Un Secuestro III. Los periódicos del día después.

Releyendo los periódicos del día posterior al secuestro, mejor dicho de dos días después; el secuestro fue el  día 30 de mayo y termina cerca de las dos de la madrugada del 31, los periódicos ya están publicados y aparecen en el del día 1 de junio.

En principio lo relatado y la realidad parece que se ajusta bastante a lo que publicaron los periódicos, claro que gran parte de la información la dimos nosotros y era de suponer que fuera así, a pesar de que esto no ocurre normalmente en lo que se refiere a temas carcelarios.

Estos periódicos me llegan a mí a través de un Compañero de Almería que en aquel entones, cuando el secuestro  no se encontraba trabajando en esta Prisión y que posteriormente viene a mi guardia y me los entrega y me dice; “Goyo te acuerdas de esto”. Quiero recordar y seguro que estoy equivocado que hace por los menos diez años de estos hechos, pero pudiera hacer quince, perdido en el recuerdo de los años en blanco. Como podía imaginar que con el tiempo los sacaría a la luz y me servirían para refrescar mi memoria, esa que la tenia guardada y yo casi sin saberlo.

Recuerdo también de tenerlos guardados,  los periódicos de ese día, pero por los traslados de casas y demás cambios se van perdiendo las cosas y la vida, pierden su razón de ser  y por arte de magia por el tiempo, el destino te los devuelve y te los pone a tu disposición, casualidades, sincronías o la vida.

Cuando recupere escritos antiguos, me imagino que otro secuestro distinto a este aparecerá y puede ser que ahí encuentre recortes de periódicos o no o nada de nada o todo, en fin lo dejo ahí, hasta que termine por lo menos esta parte no me gusta mezclar contenidos y es mejor ceñirme  a lo que tengo y por eso voy a contar un poco lo que dicen.

Tengo cuatro hojas de “La Crónica del Sur” y dos hoja de “La voz de Almería”.

IMG-20180707-WA0012.jpg 

Empezare por la Crónica, en portada aparece “Trasladan de Almería a los cabecillas del motín”. Los Funcionarios niegan que sus conflictos laborales tuvieran que ver con el secuestro. Enumeran a los internos que participaron y a que prisiones fueron trasladados. En otra parte dice: “Que según fuentes penitenciarias, estos internos son considerados muy peligrosos y cumplían condenas de larga duración o se encontraban en la prisión pendiente de juicios por delitos graves”. En otro apartado continua: “En rueda de prensa celebrada 16 horas después de su liberación, los Funcionarios negaron que estuviera planeado con anterioridad, es decir que reclusos y guardianes no pactaron sus movilizaciones”. Sinceramente, esto no lo entiendo, no entiendo el enfoque que el periódico le quiso dar, lo que sí parece y en otra parte de algún periódico lo he leído, que los presos precipitan el día tras observar o saber, no sé de que forma que ese día en concreto estábamos en servicios mínimos.  Pero que el periódico dude o  lo quiera parecer que nosotros en algún momento le pudiéramos a ver dicho a los interno secuestradores que ese día era el mejor, la verdad que no lo comprendo, me imagino que es por darle un poco mas de morbo al tema, pero la noticia aparece así, así lo interpreto  y así lo cuento.

 IMG-20180707-WA0014.jpg

La segunda hoja “Sabor a libertad” Se publican fotos de los familiares esperando el desenlace y como al final se produce entre emociones y abrazos, tampoco creo que esto merezca mucho comentario.

 IMG-20180707-WA0011.jpg

La tercera hoja “Los reclusos amotinados fueron trasladados a otras prisiones” “El éxito de la operación se debe, sin duda, al buen hacer del Director de la prisión” Rueda de prensa del Director y del Gobernador Civil, describen como se fueron sucediendo los hechos y mas o menos como lo he relatado en mis escritos, lo que no plasme, quizás porque en ese momento no lo creí oportuno, que  fueron liberando rehenes según su estado de anímico y según iban accediendo a sus pretensiones. El Gobernador Civil se deshace en elogios hacia nuestro Director y creo y no por hacer la pelota, que en verdad no tengo porque,  que en este caso muy merecidos por su valentía y por su buen hacer. También hacen referencia y negaron en todo momento una relación entre la huelga de Funcionarios y el motín. Sinceramente, creo que los internos se enteran de alguna forma y adelantan el día, o sabían que  las conducciones de algunos de estos estaban pendientes y esto determina adelantarlo. En verdad todo esto son hipótesis y comentarios sobrevenidos.

