La paciencia

Esta mañana leyendo, me ha venido a la cabeza la paciencia, es una palabra, concepto que me encanta y que tiene un poder mágico, tener paciencia, que virtud, vivimos en una sociedad, donde predominan las prisas, todo lo tenemos que hacer deprisa, si tenemos algo que hacer, lo tenemos que hacer ya, las cosas no pueden esperar, para mí, cada cosa, actividad, o lo que tenga que hacer, tiene su tiempo, no es lo mismo hacer algo con ganas, que por obligación y hacerlo regular o mal, prefiero dejar las cosas pasar y cuando sea el momento hacerlas.

Esto me ha ocasionado algún que otro problema, de posponer cosas, por no sentirme con fuerzas o simplemente dejarlo pasar, por… ¿Quién lo sabe? Soy de lo que piensan y así lo siento, que tengo que hacer las cosas cuando creo que las tengo que hacer, a veces prefiero estar tumbado sin hacer nada, aun sabiendo que tengo cosas pendientes, y otro días ando sin parar solucionando cosas, no todos los días son propicios para hacer cosas,(los idus, romanos), tenemos que tener la paciencia suficiente para saber que todas las cosas no tienen solución instantánea, que hay muchas que no dependen de nosotros y que el tiempo es un factor a tener en cuenta en la resolución de los problemas  y sin embargo, lo olvidamos.

Eso no quita, que en ocasiones tenemos que hacer las cosas por obligación, las hacemos y punto, porque vivimos en un mundo que así nos lo impone. Pero creo que esto no es un tema de paciencia sino de sentido común.

En alguna entrada de mi blog, ya he reflexionado acerca  del tiempo, el motor de nuestra vida, lo que le da valor, nos movemos dentro de él, si no fuera a través del tiempo no entenderíamos nuestra vida. Sin el tiempo, todo ocurriría a la vez, la paciencia determina un poco la duración de nuestro tiempo, saber esperar a que llegue el momento de actuar o de hacer o de no hacer, que virtud.

Está mañana desayunando me ha salido esta pequeña reflexión de la paciencia: “La paciencia no solo es esperar, que lo es, también es esperar con ánimo de saber, que las cosas y los procesos tienen su tiempo y ese querer, es la esperanza, de saber…”

Cuando lo escribí, leí, el principio en otra cita, la paciencia no solo es esperar, claro, es más, eso me ha hecho que pensar, el que espera se desespera, esperar tiene la incertidumbre de no saber, cuál será el resultado o si lo que estamos esperando va a cubrir nuestras expectativas, esa cosa incierta que no nos deja vivir, que no nos deja pensar, que se convierte en un problema imaginario y que seguramente en breves momentos tendremos la certeza de lo que va a ocurrir.

Lo que me sorprende es la capacidad que tiene el tiempo de transformarse ante nuestra paciencia, no es lo mismo estar en casa tumbado a la bartola, sin nada que hacer, en donde el tiempo no importa, porque lo tienes, que cuando estás en la consulta del médico, esperando a que te toque, que te desespera.  Cuando uno está en un coche esperando en un semáforo, o en una caravana, tenemos poco aguante o nada, enseguida nos ponemos nerviosos, a pesar de no tener una prisa excesiva, parece que la vida no se nos va en un momento, en esa espera, de desesperanza, cuan complicado somos con el tiempo, como le gusta a nuestra mente jugar con la vida.

Mi padre me decía: “La paciencia es la madre de la ciencia”. Las cosas no suceden por arte de magia, necesitan unos procesos para que pasen, no podemos imaginar plantar una semilla, y que en ese mismo día germine y así todo en la vida, saber que tenemos que esperar y no desesperar en el intento. El que tiene paciencia conseguirá muchos de sus propósitos, el que persiste ante la adversidad, el que no se detiene ante los problemas, busca soluciones  y continua, sigue su meta.

Por el hecho de esperar, estamos en alerta, preparados para lo que pueda suceder, por eso nos agobia tanto, podemos estar un rato, pero mucho se convierte en una pesadilla.

Ser impaciente puede ser una forma de ser, de comportarse, que  debemos de intentar cambiar, de trabajarnos para ser mejor persona y no morir en el intento.

A veces, las menos, somos demasiados pacientes y hay que saber donde está nuestro límite, sin embargo, por lo general ocurre al revés, el vaso se llena demasiado rápido y esa gota desborda nuestra paciencia.

Desde antigüedad la paciencia es un arte, meditar es tener paciencia, para que tu cuerpo se relaje y no impacientarse con todo lo que nos pasa a nuestro alrededor, disfrutar de nuestra presencia, de nosotros, encontrarnos, saber lo que siento en ese momento, perder la sensación del tiempo, que no sea lineal, que las cosas pasen, solo por su propio sentido, sin importar el porqué, que maravilla, el tiempo cuando deja de ser tiempo.

Una pequeña historia que me ha venido a la cabeza, que no sé, si  tiene que ver o no con la paciencia, aunque creo que todo en la vida tiene algo que ver con la paciencia, esa forma de afrontar la vida que nos determina en nuestro comportamiento. Os cuento, a un sabio Yogui, en los últimos momentos de su existencia, le preguntan, nos puede resumir su vida y contesta: “Error, tras error”. Cuanta sabiduría en tres palabras. Creo que sobran las explicaciones, yo me lo repito muchas veces, así es la vida, darte cuenta de que no somos perfectos, que nos equivocamos, una y muchas veces, rectificamos y seguimos, de eso se trata. Cuantas veces he vuelto a empezar, creyendo que esta sería la última…

Necesitamos tantas cosas

Ayer por la tarde me encontraba  dando una vuelta por el Paseo Marítimo y observé a una pareja de mediana edad tirando para la tercera pero de buen ver, bien conservados y de agradable presencia estaban  delante de una de la fuentes de las que  se puede beber agua, estaban mirando el grifo y viendo como se  derramaba el agua y  no sabían que hacer, yo ni corto ni perezoso me puse a beber y a beber para que no se desperdiciara, llegó un momento que ya no me entraba más y empecé a tirar del pulsador para fuera como un poseso y nada que no se cortaba y en esos menesteres empezamos a hablar, al final después de tirar y tirar del pulsador este paró como por arte de magia, con un tiempo más que prudencial no para beber agua sino para reventar e hincharte para una semana, una pena esa agua perdida .

