La paciencia

Esta mañana leyendo, me ha venido a la cabeza la paciencia, es una palabra, concepto que me encanta y que tiene un poder mágico, tener paciencia, que virtud, vivimos en una sociedad, donde predominan las prisas, todo lo tenemos que hacer deprisa, si tenemos algo que hacer, lo tenemos que hacer ya, las cosas no pueden esperar, para mí, cada cosa, actividad, o lo que tenga que hacer, tiene su tiempo, no es lo mismo hacer algo con ganas, que por obligación y hacerlo regular o mal, prefiero dejar las cosas pasar y cuando sea el momento hacerlas.

Esto me ha ocasionado algún que otro problema, de posponer cosas, por no sentirme con fuerzas o simplemente dejarlo pasar, por… ¿Quién lo sabe? Soy de lo que piensan y así lo siento, que tengo que hacer las cosas cuando creo que las tengo que hacer, a veces prefiero estar tumbado sin hacer nada, aun sabiendo que tengo cosas pendientes, y otro días ando sin parar solucionando cosas, no todos los días son propicios para hacer cosas,(los idus, romanos), tenemos que tener la paciencia suficiente para saber que todas las cosas no tienen solución instantánea, que hay muchas que no dependen de nosotros y que el tiempo es un factor a tener en cuenta en la resolución de los problemas  y sin embargo, lo olvidamos.

Eso no quita, que en ocasiones tenemos que hacer las cosas por obligación, las hacemos y punto, porque vivimos en un mundo que así nos lo impone. Pero creo que esto no es un tema de paciencia sino de sentido común.

En alguna entrada de mi blog, ya he reflexionado acerca  del tiempo, el motor de nuestra vida, lo que le da valor, nos movemos dentro de él, si no fuera a través del tiempo no entenderíamos nuestra vida. Sin el tiempo, todo ocurriría a la vez, la paciencia determina un poco la duración de nuestro tiempo, saber esperar a que llegue el momento de actuar o de hacer o de no hacer, que virtud.

Está mañana desayunando me ha salido esta pequeña reflexión de la paciencia: “La paciencia no solo es esperar, que lo es, también es esperar con ánimo de saber, que las cosas y los procesos tienen su tiempo y ese querer, es la esperanza, de saber…”

Cuando lo escribí, leí, el principio en otra cita, la paciencia no solo es esperar, claro, es más, eso me ha hecho que pensar, el que espera se desespera, esperar tiene la incertidumbre de no saber, cuál será el resultado o si lo que estamos esperando va a cubrir nuestras expectativas, esa cosa incierta que no nos deja vivir, que no nos deja pensar, que se convierte en un problema imaginario y que seguramente en breves momentos tendremos la certeza de lo que va a ocurrir.

Lo que me sorprende es la capacidad que tiene el tiempo de transformarse ante nuestra paciencia, no es lo mismo estar en casa tumbado a la bartola, sin nada que hacer, en donde el tiempo no importa, porque lo tienes, que cuando estás en la consulta del médico, esperando a que te toque, que te desespera.  Cuando uno está en un coche esperando en un semáforo, o en una caravana, tenemos poco aguante o nada, enseguida nos ponemos nerviosos, a pesar de no tener una prisa excesiva, parece que la vida no se nos va en un momento, en esa espera, de desesperanza, cuan complicado somos con el tiempo, como le gusta a nuestra mente jugar con la vida.

Mi padre me decía: “La paciencia es la madre de la ciencia”. Las cosas no suceden por arte de magia, necesitan unos procesos para que pasen, no podemos imaginar plantar una semilla, y que en ese mismo día germine y así todo en la vida, saber que tenemos que esperar y no desesperar en el intento. El que tiene paciencia conseguirá muchos de sus propósitos, el que persiste ante la adversidad, el que no se detiene ante los problemas, busca soluciones  y continua, sigue su meta.

Por el hecho de esperar, estamos en alerta, preparados para lo que pueda suceder, por eso nos agobia tanto, podemos estar un rato, pero mucho se convierte en una pesadilla.

Ser impaciente puede ser una forma de ser, de comportarse, que  debemos de intentar cambiar, de trabajarnos para ser mejor persona y no morir en el intento.

A veces, las menos, somos demasiados pacientes y hay que saber donde está nuestro límite, sin embargo, por lo general ocurre al revés, el vaso se llena demasiado rápido y esa gota desborda nuestra paciencia.

Desde antigüedad la paciencia es un arte, meditar es tener paciencia, para que tu cuerpo se relaje y no impacientarse con todo lo que nos pasa a nuestro alrededor, disfrutar de nuestra presencia, de nosotros, encontrarnos, saber lo que siento en ese momento, perder la sensación del tiempo, que no sea lineal, que las cosas pasen, solo por su propio sentido, sin importar el porqué, que maravilla, el tiempo cuando deja de ser tiempo.

