Fútbol

Mi hijo lleva tiempo diciéndome que escribiera un post sobre el fútbol y yo siempre le contestaba: “que lo que lo escribiera él, que es él al que le  encanta y lo siente con verdadera pasión”. A mi me gusta el fútbol, pero reconozco que no soy un forofo y tampoco me atraía hablar sobre él, me gustan los buenos partidos, del Madrid, del Barsa, de la selección, los mundiales y esas cosas, pero la liga y ver partidos a todas horas, como que no. Ya se me ha pasado el furor. Estuve abonado al Almería cuando estuvo en primera y en segunda durante unos años, la novedad estuvo bien, pero al final termine cansado y sin ilusión, que le vamos a hacer.

En esta semana ha habido Champions league, es una competición Europea donde juegan los mejores equipos de las diferentes ligas  de los países de  Europa. En ese momento se estaban jugando los cuartos de final, se enfrentan los ocho mejores equipos y entre ellos están dos equipos Españoles, (perdón había tres, el otro es el Sevilla) que sin equivocarme, creo que son los dos mejores equipos de Europa  y a sus vez del mundo, me estoy refiriendo al Madrid y al Barsa. En el partido de ida estos dos equipos hacen unos buenos partidos y consiguen unos muy buenos resultados. El Madrid gana 0-3 en el campo de la Juventus y el Barsa 4-1 en su campo contra la Roma. En principio se habían cumplido los pronósticos, dos muy buenos equipos hacian lo que cabía esperar de ellos, hasta ahí todo bien.

Ahora viene la vuelta, y parecía que la eliminatoria iba a ser  fácil, los otros dos equipos atacando, saliendo a por todas y los nuestros aguantando y saliendo al contraataque para hacer goles, pues no. La realidad y la grandeza del fútbol les tenia reservado esos días aciagos, en donde la realidad se impone a lo esperado.

El súper Barsa, que no había perdido ni un solo partido, que se ha gastado un pastón en fichajes, “toma del frasco carrasco”, una lección de humildad, la Roma, seguramente el más flojo de los ocho junto con el Sevilla, salen a comérselos y solo empezar le cuelan un gol y el Barsa de Messi, parecen que no saben jugar y no se reponen del susto hasta el final que el partido termina 3-0 y el Barsa eliminado. La noche oscura del Barsa, esa noche que no sale nada, que el balón pesa más de lo normal y que la cabeza no funciona.

 

Ahora le toca al Madrid de las súper figuras y figurantes, ese equipo hecho a golpe de talonario, pero que a pesar de ello es un equipo. El Madrid es más que un equipo de fútbol es la historia del fútbol y eso se nota, con el solo hecho de ponerse una camiseta con el escudo del Madrid, los futbolistas se los creen y juegan como los mejores, será también que son los mejores. Lo que si me ha demostrado el fútbol, es que lo mejores jugadores no hacen el mejor equipo, un caso palmario es la Argentina de Messi.

 Volviendo al Madrid, después de ganar en el campo de la Juventus 0-3, todo parecía indicar que el partido en el Bernabeu iba a estar chupado…jajaja…me río por no llorar. Cuentan las malas lenguas que Zidane después de la debacle del Barsa, habló personalmente uno por uno con los jugadores del Madrid para que hicieran oreja de lo ocurrido con el Barsa, que se pusieran las pilas, que había que salir a por todas, que no se podían dormir en los laureles. Pues toma, la historia se repite y  lo contentos que estaban algunos Madridistas  con lo ocurrido ayer con el Barsa, les estaban dando la misma medicina, la verdad que se paso mal y pensamos que el Madrid podía caer perfectamente, 0-3 minuto noventa de partido y parece que vamos a entrar en la prorroga; en caso de empate los goles en campo contrario valen dobles, a priori se le estaba poniendo muy bien a la Juventus, habían hecho lo imposible y se iba a obrar el milagro.

En el ultimo minuto del tiempo añadido, allí por el noventa y dos o tres, a falta de un minuto, penalti a favor del Madrid, creo que eso no se puede describir hay que sentirlo, es un estallido de jubilo, (se nota un poco de que equipo soy) como dicen los comentaristas que se me quedo grabado del mundial “Dios existe”. Si Dios existe y ha obrado el milagro, cuando casi toda esperanza había desaparecido, las caras largas y el no entender lo que pasaba, se hizo la luz.

Esto son las grandezas y las miserias de un deporte convertido en negocio, donde los futbolistas son héroes y obradores de milagros, que hacen deleitar a sus aficionados, aunque sea todo por la pasta, los han endiosados y convertidos en ídolos, por darle golpecitos a una pelota. Entiendo que el fútbol es el opio del pueblo o eso se decía antes, así la peña no esta pendiente de lo mal que esta el país, ni de lo que sube la gasolina, ni de na de na…

El fútbol es  arte y tiene magia, ver jugar a Messi o al Barsa de Guardiola o a la selección española del mundial es maravilloso, esos pases milimétricos calculados con una maestría que ni con escuadra y cartabón seriamos capaces de trazarlos, esos pases al hueco que cuando los ves no están y cuando llega la pelota están ahí, eso es arte. Aparte tiene magia, puede pasar de casi todo, la fantasía puede salir de las botas de un jugador y sin saber como obra el milagro. En ocasiones, también es aburrido, tedioso y parece como que no saben jugar.  Después de esos dos días, me he vuelto a enamorar del fútbol, tengo ganas de fútbol, de sufrir y de gritar ¡Viva el fútbol¡ Eso porque paso el Madrid que todo hay que decirlo.