Les empecé a dar la tabarra con lo importante que es el agua, que es un bien escaso, que no le damos importancia porque abrimos un grifo y sale, si tuviéramos que hacer kilómetros en busca de ella otro gallo nos cantaría, que desperdiciamos mucha agua en la duchas o cuando nos lavamos los dientes y en casi todo los actos de nuestra vida. Que realmente no tenemos conciencia que es un bien escaso, limitado y que dentro de un tiempo nos acordaremos de como la hemos malgastado y desperdiciado, que tienen que venir más generaciones detrás nuestra que tenemos que ser solidarios, en fin me salió mi vena ecologista.   

Otro hecho que me tiene obsesionando es  la reutilización de las cosas que nos sobran o que no necesitamos, esta mañana he cambiado un cuentakilómetros de la bici y el viejo que funcionaba pero que me costaba ponerlo a cero. Lo he cogido y cuando he ido al Súper lo he dejado en el poyete de la entrada, lo he depositado con mucho disimulo, cuando he salido a los diez minutos ya no estaba, alguien se lo ha encontrado y seguro que le ha hecho ilusión, o por lo menos eso creo. Lo que espero que tenga bici, si no para qué.

Esto mismo lo he hecho con libros y con gafas de sol de la bici, cuando están un poco rayadas, es un tema que me gusta dejar cosas por ahí y que la gente se las lleve.

En otra ocasión llevaba un juego de sartenes para tirar, estaban bien pero cuando pierden un poco el antiadherente las cambio, una manía como otra, y pensaba dejarlas encima del contenedor de la basura, pero como iba con mis pensamientos, las tiré sin darme cuenta y a la misma vez una señora me dice que si se las puedo dar, ya las había tirado, ¡¡¡vaya¡¡¡  Pues nada me puse a buscarlas en el contenedor de la basura, me metí medio cuerpo y se las rescaté a la mujer, que subidón.

Donar las cosas que no necesitamos y las pueden utilizar otros es saludable te hace sentir bien, despejas sitio en tu casa, ropa, muebles, libros, pequeños electrodomésticos…

Leyendo un artículo del Profesor de Sostenibilidad Luis Seguí, la pregunta clave es: ¿Necesitamos tantas cosas? Es cierto necesitamos tantas cosas para vivir, ¿Seriamos más felices con menos cosas? Seguro que sí, y ¿Por qué no paramos de comprar cosas? ¿Qué nos determina o nos condiciona a comprar cosas que no necesitamos? Me parece que son muchas preguntas. Es esta sociedad de consumo que nos bombardean con sus productos  a querer parecernos a los modelos publicistas y que creemos que con esas cosas tan monas vamos a ser más felices y guapos. Me estoy saliendo, esto viene por el tema de la economía circular, es un modelo económico que funciona a la inversa del consumismo. El consumismo consiste en la producción de bienes, lo consumismos y lo desechamos, la economía circular es un paso más en esta cadena, los bienes que no necesitamos los volvemos a introducir en la cadena de uso y así evitamos volver a consumir energía para producir ese bien.

Antiguamente cuando comprábamos cualquier bien, por ejemplo una lavadora, esta era eterna, si se rompía,  la arreglábamos y así hasta el infinito; ahora compramos otra y entra en juego una palabra que me gusta obsolescencia, la durabilidad de determinadas bienes, se fabrican con materias primas de baja calidad y su tiempo de vida está programado, esto así en palabra llanas y sencillas o por lo menos así lo entiendo, debemos de consumir para que la economía siga produciendo, vendiendo, comprando… Llámese economía de mercado.

Reciclar, esta palabra me gusta más todavía, le damos vida a determinadas materias primas, pero debemos de hacer más “por la Madre Tierra que nos vio nacer”, letra de Macaco, tenemos que ayudarla, somos sus herederos. En esta entrevista se comenta que reciclar: por ejemplo el vidrio y en concreto las botellas, cuando las tiramos al contenedor y caen se rompen,  necesitamos energía para volver a crear otra botella, vale, tenemos la materia prima, pero seguimos gastando energía, debemos de hacer más. En Alemania esa botella se reutiliza y está en el sistema durante diez vueltas, lo que hacíamos antiguamente, con los cascos de las Caseras, cuando íbamos a comprarlas nos cobraban el envase y posteriormente nos lo devolvían, parece una forma útil de reciclar, debemos de ser racionales y reutilizar las cosas. 

Las bolsas de plástico es otro desacierto y solo nos acordamos de ellas cuando vemos las islas de plásticos en los mares, nos creemos que por cobrar cinco céntimos solucionamos el problema, que va, sirve de poco, lo correcto sería prohibirlas y prohibir todo los embalajes de plásticos, hay bolsas de papel o idear otro sistema de envasado mas ecológico, he leído algo de bolsas hechas con patatas. En esto hay que ser valientes y tomar decisiones, ya está bien.

Hay un movimiento, ¿Qué no sé si lo conocéis? “Zero Waste” o “residuo cero” que consiste en intentar crear lo menos residuos posibles, en hacer cero basura.  El problema está en la cantidad de basura que generamos y creamos esos grandes basureros, que no podemos reutilizar que los vemos en las teles kilómetros y kilómetros de basuras. Las creadoras de este movimiento nos proponen las siguientes reglas:

  1. Rechaza: Dí no, a lo que no necesitas. Si no compramos, no entran en nuestra vida, no nos harán falta los pasos siguientes.
  2. Reduce: Compramos muchas cosas que ya tenemos, piensa cuando compres algo. ¿De verdad te hace falta?
  3. Reutiliza: Vivimos en el mundo de usar y tirar. Búscale otra utilidad a las cosas y sobre todo arreglarlas. Dales vida.
  4. Recicla: Si ya no lo le puedes dar más vida a un objeto, recíclalo de la mejor forma posible.
  5. Haz compost: Sí puedes dale más vida a la materia orgánica, desvuélvele a la madre tierra lo que nos ha dado.