 IMG-20180707-WA0010.jpg

En la cuarta hoja, jajaja… aparecemos nosotros los protagonistas, sin querer serlos, lo que nunca hubiéramos querido ser y que por esas cosas de la vida aparecemos en acción. Nos retratan en una foto, que a primera vista por los pelos y la forma de vestir se ve antigua, mucho más jóvenes, fumando por supuesto como era de esperar  y así como muy importantes o por lo menos con muchas cosas que  decir. En fin sin mas preámbulos, titular “Es muy fácil escapar del Acebuche” Voy a hablar un poco por los tres Funcionarios que estábamos allí, intentare exponer lo que dijimos, e intentare dar un poco mi opinión de ahora. Por qué, porque ya el titular no lo entiendo. Se  refiere a que lo amotinados pudieron fugarse, pero la realidad  no fue así, no pudieron y lo que parecía fácil dejo de serlo. Ese titular es como consecuencia  de la impotencia por lo sucedido. Ahora desde luego no pienso de esa manera pero me imagino que en ese momento estábamos indignados con todos  y por todo. Volvemos a remarcar “Desde el primer día sabíamos que podía ocurrir un secuestro” Esto era una realidad palmaria y todos lo sabíamos,  por qué no se hizo nada, que me lo expliquen, a otro tema. También comentamos la  mala actitud que tuvo en todo momento el Juez de Vigilancia de Málaga, que en ese tiempo era al que pertenecía la Prisión de Almería, se puso en negativa en todas las pretensiones de los internos y no se preocupo por los Funcionarios, bueno que ni pregunto como nos encontrábamos.  En la  parte final del artículo  alguna reivindicación laborar, pero que después de treinta años no viene al caso.

 IMG-20180707-WA0013.jpg

Del periódico del la  “Voz de Almería” tengo dos hojas, muy densas y  bien explicado todo, el titular “Los 9 reclusos amotinados son trasladados a otras prisiones” En la mayoría del articulo se  narra la rueda de prensa del Director de la Prisión  y del Gobernador Civil de Almería, en primero lugar enumeran  los presos que interviene y donde van a ser conducidos en las siguientes horas. Los internos solicitan la presencia del Juez de Vigilancia Penitenciaria de Málaga para empezar las negociaciones, se traslada en helicóptero, desde luego con la mala actuación que tuvo, no sé ni para qué, se entiende que no es Funcionario y que está para salvaguardar la integridad de los internos y de  la Institución, pero solo se le supone. Sobre las 18,10 horas los internos presentan su primera tabla reivindicativa, con la puesta en libertad de algunos de los  rehenes, hasta la finalización del motín a las 1,45 horas de la madrugada del martes. Vuelven  a la carga sobre la peligrosidad de los internos y que esto se debía a circunstancias diversas, de celebración de juicio y en espera de posibles conducciones. Y de nuevo niegan que haya relación entre la huelga de Funcionarios y el motín de internos.

El titular de la parte inferior “Historial lleno de hechos delictivos” se refiere a las historias, su camino delincuencial de los internos, a  los motines y altercados que han ido protagonizando, cuatro de ellos están en Almería para ser trasladados a Málaga por el asesinato de un policial nacional en otro motín, estos mismos han protagonizado cinco secuestros en distintas prisiones de España. Otro de los cabecillas intervino en un motín en Granada donde murieron dos Guardias Civiles. Otro es el autor de dos asesinatos en el interior de las prisiones. Bueno,  no voy a seguir, todos estos tiene un historial penitenciario de película y no merece la pena escribir ni una línea mas sobre ellos. Al final del artículo viene la tabla de las reivindicaciones. Los presos solicitaron la difusión a través de Radio Nacional de España de un comunicado, exponiendo a la opinión publica los motivos y causas que justifican su actitud. Como ya mencione al fracasar su plan de huida, quieren hacer creer a la opinión pública que el secuestro es la forma que tienen para dar a conocer en las   malas condiciones  que se les  somete  en prisión. La tabla reivindicativa en este caso son 16 puntos, pero en resumidas cuentas se refieren en general a los que ya conté en otra entrada.

 IMG-20180707-WA0009.jpg

En la segunda hoja de la Voz de Almería “Los sindicatos critican que haya tantos presos peligrosos en Almería” Se ve una foto nuestra explicando un poco lo sucedido, dando nuestra versión, nos encontramos en la sede del CSIF, el titular pequeño debajo de la foto “Los secuestrados se quejan de la falta de dialogo con los amotinados” El artículo comienza planteando algunas pretensiones laborales, ya puestos se aprovecha todo momento. Seguidamente empiezo a contar más de lo mismo, que lo que ocurrió tenia que ocurrir, que habían juntado a lo pero de lo peor y que paso lo que tenia que pasar y no me alargo, que ya esta bien.