Una pequeña historia que me ha venido a la cabeza, que no sé, si  tiene que ver o no con la paciencia, aunque creo que todo en la vida tiene algo que ver con la paciencia, esa forma de afrontar la vida que nos determina en nuestro comportamiento. Os cuento, a un sabio Yogui, en los últimos momentos de su existencia, le preguntan, nos puede resumir su vida y contesta: “Error, tras error”. Cuanta sabiduría en tres palabras. Creo que sobran las explicaciones, yo me lo repito muchas veces, así es la vida, darte cuenta de que no somos perfectos, que nos equivocamos, una y muchas veces, rectificamos y seguimos, de eso se trata. Cuantas veces he vuelto a empezar, creyendo que esta sería la última…

Diario del coronavirus. Parte XVII

Llevo tiempo sin escribir este diario, un poco cansado de malas noticias, como que no hay vida ni antes ni después de la pandemia, el noventa por ciento de las noticias están relacionadas con el dichoso virus, que no nos deja vivir, que nos acorrala, que está por todos sitios, que lo tenemos a la vuelta de la esquina acosándonos, él no descansa, nos busca la vueltas y cuando más relajados estamos, nos asusta.

Lo que viene a continuación, lo escribí hace una dos semanas y quizás por pereza, o lo que sea, no lo publiqué, hoy estaba pensando en el diario y, me he puesto a releer lo escrito, lo iba a borrar, para  qué. Mi estado de ánimo en ese momento era mejor que ahora, hoy estoy desilusionado con los acontecimiento, la evolución de la pandemia, de cómo  nos estamos comportando, y no lo entiendo, si estamos haciendo las cosas bien, como el virus nos esta ganado, en fin, dejo escrito lo que escribí, y luego comento un poco las cosas de ahora.

“Me encontraba un poco perdido, no seguía las noticias, lo que pillaba, era de refilón, lo que oía por ahí, sin prestar atención, parecía que ya estábamos en la normalidad,  esa cosa rara, no me preocupaba, esta mañana estaba desvelado y he puesto la radio en las noticias todo eran situaciones alarmantes de contagios y rebrotes de coronavirus, sabía que había rebrotes, y que la incidencia hospitalaria era baja, que son los centros de salud los que se encargan de hacer las pruebas a los contactos de los contagiados, y hasta aquí puedo leer…

El panorama me ha dejado desolado, en principio la mayoría de los rebrotes procedían del ocio nocturno, y la incidencia por grupo de edad era de 35 años, con un 60% de casos asintomáticos, en unos días, se ha pasado a 45 años y un 50% de  asintomáticos, con estos datos vemos que la epidemia va cambiando y que empieza a ser preocupante…

Me llegan informaciones variadas, de qué, la carga viral es menor, entiendo que si te contagias tienes menos posibilidades de ponerte muy malito, el virus es más flojo, ya no sé si es por el calor  o por la trayectoria propia del virus. Por otro lado, noticia negativa, los contagios diarios está sobrepasando  la cifra psicológica de los mil, que pena…

Lo científicos y entendidos están hablando de una segunda ola, que nos está ahogando sin darnos cuenta, es silenciosa y como no le pongamos remedio, se puede convertir en un tsunami, en fin, creo que ya estamos en ello, esto es más largo de lo nos creíamos y más,  que se nos va a hacer.

Me parece impropio, demonizar al ocio nocturno, hay muchas familias que viven de ello y que se están jugando su pan de cada día, lo que pasa, que su clientela es joven en su mayoría, y qué: Primero, tienen menos miedo a contraer la enfermedad, creo que ninguno, se piensan que esto no va con ellos, que son inmortales, lo sabemos, todos hemos sido jóvenes. Segundo, cuando se toman dos copas se olvidan de los vivos y empiezan a confraternizar.

El ocio nocturno, discotecas, pubs, salas de fiestas, bares… se han convertido en el enemigo público número uno, no tienen la culpa de todos los males, ahora, quieren poner un sistema de rastreo por código QR, todos los que accedan a las discotecas, tanto a la entrada como a la salida, si hay algún contagiado con esta medida se sabe la gente que se ha relacionado con el individuo cero, sí, eso  está muy bien, pero si los jóvenes no tomas las medidas higiénico sanitarias no hacemos nada.

Lo cierto, que estos jóvenes, viven por lo general con sus familias, padres y van a visitar a sus abuelos, total, que no viven en una burbuja aislados, que se relacionan, aunque no lo hagan por ellos, lo tienen que hacer por sus familiares, tenemos que ser sensatos.

En Bélgica, ha habido una conmoción ha muerto una niña de tres años, como consecuencia del coronavirus, con mayor o menor incidencia, esta enfermedad ataca a todos y no sabemos a quién  le va a caer el premio gordo de la lotería, por eso debemos de ser conscientes, de que podemos ya no contagiarnos, que sí, pero peor, ser nosotros lo que contagiemos a otros, en nuestra responsabilidad y que grande.

Con lo poco que he salido, algún día a la playa, que hay gente, pero debo de decir que todos muy concienciados, con su mascarilla y respetando las distancia, lo único, que cuando vemos aparecer a gente por el horizonte con sus sillas y sombrillas nos quedamos todos pendientes, observando, para ver donde se van a poner el huevo, para que se alejen lo suficiente y no te coman tu espacio. En cuanto, a bares puedo decir que solo he salido a terrazas, y bien, separadas, todo muy limpio y la verdad, que me he sentido seguro”.