 

Es importante seguir estas reglas básicas en este orden, ya que si cumplimos una ya no necesitamos las demás. Sencillo y mágico.

Tenemos que tomar conciencia que nuestro mundo es finito y tenemos que cuidarlo y no ya por nosotros, que sí,  también por lo que vienen detrás esas generaciones que no se merecen encontrar a la Madre  Tierra desierta de vegetación, y esos animales, insectos y aves, que les estamos destrozando su hábitat a base de nuestra expansión, somos como una plaga. Todavía estamos a tiempo de ser solidarios y afrontar nuestra realidad siendo generosos y aportando nuestro pequeño grano de arena a crear un mundo más  sostenible y natural.

 

 

 

La siesta

Eso que pasa cuando después de comer, te recuestas un poco en el sofá y te quedas transpuesto. Es como un elixir narcotizante que se apodera de ti, de forma lenta y progresiva, vas entrando en el mundo onírico, sin escapar del mundo de los vivos; la fuerza te abandona, las palabras las escuchas en otra dimensión, ya estas en el modo siesta y no te has enterado.

Cuando era pequeño odiaba la siesta, mi Padre era de siesta diaria, de pijama y el Mua y sus hermanos no podíamos hacer ruido, teníamos que estar calladitos, que si no se despertaba el Papi y repartía estopa. Nuestros juegos siempre terminaban en algún grito ¡¡Ya la hemos liado¡¡

Me dije a mi mismo que nunca me echaría la siesta, que era una perdida de tiempo y así estuve un tiempo, pero claro vamos cumpliendo años y lo que pasa; ahora no puedo vivir sin ella, ¡¡qué cosas tiene la vida¡¡ No digas de esta agua no beberé. Qué es pecado y se termina cumpliendo.

En los sueños, cuando dormimos, hay cinco fases por las que tenemos que pasar, cuatro de sueño lento NO REM y una de REM (movimiento ocular rápido). La fase uno y dos es un sueño ligero y ese es el bueno para la siesta es reparador, creo que de veinte a treinta minutos a partir de los cuarenta malo; las otras tres fases son de sueño profundo de relajación total de los músculos, de desconexión total exterior, si nos despertamos en una de esta fases nos sentimos cansados y confusos. Estos ciclos duran sobre dos horas; si los repetimos dos, tres y hasta cuatro veces durante la noche, genial, nos levantamos con ganas de comernos el mundo.

El sueño es necesario para  la vida mantener el equilibrio físico y mental, sin dormir nos moriríamos, difícilmente aguantaríamos más de diez días. Los síntomas: visión borrosa, dolor muscular, ansiedad, alucinaciones y más y más.

Esa primera parte es muy reparadora, se te enfría el cerebro y después de esa cabezaa, no más de treinta minutos, por favor, estás listo para afrontar lo que quieras, has cargado las pilas, si te pasas malo…

Es un placer, no sé si el más, creo que no, pero ahí esta, a veces es tan necesario como el respirar, te hace sentirte bien y solamente con ese ratito tú tarde cambia.

Hemos exportado algo a Japón, la siesta, aunque allí lo llaman “Inemuri” que seria dormir despiertos, dormitan por el metro, en sus propios lugares de trabajo, encima de su escritorio, y  no está mal visto. En algunas empresas han dedicado una sala dedicada a nuestra siesta, con luz tenue, música relajante y a dormir la siesta, es el momento zen de la siesta. Que listos son estos Japos.

Hasta creo que tenía que ser obligatorio ¡¡Después de comer no se puede trabajar¡¡ Qué venga Dios y lo diga.

La siesta empieza a ser un negocio  rentable, los “Siestódromos” nos ofrecen un lugar para echar un cabezaa. Estos lugares ya existen en Nueva York, Londres, Paris, Tokio y ahora llega a Madrid. Sobre todo para la gente que no puede volver a su casa al medio día, ahí tienes el sitio para dormir la siesta. Me parece una apuesta genial.

La siesta de pijama y orinal de Camilo José Cela, esa ya es un siesta con un par… me parece excesiva, pero en ocasiones cuando no has dormido bien por la noche o no has podido… a deleitarse de la siesta.

Bueno chicos a disfrutar de la siesta a dejarnos confundir por su hechizo y ha convertirnos  en adictos a esos pequeños momentos que nos iluminan y nos hacen felices. La siesta si breve dos veces buena.

 

 

Las Golondrinas

El 06/06/17 escribí un pequeño comentario de unas golondrinas que repetidamente chocaban contra el cristal de la ventana de mi comedor, vivo en un tercero y no tengo ningún edificio en frente, pueden volar alegremente, fue mi Hijo quién me dijo: aquí pasaban cosas raras –Papa las golondrinas  no paran de chocar, el eje de los polos ha cambiado- No me quiero alagar trascribo lo que escribí:

 

“El vuelo acrobático de las golondrinas. Vuelan de forma compulsiva, suben hasta una altura considerable y descienden en caída libre, en pleno descenso empiezan a hacer quiebros y acrobacias. Las ventanas del comedor  de mi casa están pagando sus piruetas, chocan de forma brusca contra el cristal, ¿No sé porqué pasa esto? Quizás era una zona antigua  de vuelo; hay un reflejo del sol que las deslumbra, lo desconozco. Pero esto está pasando hace ya unos días y no días aislados, si no casi todos días. Tampoco sé, si es la misma o son diferentes golondrinas, pero sí, es un hecho anormal chocarse contra un cristal.

Al principio creíamos que iban buscando nidos o bien para hacerlos  o porque hubiera uno anteriormente, pero lo descarto, nunca hemos tenido nidos, hemos visto como chocan voluntariamente y repetidamente.