En la parte lateral de la hoja un compañero comenta que. “Hace tres días entregue un parte donde anunciaba el peligro”. Más de lo mismo, crónica de una muerte anunciada, pero así es la vida, hasta que no pasan los hechos no se pone solución.

En resumidas cuentas, lo que cuentan los periódicos es la versión oficial de lo sucedido y en general se parece mucho a la verdad. La verdad de dentro, esa solo la sabíamos los que vivimos esa experiencia y a pesar del tiempo trascurrido, no sé por que, ahora durante estos meses la he recordado, sabía que en algún momento la tenia que sacar, ha sido como una liberación, donde mis sentimientos siempre han estado fuera de mi y ahora parecen que vuelven y por eso,  era el momento.

Cuando pase el verano, terminaré esta saga sin fin, no sé si en uno o dos entradas mas, ahora lo dejo así.

 

 

Un secuestro II. Otra versión.

Lo que voy a contar es lo que me paso nada mas terminar de escribir  en mi blog, un Secuestro, después de siete partes y cuando ya quería pasar página, recibo una llamada de mi hermano y me dice: “¿Goyo por qué  no me has preguntado por cosas del secuestro?”  y le contesto: “Javi, cuando empecé con esto, solo quería narrar mis recuerdos, lo que sentí o lo que siento ahora de lo que sentí en esos momentos” y seguimos  la conversación:

  • No estaría mal dar otra versión, la vivida por los Funcionarios desde fuera.
  • No me lo podía creer, el monstruo me estaba comiendo, se había apoderado de mí, estaba esperando que terminara para empezar otra vez. Que sentido tenía, la verdad que esa perspectiva, si que la tengo olvidada, me la contaron muchas veces, pero como no la viví, fue devorada por mis versión.

 

Mi hermano también Funcionario, de mi guardia, de servicio ese día, en otro Módulo, lo vivió en primera persona pero no secuestrado, si no peor desde la incertidumbre de no saber, la duda de lo que estaba ocurriendo, y no ya por sus compañeros, que sí, sino que estaba su hermano, tenia más motivos para estar preocupado. Voy a entrevistarme con él por teléfono, vivimos en ciudades distintas  y otra vez, sin remedio me ha entrado ese gusanillo de seguir, que me cuente sus hechos, sus verdades y veremos a ver que sale, esto es como esa Hidra que se va autoalimentado, tiene su propia vida y una vez liberada  toma cuerpo y alma, ya no se puede parar, hemos liberado la Caja de Pandora, será ella la que diga hasta dónde nos quiere contar.  

 Mi Hermano estaba de servicio en el Modulo 3 cercano a Régimen Especial, su compañero sale a Jefatura de Centro sobre las 13,30 horas a llevar el pare de recuento, una costumbre olvidada que mi Hermano me ha recordado. Mi Hermano sigue con la finalización de la comida y con el curso normal del Modulo y se empieza a extrañar, por su tardaza, el Compañero no viene y pasa el tiempo y no viene. Ante estos hechos llama a Jefatura y nada de nada que no le cogen el teléfono y se empieza impacientar, algo está pasando, pero nunca imaginando lo que realmente estaba ocurriendo, piensas en alguna movida pero no en esa de esa envergadura. Sigue llamando y llamado y el mismo resultado. Se pone en contacto como el modulo contiguo y tampoco saben nada. Ese no saber en algún momento te atormenta.

Ante la incertidumbre decide asomarse al pasillo central y las cosas de la vida, eran cuando los internos secuestradores se estaban trasladando por el pasillo central a mi módulo y llevaban  los Funcionarios con los pinchos en el cuello. Cuando los internos lo ven  le gritan “A por ese” ese era mi Hermano, se fue corriendo a su módulo y se encerró en la oficina de Funcionarios y le dio media vuelta a la llave para bloquear la puerta por si habían secuestrado a su compañero y tenían las llaves  para que no pudieran pasar.

En esos mismos instantes el timbre de la  entrada al Módulo se venia abajo, venga a llamar y llamar incesantemente y Él sabia que en estos caso las instrucciones son no asomarse, ni coger el teléfono, ni na de na, si te ven te pueden presionar y te amenazan con pinchar al Compañero. En esos momento se queda bloqueado y encerrado en su Módulo sin hacer nada y venga a sonar el timbre y cuando deja de sonar empieza el teléfono, como un canto que te llama y al cual sabes que no tienes que contestar  y por otro lado también piensas que si lo coges por fin te enterarías de como están las cosas, en ese estar y no estar pasa el tiempo y sigue sin hacer nada.

