El destino o el desatino

Las cosas pasan por algo, no sé por qué pasan, pero lo cierto es que pasan.

Cuando echas la mirada hacía atrás y te sitúas en el presente, te preguntas ¿Este era mi futuro? Creo que sí, una vez recorrido el tiempo, ese era nuestro tiempo.

Existe el libre albedrío, estamos determinados, una mezcla de las dos, ninguna, nada. Tenemos libertad para hacer o no hacer. O solo tenemos la sensación que somos libres y ya esta todo dicho.

Según creo… la mayorías de las conductas que adoptamos en nuestra vida vienen determinadas de antemano por el subconsciente, no somos conscientes, esas decisiones que creíamos  meditadas y pensadas, ya estaban tomadas, por no decir las que hacemos sobre la marcha.

Subconsciente, inconsciente, intuición… llámalo como quieras ¿Pero hasta qué punto somos conscientes de lo que hacemos?

Ahora se abre el dilema de lo bueno y de lo malo ¿Qué es bueno y qué es malo? No nos quitaremos toda la responsabilidad de nuestros actos, algo de culpa tendremos. Pero también digo: que gran parte de nuestros actos, los hacemos sin saber que los estamos haciendo, ahí lo dejo, a buen entendedor…

Tenemos una fuerza interior que nos guía, que determina la vida, es una sensación de que tu vida es vivida y tu solo eres el instrumento.

En otras tradiciones, cuando somos almas y estamos en el Bardo, al reencarnarnos, somos nosotros los que elegimos nuestro cuerpo, nuestra familia, la clase de persona que vamos a ser, que vida vamos a llevar y  todo lo que vamos a ser, nuestra misión, todo en función de nuestro Karma.

Por eso cuando digo que ya esta todo escrito y que no podemos tomar otros caminos, se me presenta como una realidad. Una vez pasado nuestro presente, ese era nuestro destino y no otro.

Algunas veces pensamos si yo hubiera o hubiese hecho esto  o lo otro, ahora estaría aquí o allí. Pues no…

Un ejemplo ilustrativo, una  decisión que cambio mi vida para siempre. Cuando solicite mí primer destino, tenía varias opciones y lo tenía decidido y justo en el momento de pedir, en ese milagroso instante como por arte de magia, solicito otro destino más lejos y en principio peor.

¿Y por qué lo hice? Todavía no lo sé, pero lo que sí sé, que ese era mi destino y no podía escapar, estaba atrapado.

Hay cosas que ahora no entendemos, quizás más adelante las entenderemos o no, o en otra vida o en otro tiempo…

 

Autor: Goyo Galache

Un soñador, qué vive para ser feliz y ahora le ha dado por publicar sus cosas sobre la vida y pensamientos.

7 comentarios en “El destino o el desatino”

  1. Es un tema muy complejo, lo que sí tengo claro es que nada es casual en la vida, todo tiene una razón de ser… Yo creo en la reencarnación como medio para conseguír una mayor elevación espiritual.. Creo en otras realidades paralelas y que nosotros somos jueces de nuestra propia existencia… Pero como bien he dicho antes es algo demasiado complejo como para extenderse por aquí 🙂 …Abrazos de luz

  2. Ah, se me olvidaba decir que también somos co-creadores de nuestra vida, que lo que ahora somos es lo que hemos ido creando en los años anteriores 🙂

  3. Me ha encantado… llevo unos días inmersas en estos temas precisamente y el de la sincronicidad.. pues es una sincronicidad en mi vida esta entrada… cuánta magia me estoy encontrando estos días me da hasta miedo.. 🙏

Los comentarios están cerrados.