Puede ser por lo cambios de presión, por la humedad y la mayoría de los vuelos son cuando ya esta totalmente amanecido por las mañanas”.

 

 En ese momento no encontré la respuesta que me satisficiera, hace unos días una amiga me manda este enlace:

http://www.lavanguardia.com/natural/20180319/441565181538/ecogallego-cuidar-nidos-golondrinas-metodo-natural-prevencion-mosquitos.html

Resumo a grandes rasgos el artículo, a pesar que, recomiendo leerlo: Esta publicado en La Vanguardia. Insecticidas naturales. Si no quieres que te coman los mosquitos ayuda a las golondrinas. Una golondrina puede llegar a consumir sobre 850 moscas y mosquitos al día, si tenemos un nido lo multiplicamos por dos 1700. No existe insecticida ecológico  más eficiente. En los enclaves rurales, los lugareños lo saben bien y los cuidan. ¿Qué pasa en las ciudades? Sencillamente  molestan, desconocemos si sirven para algo. Estos nidos y las golondrinas están protegidos y tenemos que cuidarlos. Proteger a las aves insectívoras es una de las mejores formas de lucha contra la plaga de insectos.

En este artículo vienen los organismos que  nos tenemos que poner en contacto para mantener estos nidos y que no sean molestos, ahora es el momento de su reproducción. Bueno, él que este interesado que lo lea y así contribuirá a hacer nuestro entorno mas natural y a ser honesto con este lugar llamado Tierra.

Se trata de un ave migratoria y en estas fechas, en primavera, nos visita y se queda con nosotros los meses calidos. Esta especie se encuentra amenazada y desde el 2014 esta protegida; el uso de pesticidas y otros químicos  en el campo, le afecta a su capacidad reproductora y también la eliminación de su principal alimentos, los insectos.  Su método de captura consiste en vuelos acrobáticos de persecución, creo que ahora ya si puedo decir que: esos vuelos tan llamativos están relacionado con su forma de alimentación.

Me viene a mi cabeza cuántica el verso conocido de Bécquer, “Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos colgar…” Como no las cuidemos, lo llevamos claro.

Volviendo a sus vuelos acrobáticos y sus golpes contra mis ventanas, ahora creo que la respuesta más razonable es que: dependiendo de las bolsas de mosquitos que  encuentren en sus vuelos, abren sus fauces y los van devorando a golpe de pirueta.  Tampoco es que este seguro de que este sea el motivo de sus vuelos, o ese es uno más, es por buscar una respuesta; sí alguien sabe otra, por favor que me la diga o bien por aquí en el blog o en el Whasat o por el medio que quiera. Por una cosa tan simple o no, llevo dándole vueltas casi un año

Pero, que explicación tiene que choquen contra mi ventana, ¿Por qué los mosquitos se deslumbran o se reflejan o se dirigen hacía  el cristal de mi ventana simplemente por  huir de las golondrinas? Y las golondrinas en su afán persecutorio se chocan, ya que no tienen capacidad de quiebro. Sigo sin saber exactamente el motivo, si  estoy prácticamente seguro que sus vuelos se deben a su forma de ir detrás de su alimento, son como aviones, están planeando y cuando encuentran su objetivo se dejan caer hacia ellas. Lo cierto es que sus vuelos son muy llamativos y merece la pena verlas y observarlas en estos días de primavera.

Dos datos curiosos, primero no es de las golondrinas pero si de  los pájaros, según dicen los científicos: son la evolución de los dinosaurios, sus descendientes, eso por que lo dicen ellos, que sino no me lo creo. Segundo,  se pensaba que su orientación en sus vuelos migratorios, se debía a una brújula magnética situada en su cerebro, pero nuevos estudios parecen descartar esta hipótesis y los nuevos experimentos demuestran  que en la retina de sus ojos poseen unas partículas subatómicas, en relación con un estado cuántico que cuando interactúa con el débil magnetismos de la tierra determina su posición. Si son listos estos pájaros.
Lo voy a publicar así, sin estar seguro a qué obedece el choque de las golondrinas contra mi ventana, cuando sepa algo más lo voy añadiendo.

Volar, volar, volar…

 

Las plantas

Las plantas están ahí y no las vemos, forman parte de nuestro entorno, hacen que nuestra vida y nuestra vista sean más agradables, las tenemos tan dentro de nosotros que no las sentimos. Solo las echamos de menos cuando las necesitamos o cuando ocurren catástrofes naturales. Cuando observamos nuestro medio, ese color verde nos hace sentirnos bien, somos verdes nos han dado su vida. Somos como ellas, estamos hechos de la misma materia, de los mismos componentes químicos, estamos en la misma cadena, hemos evolucionado a partir de ellas. El oxigeno que respiramos se lo debemos a ellas, la mayoría de los alimentos que comemos se lo debemos a ellas, muchos de los ropajes que nos ponemos se lo debemos a ellas… somos plantas y no las sentimos.

IMG-20180329-WA0009.jpg

El biólogo Stefano Mancuso nos introduce en la inteligencia de las plantas, así a voz de pronto nos resulta extraño- ¿Sí las plantas no tienen cerebro como van a ser inteligentes? ¿Qué entendemos por inteligencia vegetal? La respuesta es sencilla: la capacidad para resolver los problemas. Las plantas tienen una gran necesidad de adaptarse a su entorno, se juegan su existencia, están ancladas a la tierra y no tienen posibilidad de huir, eso de salir corriendo lo tienen complicado, si viene un animal a comérselas se tienen que hacer las locas, a ver si le toca a otra. En las platas la selección natural y su propia evolución ha sido una necesidad para sobrevivir.