Cuando ya ha pasado un tiempo prudencial, eterno para él, empieza a llamar a Jefatura y siguen sin cogerlo la incertidumbre continua, por fin alguien le coge el teléfono en Jefatura y le dice que chape, (encierre en sus celdas) a todos los internos del modulo y que no le habrá  nadie. Hasta ese momento los interno de su Módulo estaban en la planta baja a su aire se había terminado la comida.

Total que los encierra a todos los internos y a esperar en la Oficina de Funcionarios, y en la espera se desespera las dos, las tres, las cuatro y que no viene nadie ni sabe nada de nada y por fin vienen cinco o seis funcionarios a darle el revelo, entran por el túnel de seguridad y en ese momento empieza un poco a respirar.

Lo mío fue todo tan rápido que no me dio tiempo a pensar lo que realmente me estaba pasando, creo que  lo de mi hermano fue más fuerte, ese no saber que te consume, ese paso del tiempo que no pasa, esa   sensación de angustia que te devora, esos momentos tan complicados, cuando te da  tiempo a pensar en todo y en nada, donde todos los escenarios son posibles pero solo hay uno que lleva el de ganar, la realidad de ese secuestro vivido por otros que a ti te toca y en ese momento  tu realidad cuántica esta por resolver.

Cuando llega nuestros  Compañeros, es cuando se da cuenta de lo que esta pasando de la magnitud del motín.  En ese momento sale de su Módulo y se dirige a la Jefatura de Servicios para ser interrogado por el Director y los Grupos Especiales de la Guardia Civil, todavía aturdido y sin saber muy bien, intenta ayudar en todo lo que sabe, le preguntan: ¿A quién ha visto por el pasillo, tanto del internos como de Funcionarios? Intenta contestar dentro de lo que puede fue un instante y  encima cargado de tensión. Le enseñan las fichas de internos y funcionarios para identificarlos…

 En otro momento se ofrece voluntario junto con otro funcionario para traernos la comida a todos los secuestrados  y conforme se van acercado a donde nosotros estábamos; le llamo mucho la atención el tema de los espejitos para ver sin asomarse, los internos secuestradores funcionaban con sus  espejitos. Para controlar y no ser controlados y en la conversación con el otro funcionario se planteaban la posibilidad y si nos cogen ahora a nosotros. Bueno son gafes del oficio. Prácticamente tenían asumido que podía pasar, pero realmente pensaban que no.

También estuvo en cuadrilátero en la negociaciones, no directamente pero si al lado y pendiente de todo. Había que aportar lo que se pudiera, en otro momento ayudo a la Guardia Civil para situase dentro de los módulos.

Otro momento duro para mi Hermano fue cuando se entera mi Padre por el telediario de las nueve de un secuestro con Funcionarios en la Prisión de Almería. Hasta ese momento mi Hermano lo  había mantenido  en secreto a la familia y ahora tocaba decírselo, me imagino que fácil no seria,  tema complicado, en fin, lo dejo así.

Como ya he dicho anteriormente, los Compañeros que lo vivieron desde fuera, para ellos también fue algo traumático y desolador, pero por el buen hacer de todos la cosa tuvo un final feliz. Sinceramente no sé, si yo me hubiera cambiado por mi hermano, lo que vivió y como lo vivió. Mi momento malo y muy malo fue al principio, pero era como ya conté, no era ni consciente de lo que me pasaba, todo era como una peli de miedo y yo el espectador, él si tuvo tiempo de de reflexionar y de ponerse en los peores escenarios. Creo que esos primeros minutos suyos también fueron de mucha angustia, anta una situación desconocida. Y unos minutos que se transformaron en horas.

En fin, ya que mi hermano se ha ofrecido a darme su versión, esta es y espero que aclare un poco más lo vivido en ese mayo de 1988 por un grupo de Funcionarios, nuestra experiencia y como lo sentimos.

  

 

Un secuestro 7 ª parte y última

El momento más complicado fueron las negociaciones, dónde cada  parte exponían sus pretensiones y  cada cual querían salirse con la suya, en  este caso una parte pone las pretensiones y la otra cede más o menos en virtud de lo que consideran o no aceptable dentro de la legalidad o hasta donde ellos consideraban que podían llegar ¿Dónde estaba el límite? A saber…

La pretensión de los Cacos ya las expuse en el capitulo anterior y bueno ahí están, creo que eran de máximos para ir rebajando, pero solo un poco, es como que  cedían y luego volvían a por todas, en ese tira y afloja para ver quién aguanta mejor el tipo.

