

Otra de Maná, la dedicada a Chico Mendes por allí por los ochenta un activista, por llamarlo de alguna manera, que empezó a protestar y a ganarse enemigos por plantarle cara a los desalmados que empezaron a destruir el Amazonas y por ser un verdadero incordio y como no podía ser de otra manera cuando hay dinero de por medio, se lo cargaron, se convirtió en el primero ecologista por la lucha del Amazona “ a Chico Mendes lo mataron …el murió a sangre fría …cuando los ángeles lloran …un ángel caído…”

https://www.youtube.com/watch?v=teprNzF6J1I

Me hablo de otras dos del Sabina, la de Princesa, su amiga o media novia, una preciosidad que se viene con él al Madrid de los ochenta y se mete en el mundo de la droga y más concretamente de la heroína y cuando al tiempo la vuelve a ver, su belleza se transformó en sufrimiento y en otra persona totalmente desconocida, “…en apenas dos años , la princesa de la boca de fresa…ahora es demasiado tarde princesa, búscate otro perro que te ladre princesa.. cuantas veces hubiera dado la vida entera para que tú me pidieras llevarte el equipaje…no me pidas que me pase la vida pagándote fianzas…”

También del Sabina me comenta otra canción de unos ladrones que le intentan robar y “…le dicen te pareces al Sabina ese que canta” lo reconocen y se va con ellos de marcha, al tiempo a través de una foto en un periódico reconoce a uno de los atracadores, habían asaltado el chalet de un millonario y cuando salió lo esperaba la policía, policía , mucha policía…y como no podía ser de otra manera le tenía que dedicar una canción, “Pacto entre caballeros”

No quiero repetir lo que ya he hecho mi amigo Antonio, sino que me han entrado unas ganas inevitables de escribir, después de escuchar la canción no me la podía quitar de la cabeza, me resonaba y la repetía inconscientemente, era un necesidad de escribir sobre ella, era como un algo superior que me obligaba a escribir sobe la historia de los trenes, el atentado y de ese amor de película que termina mal, que ambos mueren, que por lo menos se quedan abrazados y que ese último aliento de su corazón se lo dedica a su amado.

Realmente no sé qué es verdad y que es ficción, lo que sí puedo decir hasta lo que llevo leído que es poco, que está canción nace de un diario que apareció en el tren el día de los atentados del 11 M de Madrid del 2004, y nos cuenta su amor, lo que sentía, lo que le paso por su cabecita…

11 m tren

El atentado del 11 M ha sido el acto terrorista más execrable que ha sufrido España en toda su democracia he hizo tambalear sus cimientos por su brutalidad y por un gobierno que no supo manejar la situación a tres días de unas elecciones generales, sobre las ocho de la mañana de ese fatídico día, estallan tres bombas cerca de la estación de Atocha y otras en otros trenes.

192 personas fueron asesinadas y más de mil resultaron heridos en los atentados perpetrados por los terroristas de Al Qaeda. Después de quince años y con un agujero en el corazón nos seguimos preguntando el por qué de esa barbaridad, ¿qué querían los terroristas?, crear pánico, ¿qué sintiéramos miedo?, mucho dolor, ¿tanto sufrimiento, tiene algún significado y esas personas pueden vivir con tanto odio en su cabeza? Lo que sí puedo decir que la policía, los servicios de emergencias, personal sanitario y sobre todo la gente que pasaba por allí, respondieron con una entrega desinteresada como si se tratara de una catástrofe, que lo era, todos se remangaron y se pusieron a ayudar a quitar escombros, a recoger muertos, heridos, trozos de personas, por favor que mal suena, pero debo de decirlo, porque la realidad fue muy dura.

11M País

Entre las pertenecías se encontró un diario de la chica enamorada de un chico que viajaba con ella y solo se conocían de vista de verse en el tren y parece ser que ese día se había decidido a contárselo, voy a intentar explicarlo un poco mejor con la letra de la canción.