Su adaptación ha sido espectacular, la prueba la tenemos que hay plantas en todos los lugares del mundo, hasta en los lugares mas inhóspitos, tanto por sus temperaturas extremas, como por escasez de agua o abundancia. A mi el desierto y su vegetación me fascinan, como economizan un agua que no hay y como surge la vida. Otro milagro, las plantas nacen entre las grietas de hormigón, en las esquinas de las aceras y en sitios sin tierra, donde las raíces tienen que recorrer un largo camino para encontrar sus nutrientes. Un dato curioso, el 99,7 por ciento de toda la biomasa es vegetal, el reino animal solo suponemos el O,3 por ciento.¿Quienes son los reyes de la creación? La vida es un milagro y la tenemos por todos los sitios en este lugar llamado Tierra y luego invertimos un montón de pasta en buscar vida en otros planetas ¡Abrir los ojos¡ Tenemos vida aquí y no la vemos, no la miramos. ¡Cuidémoslas¡

IMG-20180329-WA0008.jpg

Vamos a la memoria y el aprendizaje de las plantas ¡Vaya si estoy hablando de las plantas¡ ¡Cómo se me ocurre decir estas cosas¡ En un experimento muy sencillo, la mimosa pudica, también llamada sensitiva o vergonzosa porque si la tocas su flor se cierra, se recoge, le da vergüenza, que también existe en el reino vegetal. A esta planta se la dejaba caer diez centímetros y cada vez que esto ocurría, su flor se cerraba, al cabo de unas cuantas repeticiones, la planta sabia que no le pasaba nada y ya no se cerraba; había aprendido (aprendizaje), que ese humano no le quería hacer daño, solo estaba jugando con ella, muy lista la planta. No, nos conformamos con esto, más difícil todavía, cuarenta días después se repite el experimento se la vuelve a dejar caer y para nuestra sorpresa no cierra sus hojas, maravillas del mundo vegetal, ¡las plantas tienen memoria¡ y yo diría qué más que muchos humanos, entre lo que me incluyo. Cuarenta días después…no me acuerdo ni lo que hice ayer.

Vamos a ver como se comunican estos seres maravillosos, cuando son atacadas de alguna forma; liberan unas sustancias químicas volátiles para alertar a sus semejantes, como por ejemplo peligro de insectos. Han desarrollado una percepción más fina para su supervivencia y se comunican por unas señalizaciones que pueden ser: eléctricas, hidráulicas, químicas y vibracionales. La mayoría de estas son defensivas a través de mensajeros químicos, recibidos por receptores celulares de otras generalmente de la misma especie. La cooperación entre especies es muy interesante, en otro experimento, se plantan varias semillas de la misma especie y estas desarrollan pocas raíces y esto ¿Por qué? Porque su fin es la perpetuación de la especie y así dejan espacio para las raíces hermanas. En cambio cuando plantamos especies diferentes, echan raíces mas profundas. Cada cual que saque sus propias conclusiones.

Cuando hablamos de inteligencia siempre lo relacionamos con el cerebro, esto ocurre en el reino animal ¿Y con las plantas? ¿Dónde esta su cerebro? Parece ser que no tienen, ¡vaya sorpresa¡ Pues si, las plantas no tienen órganos, no tienen pulmones, ni corazón, ni na de na… y esto tiene una explicación, sí viniera un animal con mala leche y se comiera un trozo de la planta y diera la casualidad que fuera el corazón, ahí se le terminaría su vida, pues no. Las plantas son más listas y están constantemente rehaciéndose, reconstruyéndose; con un diez por ciento pueden sobrevivir y su inteligencia está repartida por todo su ser. No sé, si en un futuro se determinara, que su inteligencia reside en las raíces, de momento no sé puede asegurar.

IMG-20180329-WA0007.jpg

Otro experimento, a las plantas no les gusta que las toquen ¿Cómo sabemos esto? Plantamos dos habas y durante su crecimiento, a una de ellas la tocamos durante un minuto cada día, al cabo de treinta días, la sobada había crecido mucho menos que la libre de tocamientos. Esto puede ser por el tipo de planta, a lo mejor a otra le gusta y a esa no, quién sabe; bueno el experimento era así, a mi sí me gusta tocar a las plantas. A este respecto creo que a los árboles si les gusta que les toquen su tronco, creo que es una forma de comunicación.

¿Sufren las plantas? Hasta lo que he leído parece ser que no, su fin en muchos casos es alimentar a los animales y la naturaleza las ha dotado de mecanismos para este fin. El termino estrés metabólico será mas apropiado por el cual reparan el daño causado, se regeneran. También digo que dentro de la diversidad de plantas habrá algunas que si sufran, o por lo menos a su manera, por ejemplo las decorativas su fin no es alimentarnos, bueno, un tema complicado.

Qué las plantas sean inteligentes, no ha caído muy bien entre la comunidad científica, la doctrina no es pacifica, me imagino que necesitaran su tiempo para comprender semejante insulto, tendrán que realizar una infinidad de experimentos y no sé, sí así, se lo creerán, es más fácil anclarnos en nuestro creer que los humanos somos la cúspide de la cadena y que estamos por encima del bien y del mal.

La manipulación genética en el reino vegetal para hacer plantas resistentes a las plagas, tema controvertido. Si las plantas son más resistentes, las cosechas son mayores y el producto llega a más gente y sí con esto aplacamos un poco la hambruna. Qué le vamos a hacer. Partiendo de la base que estoy totalmente en contra de alimentos transgénicos, pero en el caso que he expuesto, creo que es de fuerza mayor. La consecuencia de esos alimentos todavía no la sabemos, no tenemos cifras a largo plazo para colaborarlo. Esos plantas transgénicas entran en nuestra cadena alimenticia, no las comemos y realmente no sabemos como nos van afectar, si van altearnos nuestros genes, en fin, el hambre es peor. Debemos de comer vegetales lo mas naturales posibles y de nuestro entorno más cercano, todo lo ecológico es caro, no nos tenemos que obsesionar, los mercadillos y las plazas de abastos son buenos lugares para comprar. Cada uno que coma lo que le apetezca. Fin.

Los sueños

El baúl de los sueños olvidados, el cajón donde van a parar todos los sueños, se van amontonando y muriendo en el olvido.