Hasta aquí, lo que escribí, ahora están las cosas, mucho, mucho peor, no voy a entrar en cifras, ni en contar que nos estamos enfrentado a una enfermedad, que no se relaja y por tanto nosotros debemos, también  estar en continuo estado de alerta y no bajar la guardia.

Como pasa el tiempo, que carrera contra la locura que supone estar presente en la vida, queramos o no, estamos metidos en esta partida, que no hay ganadores, solo es una carrera de fondo, que a veces se nos olvida, que esto no es real, que solo es la vida, ese juego que nos envuelve y nos hace ver que los perdedores y ganadores somos los mismos, que es la vida, la que al final pone a cada uno en su sitio y nos va enseñando cual él es camino a seguir, nos marca la dirección. Nos creemos que somos nosotros los que la elegimos y nos hace ver que somos libres, pero la realidad es diferente, siempre nos está enseñando, y hasta en los peores momentos no quiere decir algo, y nosotros la ignoramos, no la hacemos caso.

En estos momentos complicados, debemos de actuar con sentido común y seguir los consejos que nos dicten las autoridades sanitarias, esto se está desmadrando y no somos conscientes, o mejor no queremos ver la situación real y, no queremos volver a estar confinados y queremos seguir viviendo.

La felicidad

Esta mañana me he levantado dándole vuelta a la frase “la felicidad está sobrevalorada”, ya lo había escuchado, esto viene de otra conversación que tuve, de qué, la felicidad es más bien un concepto abstracto, nos empeñamos en intentar alcanzarla y claro está, no lo conseguimos o solo conseguimos pequeños momentos.

Pero, ¿qué es la felicidad?, ¿un estado continuo de alegría?, ¿un estar contento que se prolonga en el tiempo? Todos de alguna forma anhelamos o queremos ser felices y quién diga lo contrario miente como un bellaco. Creo que hay momentos felices e infelices y que ambos forman parte de la felicidad, que sería la felicidad sin su parte contraria, no existiría.

Ya he mencionado en alguna ocasión, la novela, “Un mundo feliz” de Aldous Huxley, donde todos eran felices, se les daba su ración de “soma”, la droga de la felicidad, el mana de la vida, pero claro, había un problema, algunas personas se preguntaban por el sentido de la vida, tiene que haber algo más.

Qué pregunta, ¿el sentido de la vida es ser feliz?, o mejor, ¿hacer que otros sean felices?, ¿qué produce más felicidad, mi propia felicidad o la de los demás?, sigo en esa búsqueda, otros buscan el arca perdido, o la sangre de Cristo y yo la felicidad…

Hay otra palabra o concepto que me gusta y que mueve el mundo, la ilusión, cuando hacemos las cosas con ilusión, el mundo se para, el reloj del tiempo se detiene y solo estamos nosotros, ilusionarse, qué bonito.

Las ilusiones y los sueños, son la cuerda que tira del  mundo, que hace que esto funcione, sin embargo, tiene un pero, ¿querer ser feliz en un futuro?, solo puedo ser feliz en este momento presente, ahora mismo, en lo que estoy escribiendo, en la libertad de escribir, de expresarme, de decir, de hablaros letras pensadas, que se traducen en las palabras escritas.

Tener un propósito de vida, viviendo el presente, como si no hubiera un mañana y menos un futuro. A veces, mi felicidad no depende de mí, depende de la felicidad de los demás. Conclusión: Vive y deja vivir, y que tú vivir sea vida para los demás.

Nuestro egoísmo, es nuestro gran problema, hace que no podamos ser felices, queremos más de lo que tenemos, no estamos conformes con nada, anhelamos otras cosas, ese saco que  no tiene fondo, que se ha roto, el ego nos hace inconformista, que de alguna forma nos da vida, pero nos hace infelices.

“No es más feliz, él que más tiene, sino el que menos necesita” Ese querer sin límites, siempre quieres eso que no tienes, quiere lo que tienes y sé feliz.

Hay una canción de Sabina que me lleva tiempo resonando en la cabeza, que no me la puedo quitar, “Oiga Doctor”

Oiga, doctor

Devuélvame mi depresión

¿No ve que los amigos se apartan de mí?

Dicen que no se puede consentir

Esa sonrisa idiota…

La melancolía, estados tristes a veces sin motivos, sin  embargo tienen un motivo, hacernos preguntas y plantearnos cosas, reflexionar, saber que la vida no es un estado continuo de felicidad, que la amargura también es vida, es estar vivo, tener sentimientos, preocuparnos… Si tenemos esa sonrisa idiota, vivimos alejados del ruido de la vida, no comprendemos el sufrimiento, no sabemos lo que es la pena, uffff… territorio prohibido, ya tenemos las cosas mal, con el dichoso coronavirus y lo rebrotes, para que me ponga tristón.

Dejo el enlace de la canción, merece  la pena escucharla y prestarle atención  a la letra, tiene su punto, espero que os guste…