Volviendo a la canción de jueves, la chica enamorada cogía todos los días en mismo tren de lunes a jueves para encontrarse con su amor platónico, me imagino que en Madrid eso sería complicado, pero… con esa ilusión o anhelo vivía, me ha impactado mucho la estrofa, “Y ni te imaginas que llevo por ti mi falda más bonita”, para que él la mirara, y ese día fatídico del 11 de marzo, jueves se decide a hablar con él y manifestarle su amor, “…y entonces ocurre, despiertan mis labios, pronuncian tu nombre tartamudeando, supongo que piensas que chica más tonta y me quiero morir”

Más delante el chico le confiesa que él también estaba enamorado de ella “…me tomas la mano… llegamos a un túnel que apaga la luz”. Qué bonito le toma la mano que acto más romántico y que declaración de amor; “… me vuelvo valiente y te beso en los labios”. A continuación, la gran explosión y se apaga la luz y sus vidas y nuestra chica enamorada tiene todavía fuerza para besarle en los labios, qué bonito, “Dices que me quieres y yo te regalo el último soplo de mi corazón” Y se termina la historia de amor y comienza el terror del atentado.

Me imagino que murieron los dos en el atentado, también pudo sobrevivir uno o los dos, eso lo desconocemos hasta donde he podido documentarme. Lo que, si sé que la historia es muy bonita y triste a la vez, hay gente que no le gusta los finales dónde mueren los protagonistas, en este caso, la vida y el destino se impone y gana esa realidad que no entendemos, pero que es la que nos toca vivir, lo que sí me gusta que gana el amor entre tanto odio.

Open Arms

Qué vergüenza siento con lo que están haciendo con esa pobre gente, esas personas que están viniendo a Europa para que se les trate con dignidad y nosotros los ignoramos, les dejamos abandonados en medio del mar a su suerte, no queremos mirar, no los queremos ver. Qué vergüenza siento por las Instituciones Europeas por los políticos europeos, por nuestros políticos españoles, con la demagogia, por la utilización política que se está haciendo con sus vidas.

Vamos a intentar dar luz y sombras al tema:

Primero, vienen a Europa porque en sus países no pueden vivir son perseguidos por sus ideas, por ser como son o por nada. Otros solo quieren comer, que no es poco, el hambre es muy mala. Lo único que les espera es la muerte. Lo tienen todo perdido.

Segundo, quién quiere abandonar sus países y embarcarse en una patera para jugarse la vida, la mayoría no saben ni nadar, encima vienen con niños pequeños que son su más preciado tesoro.

Tercero, que derecho tenemos nosotros para poner fronteras a la vida, tienen derecho a vivir y a poder ir a donde quieran, el hambre y el miedo tienen perdón.

Cuarto, que derecho tenemos nosotros para impedirles que vengan a Europa y si fuéramos nosotros los que fuéramos en la patera, que pasaría, sería diferente, que egoístas somos.

Desde luego, las Instituciones Europeas se han cubierto de gloria, en este caso por lo menos, no han hecho nada, no sé si podían haber hecho más, pero ha quedado demostrada su poca fuerza a la hora de tomar decisiones. Me da la sensación que tenemos miedo a perder lo poco que tenemos que van a venir estos negritos, blanquitos o azulitos, nos van a quitar nuestros trabajos, se van a llevar todas las subvenciones y va a haber más inseguridad. Que cobardes que somos y si fuera al revés que diríamos. No me lo puedo creer, nos hemos convertido en unos desalmados, no tenemos sentimientos, se nos ha endurecido el corazón, por favor que son personas que sufren, que respiran que quieren vivir.

gdy212-europe-migrants-081_10383303_20190816190835.jpg

Cuando me planteé, escribir sobre este tema todavía el barco estaba anclado cerca de Lampedusa y hoy me entero que ya han sido liberados por una intervención judicial, la fiscalía italiana se personó en el barco para ver en situ las condiciones higiénico sanitarias en que se encontraban y ante esta situación lamentable, la Autoridad Judicial ha secuestrado el barco, que lo tiene como en cuarentena y los inmigrantes están en un centro de acogida en la isla italiana de Lampedusa y cuando pasen unas cuarenta y ocho horas se repartirán entre los países que se han ofrecidos a recibirlos, creo que España es uno de ellos y quiero recordar que nos corresponden quince, como si fuera una tómbola, que pena.