Esos sueños que están dentro de nosotros, que son nuestros, que nos pertenecen y pronto no serán nada, ni siquiera sueños.

Hay sueños que los olvidamos con la misma rapidez que los soñamos y otros que al despertar los recordamos y queremos seguir soñando.

En los sueños habita la magia, no existen las reglas del mundo físico, podemos volar y desplazarnos a miles de kilómetros con solo soñarlo, existen fantasmas, hadas, brujas y demás especies misteriosas, seres mitológicos, maravillosos, mágicos…

Lo malo de los sueños es que en algún momento tenemos que despertar y volver a esa realidad física de las formas y la materia.

En los sueños somos espíritus y vivimos en el mundo de los espíritus, lo somos todo y nada.

También hay sueños de los que queremos despertar, esos sueños son más reales que la realidad, nos atormentan y nos solemos despertar sobresaltados y justo antes del momento más amargo. Al despertar respiras y te dices: “menos mal que era un sueño”.

Los sueños están en otra dimensión paralela a la nuestra de ver y tocar, existe la dimensión la de los sueños olvidados, donde todos los sueños quieren salir para ser soñados.

Hay sueños repetitivos, tanto buenos como malos, parecen que se repiten mas los malos, son así de caprichosos.

La mayoría de las mañanas no sueño o mejor dicho no me acuerdo lo que he soñado. Cuando me acuerdo intento buscarle una explicación, Ahhh… se me olvidaba que es un sueño y lo sueños no las tienen. Si creo que los sueños nos mandan señales de aviso, otra cosas es que sepamos interpretarlas.

Durante el tiempo del sueño, nuestros pensamientos del día se almacenan en nuestra mente, se ordenan y se guardan. Cuando algo no lo entiende, lo procesa mal y empieza a querer meterlo donde sea, aunque no sea su sitio y ya la hemos liado, pensamiento recurrente y pesado, cuya misión es amargarnos el día.

Creo que lo sueños son una liberación de nuestro prejuicios, ataduras, inseguridades y de todos nuestro problemas…

Soñar es bueno, cuando estoy soñando, me digo: ¿Esto es real o es un sueño? Sé que estoy soñando, pero en el mismo sueño me repito y me repito la pregunta, nunca estoy seguro si es o no un sueño.

A veces hasta en el mundo real me creo que estoy soñando; soñamos despiertos, aunque este es un sueño real y los sueños son irreales, pertenecen a la dimensión de los sueños olvidados, donde no existe ni el bien ni el mal solo los sueños.

Dicen, comentan que los muertos se conectan con nosotros a través de los sueños. Es cierto que soñamos con personas, familiares muertos y los vemos muy vivos y nos hablan y nos cuentan cosas.

Quién dice que la vida no es un gran sueño, soñado y que estamos dentro de otro sueño y este a su vez dentro de otro sueño y así hasta el infinito y más allá.

Soñar y soñar… por favor…

 

 

El destino o el desatino

Las cosas pasan por algo, no sé por qué pasan, pero lo cierto es que pasan.

Cuando echas la mirada hacía atrás y te sitúas en el presente, te preguntas ¿Este era mi futuro? Creo que sí, una vez recorrido el tiempo, ese era nuestro tiempo.

Existe el libre albedrío, estamos determinados, una mezcla de las dos, ninguna, nada. Tenemos libertad para hacer o no hacer. O solo tenemos la sensación que somos libres y ya esta todo dicho.

Según creo… la mayorías de las conductas que adoptamos en nuestra vida vienen determinadas de antemano por el subconsciente, no somos conscientes, esas decisiones que creíamos  meditadas y pensadas, ya estaban tomadas, por no decir las que hacemos sobre la marcha.

Subconsciente, inconsciente, intuición… llámalo como quieras ¿Pero hasta qué punto somos conscientes de lo que hacemos?

Ahora se abre el dilema de lo bueno y de lo malo ¿Qué es bueno y qué es malo? No nos quitaremos toda la responsabilidad de nuestros actos, algo de culpa tendremos. Pero también digo: que gran parte de nuestros actos, los hacemos sin saber que los estamos haciendo, ahí lo dejo, a buen entendedor…

Tenemos una fuerza interior que nos guía, que determina la vida, es una sensación de que tu vida es vivida y tu solo eres el instrumento.

En otras tradiciones, cuando somos almas y estamos en el Bardo, al reencarnarnos, somos nosotros los que elegimos nuestro cuerpo, nuestra familia, la clase de persona que vamos a ser, que vida vamos a llevar y  todo lo que vamos a ser, nuestra misión, todo en función de nuestro Karma.

Por eso cuando digo que ya esta todo escrito y que no podemos tomar otros caminos, se me presenta como una realidad. Una vez pasado nuestro presente, ese era nuestro destino y no otro.

Algunas veces pensamos si yo hubiera o hubiese hecho esto  o lo otro, ahora estaría aquí o allí. Pues no…

Un ejemplo ilustrativo, una  decisión que cambio mi vida para siempre. Cuando solicite mí primer destino, tenía varias opciones y lo tenía decidido y justo en el momento de pedir, en ese milagroso instante como por arte de magia, solicito otro destino más lejos y en principio peor.

¿Y por qué lo hice? Todavía no lo sé, pero lo que sí sé, que ese era mi destino y no podía escapar, estaba atrapado.

Hay cosas que ahora no entendemos, quizás más adelante las entenderemos o no, o en otra vida o en otro tiempo…

 

La piel

La piel es nuestra coraza, nuestro escudo para defendernos del mundo exterior, lo que nos da forma y nos contiene,  cada uno lo que sea, es nuestro envoltorio, sin ella no seriamos nada, huesos, sangre, carne y poco más; la forma determina la materia. También nos sirve para no dejar entrar lo que ella no  quiere, lo que  nos perjudica, a pesar de ser bastante permeable y de intercambiar fluidos y gases  con el exterior.

La piel esta compuesta de tres  capas, epidermis, dermis, y tejido conjuntivo. Podemos decir que es el órgano más grande de nuestro cuerpo, si lo estirásemos ocuparía sobre  dos metros cuadrados y pesaría cerca de los cinco kilogramos.

¿Qué hace la piel por nosotros? En primer lugar nos protege del exterior, hace que nos sintamos “muy agustito”, nos regula la temperatura, sudor, calor, frió y por último y para mi la más importante el sentido del tacto, hace que nos relacionemos con el exterior, que sintamos lo que nos rodea, los rayos del sol, el roce de la persona amada, el agua cristalina y tantas y tantas cosas hermosas.

Ahora… al ser tan sensible todo le afecta y es cuando nos damos cuenta de lo importante que es y  de lo poco que la cuidamos. En mi caso tengo la piel atópica y desde bien pequeño me he tenido que acostumbrarme a cuidarla. La piel atópica, llamada dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria de la piel que produce picor, con un estado de hipersensibilidad hacia el exterior. Hablando en plata, que te pica y no puedes parar de rascarte, te salen unos granitos pequeños rojos, todos muy juntos, hay muchos remedios en mi caso, mucha hidratación con cremas para pieles atópicas, yo uso de Sanex y  otra del Instituto Español, la primera recomendada por un buen Dermatólogo,  están bien de precio. Las que venden en farmacia quizás sean mejores pero   caras y los que necesitamos cuidado  diario nos bebemos los botes. También debemos de usar jabones suaves, recomiendo de las mismas marcas ya dichas.

Esta entrada se me ocurrió,  leyendo un artículo del Dr. Bartolomé Beltrán, que  oía en la radio en los tiempos de Maria Castaña… haciendo referencia a otra Dermatóloga la Doctora Paloma Borregon y nos cuenta las recomendaciones para la dermatitis atópica, siendo muy interesante para aquellas personas que la padezcan o simplemente para el cuidado de la piel:

Las duchas y baños deben de ser cortos y usando agua templada, debemos de secarnos con toallas de algodón y que no hayan sido tratadas con suavizante en su lavado. Siempre después del baño usar crema hidratante específica, como  he mencionado. Debemos de evitar las lanas y ciertas fibras sintéticas, se recomida uso de algodón, incluyendo  la ropa de cama. Otros cuidados en el ámbito domestico evitar cualquier cosa que pueda retener polvo como alfombras, peluches, cortinajes, así como todos los objetos decorativos que solo sirven para coger polvo y con ellos los ácaros, malditos bichitos.

         La piscina y su cloro te destrozan, te arrasan la piel, mejor no bañarse, sino queda más remedio. En cambio la playa, el mar y el sol son geniales te refuerzan tu sistema inmunológico y sienta de maravilla. Nos benefician los climas húmedos, las temperaturas extremas no son buenas, el invierno es la peor época, las calefacciones reducen la humedad y se recomienda el uso de humificadores…

         En mi caso personal  hay una relación entre el sistema inmune  y mi piel, cada uno tenemos un punto débil, cuando estamos estresados o nos ocurren hechos que nos alteran, mi piel se manifiesta y me manda señales, el cuerpo es muy sabio y se defiende, en este caso contra mí.

         La piel es nuestra fachada, así nos veen y así nos quieren; en el tacto hay mucha información, cuando saludamos  damos la mano, con este hecho ya nos esta llegando información, la temperatura de la mano, la suavidad, su dureza, su sudor, el apretón o no apretón, que no sé que es mejor, no hay cosa que más rabia me de que una mano floja a la hora de dar la mano … en un momento lo hemos analizado, catalogado y nos hacemos una idea del tipo en cuestión. Y con los besos y abrazos más de lo mismo.

         Leyendo un blog amigo, Akaljoti Yoga comentaban ¡Pon un abrazo en tu vida¡ beneficios par tu salud. El post está genial…Todos necesitamos contacto físico, un bebe necesita tanto las cariarías y abrazos como el comer. Nos hablan de los beneficios de los abrazos:

Reduce es estrés y la ansiedad, reduce la producción de cortisol, la encargada de ponernos alerta y nos aumenta la cantidad de serótina y dopamina que nos dan sensación de bienestar.

 Mejora nuestro sistema inmune, al recibir o dar un abrazo nuestro sistema inmunológico se activa y favorece la creación de glóbulos blancos y rojos.

Mejora el estado de ánimo. Eleva la autoestima.

Free Hug Movement-Abrazos gratis.

Abrazos gratis es un movimiento de carácter internacional que consiste en dar abrazos a desconocidos, nada más y nada menos. Este movimiento nació en Australia y se ha extendido por todo el mundo, mundial. Su creador Juan Mann volvió a Sidney después de un tiempo fuera, se había divorciado y había fallecido su abuelo, se sentía muy solo y olvidado y apareció la magia, alguien  desconocido le dio un abrazo y todo cambio se sintió querido y se dio cuenta que era importante para alguien.

No sé o sí sé lo que nos pasa, el contacto, apretones, abrazos y demás roces, están restringidos al ámbito familiar y no nos sentimos cómodos cuando algún desconocido se nos acerca un poco, incluso cuando nos presentan a alguien si podemos no darle la mano  o par de besos, mejor. Hemos evolucionado en esa dirección, también hay gente, llamada sobón, que no para de tocarte y te pone de los nervios, en fin cada cual que saque sus propias reflexiones, este post empezó en mi mente por la piel atópica y por dar unos pequeños consejos y con los abrazazos hemos terminado.

Un gran abrazo a todos y por favor repartir abrazos que alguien los necesitará.

 

 

Sedentarismo y bici

Leyendo un artículo de un periódico local de Almería, sobre urbanitas y sedentarismo, nos introduce en el  impacto de la utilización de las bicicletas en las políticas sanitarias y cómo podemos combinarla con una buena distribución y urbanización de las ciudades.