Parece que por lo menos este drama ha terminado, ahora nos toca el siguiente, esto se lleva repitiendo tiempo y seguirá repitiendo hasta que esas personas puedan vivir en sus países, porque por muchas alambradas y mares que haya de por medio seguirán viniendo, habrá mafias que trafiquen y se enriquezcan con ellos, si, con la carne humana con su sufrimiento e ilusiones y gobiernos que miren para otro lado.

También me entero que el gobierno de España ha mandado un buque de la armada para recogerlos y que, aunque ya no hace falta va de camino para lo que pueda suceder, la verdad no sé si es para recogerlos o para intentar demostrar que ha hecho algo.

Lo del Gobierno Italiano y lo del Salvini, eso no tiene nombre, menudo personaje, no quiero entrar mucho que se me estremece el corazón, ese por llamarlo de alguna forma tendrá familia, que pena que me dan. En fin, España sus políticos y la Unión Europea no se quedan atrás, palabras solo palabras, que están haciendo todo lo que pueden y en eso se queda todo. En fin, una vergüenza y un sin querer, haciendo o mejor no haciendo.

Una noticia en EL ESPAÑOL relacionado con lo escrito y que me llamó poderosamente la atención, el propietario del Open Arms Óscar Camps activista pro-derechos humanos, en un artículo extenso relata toda su trayectoria empresarial y los problemas laborales con sus trabajadores.

Dejo el enlace debajo para el que esté interesado que lo lea…

https://www.elespanol.com/reportajes/20190818/desmontando-oscar-camps-open-arms-migrantes-empleados/422208070_0.html

El titular es de lo más llamativo: “Desmontando a Óscar Camps: el dueño del Open Arms salva inmigrantes, pero abandona a sus empleados”

“Huelgas indefinidas, condenas por vulneración de los derechos laborales y acusaciones por las condiciones laborales en su empresa de socorrismo planean sobre el activista”.

En el 2016 fue nombrado Catalán del año por su labor humanitaria en el salvamento de inmigrantes, este personaje tiene empresas de socorrismo y sus empleados le denuncian y se ponen de huelga indefinida por jornadas inacabables, salarios vergonzosos, horas que exceden de las fijadas en los convenios, en definitiva que tenía a sus trabajadores en unas condiciones precarias, se le acusa también de fraude en la contratación, persecución sindical encima de todo no asiste a los juicios, bueno, un perla .

Screenshot_20190823-081543.png

Lo que no logro entender como una persona que se dedica a la acción humanitaria puede tratar así a sus trabajadores, primero tenemos que limpiar nuestra casa y luego ya nos ocuparemos del resto, quitando que lo cortés no quita lo valiente, no tiene nada que ver una cosa con la otra, lo que está haciendo en el Mediterráneo es digno de admiración y de respeto, pero en la parte del debe, en su lado oscuro las condiciones laborales que tiene a sus trabajadores, eso no tiene nombre, según la información del EL ESPAÑOL en 2015 se quita de en medio de la empresa de socorrismo, pero dicen sus empleados que sigue en la sombra mandando.

Las informaciones que se ofrecen siempre son sesgadas y las verdades a medias según las cuenten, los cierto que ha sido condenado en los tribunales según este artículo.

Cada cual que saque sus propias conclusiones, tiene un lado mediático de labor humanitaria y un lado oscuro de empresario negrero con sus trabajadores, de héroe a villano. Yo personalmente no lo entiendo, solo lo quería exponer y me imagino que cada uno tendremos nuestra propia opinión.

También quiero deciros que tenía la entrada escrita y cuando he ido a publicarla se me había borrado la mitad, da rabia, no sabía si seguir o dejarlo, pero como ya había decidido escribirla la he vuelto a reescribir, por esta gente, no sé si mejor o peor, pero creo que la idea que quería trasmitir la he seguido manteniendo. Espero que estas crisis humanitarias sirvan para darnos cuenta de que hay gente como nosotros que lo está pasando mal y quedarse sentado en el sofá mirando la tele no es una opción, debemos de contribuir con lo que podamos para que nuestros gobiernos tomen medidas o por lo menos que lo intenten.

Screenshot_20190823-081354.png