Las políticas sanitarias tienen que contribuir a facilitar entornos saludables y darnos las herramientas necesarias para prevenir enfermedades y como no, combatir el sedentarismo, tenemos que diseñar ciudades más sostenibles, donde primemos el transporte en bicicleta o  caminando que se relacionan con un estilo de vida más saludable, con políticas de transporte activo, que nos ofrecen beneficios para nuestra  salud. Esto se consigue con un esfuerzo de las Administraciones, implementando los carriles bicis, de esta forma se reduce el tráfico de vehículos a motor y propiciamos la práctica diaria de ejercicio físico con todos los beneficios que  se origina en la salud de la población y por supuesto contaminamos menos. Pero, tenemos que hacer más, debemos de compatibilizarlo con una educación vial en los colegios e intentando hacerles ver que el transporte en bicicleta es saludable y que contribuimos a hacer un mundo más preocupado por nuestro entorno; diseñar las ciudades para que exista seguridad entre ciclistas y peatones.

Hay una evidencia científica, las poblaciones que utilizan la bicicleta como medio de transporte, son más saludables y tolerantes. El impacto  de gasto sanitario es menor, ahorramos dinero, tenemos que mirar al futuro y no al presente.

Resumiendo que la inversión en carriles bicis, incide directamente en las políticas de salud publicas y con ello tenemos una sociedad menos enferma, desde las políticas de prevención que son diferentes al gasto sanitario; por ejemplo cuando nos ponemos malitos como consecuencia del sedentarismo y de no mover las piernas, de ir en coche a la vuelta de la esquina a comprar el periódico. Nos hemos vuelto muy comodones. A mover la piernas.

También es cierto, que tenemos que acostúmbranos a esa utilización de la bici como medio de transponte, tenemos que cambiar las rutinas, y ya desde por la mañana estar mentalizarnos que vamos a ir al curro en bicicleta.    Así empezamos el día haciendo deporte cardiovascular y llegamos al trabajo con ganas de afrontar los problemas diarios, no nos agobiamos buscando aparcamiento y no nos estresemos con esos conductores que cuando se montan el  coche se vuelven agresivos y despiadados  hacia el resto de la humanidad, como si todo el mundo les hubiera hecho algo.

Nos pondremos la ropa adecuada, cómoda, y encima un chaleco reflectante, es muy importante que nos vean, a la bici la equipamos con luz trastera y delantera, opcional, y obligatoria si conducimos de noche. Un espejo también nos ira bien para los cambios de carril y lo más importante un casco, nos puede salvar la vida, ya se que todo esto es un coñazo pero a la larga lo agradeceremos y creo que es poco. Los hombres no tenemos problemas con la vestimenta la mayoría llevamos vaqueros y podemos llevar zapatillas de deporte o zapatos, el problema esta en las mujeres, que van arregladitas, y si se ponen el casco se despeinan, pues nada, que se lleven unas zapatillas y cuando lleguen al curro, se ponen los zapatos de tacón, se peinan y a tirar, si queremos buscamos las soluciones.

Otro de los handicap es la meteorología,  el calor o frió según la época del año en la que nos encontremos, en la bici, aunque parezca mentira no se pasa calor, siempre hay un poco de brisa y al ir andando con la bici te da el aire y es gratificante y como los trayectos no son muy largos, no nos da tiempo de sudar, y en invierno nos abrigamos y arreglado. El viento, en Almería también influye a la hora a de coger la bici, el día de viento huracanado, te vas andando y solucionado.

La bici te aporta equilibrio y bienestar que no es poco en esta sociedad estresada por las prisas, queremos hacerlo todo rápido para seguir haciendo cosas, parate y piensa para qué, un ejemplo, yo cojo el coche lo menos posible y casi nunca para ir al centro, si algún día lo cojo por circunstancias, solo con montarme me pongo tenso y ya me he convertido en ese conductor que pita y lleva prisa para llegar a ningún sitio, porque realmente no tengo prisa, el coche es él que me la contagia,  la gente al volante se transforma en ogros con malas formas, se insultan y se gritan. Bueno no quiero dar mucho la tabarra.

Para terminar solo decir que la bici es más que un medio de transporte para los que amamos las dos ruedas es una forma de vida y también es más que un deporte, conlleva una forma de afrontar los quehaceres diarios sabiendo que siempre la tienes al lado,  no te abandonará y puedes recurrir siempre a ella.

La ira.

A veces… en ocasiones… espero que cada vez  menos, si me muerdo la lengua me enveneno.

La ira es como un caballo desbocado que hay que dejarlo salir, que corra y corra hasta que se canse.

“Después de la tempestad viene la calma”

Pero algo hemos ganado, me doy cuenta como la mala leche va recorriendo mi cuerpo, se va apoderando de mí, acompañada de un cabreo monumental incontrolado que me domina, soy consciente, lo noto como una sensación desagradable que tiene que  dar la cara.

A los segundos, ya vuelvo a ser yo, esa sensación cuando te ha alcanzado es instantánea, no hay marcha atrás.

La mayoría de veces, la procesión va por dentro, con su banda de música, cornetas y demás.

Siempre queremos llevar la razón, que poderoso es el  EGO, nos quiere dominar y decirnos los listos y guapos que somos ¿Y ese va a ser más listo que tú? No, tienes que contra-atacar y demostrarle quien lleva la razón.

Así somos, así nos han parido, para bien o para mal, dominar esa lengua viperina que no para de decirnos al oído”lo apañao que somos” pura vanidad elevado a la enésima potencia.

El EGO aparece por todos los sitio, esta a la vuelta de la esquina esperándonos para pillarnos desprevenidos para asustarnos, te deja sin palabras. Al principio despliega sus encantos y cuando te has dado cuenta, ya es demasiado tarde, ya te ha atrapado en su red.

La ira y el ego. Cuando al ego no le gusta algo te manda  a la ira y así  se quedan contentos, son amigos inseparables. Te putean y te hace sentir mal.

El antídoto, la humildad, sí, se humilde y da gracias por lo que tienes.