Los rehenes, nosotros éramos su garantía de éxito y sabían que teníamos que salir de una pieza, vivitos y coleando en la medida de lo posible. También sabían las dos partes que cuanto más se alargara el secuestro más posibilidades existía que se resolviera policialmente, entrando los grupos especiales de la Guardia Civil y en ese caso todo estaba perdido, el futuro era incierto y lo que pasara se dejaba un poco en manos del destino.

Creo sinceramente que por ninguna de las dos partes querían eso, todos queríamos que se resolviese pacíficamente, pero también digo que hubo momentos muy difíciles, voy a narrar a continuación una situación muy comprometida, la más dura que vivimos en las trece horas de secuestro.

En las negociaciones como ya dije salíamos en grupos de de dos, Interno y Funcionario y siempre tenían que tener visión entre los grupos y luego el grupo negociador. Ahora mismo me veo con el interno que iba conmigo, mejor que iba yo con él, en medio del pasillo enfrente mas o menos del Modulo 4, era por la tarde el sol todavía tenia fuerza, hacia un calor tenue y me contaba lo que pensaba y como creía que se resolvería este tema, dio tiempo a hablar de muchas más cosas pero esas me las reservo.

En un momento todo salta por los aires, el grupo de internos negociadores ve como por un lado del cuadrilátero suben un grupo de Guardias Civiles armados hasta los dientes para la zona de Control, qué en teoría están los túneles de seguridad y piensan: “Estos ya han decidido una intervención policial”.

Ellos saben que si intervienen en ese momento cogen a los que estaban negociando en los pasillos y así quedan menos en los Módulos y es más sorpresiva la intervención.

Volvemos corriendo Internos y Funcionarios hacia el Modulo 9 muy alterados y nerviosos, no sabiendo muy bien lo que estaba pasando. Una vez allí; los que se encontraban en el Modulo se asustaron todavía más  que nosotros. Todo era un caos y desorden, el Psicópata-malo fuera de control pegando puñetazos en las puertas metálicas que resonaban como campanadas del infierno y diciéndonos: “A mi me van a matar, pero yo os mato primero a todos, sé que vienen a por mi y me da todo igual, os mato” esto dicho a gritos totalmente descontrolado, agresivo era poco, lo siguiente en una escala de agresividad no estaría catalogado.

En ese gran desconcierto, nos quitan los uniformes de Funcionarios y se visten ellos con los nuestros y nos visten a nosotros con sus ropajes, ahora no recuerdo que estilismo me toco y si esa ropa olía a algo, con lo que soy yo para los olores caporales, pero no estaba para esos menesteres tenía otras cosas en que preocuparme.

Intentaban mimínizar daños en la futura llegada de la Guardia Civil, en las entradas por donde ellos pensaban que entrarían pusieron somieres de camas, mesas y todo lo que pudieron y pensaban usar los extintores a modo de bombas incendiarias. A nosotros nos distribuyeron por las celdas como si fuéramos cacos para complicarle el tema a la Guardia Civil.

Lo que no tengo claro fue el  tiempo que estuve encerrado en esa celda, otro salto quántico en el tiempo, me observo en la celda pero como a distancia, como si yo no fuera él que está ahí, si sé que tuve miedo la situación estaba al rojo vivo, pero más que miedo era ese no saber que pasaría. La Guardia  Civil iban a entrar tirando botes de humo y a palo limpio y sabíamos que aunque tenían nuestras fotos  y todos los escenarios estaban estudiados, algún palo nos íbamos a llevar y sobre todo la incertidumbre de ese momento de confusión.

No tengo nada claro como se resolvió la situación, si son llamados por las Autoridades y les dan garantías de que no va a entrar la Guardia Civil, sí les intentan explicar que todo ha sido un mal entendido, sí realmente iban a entrar, sí solo era un simulacro para ver como reaccionaban y tantos y tantos  escenarios posibles. Lo que mal recuerdo, es como al principio de estar en la celda  solo, esa mente en blanco abstraída de pensamiento dónde todo se para y yo no soy el que esta ahí, es mi cuerpo  y ya  cuando conecto  o recuerdo algo volvemos al escenario anterior de las negociaciones.

En los momentos más complicados o de crisis, la mente tiene un mecanismo de control, de guiarte sin necesidad de ser consciente de los hechos, cuando compare con lo que tengo escrito anterior podré deciros, sí ha sido el tiempo que me lo ha borrado o realmente no me acuerdo. La verdad que ya siento curiosidad. Tanto los primeros momentos del secuestro como este tengo una laguna mental, un vacío existencial.

Posteriormente, las negociaciones si llegan ya a un acuerdo de entrega, no quiero alargarlo más. Nosotros en ese momento no sabíamos mucho de lo que había pasado realmente, si lo sabemos a posteriori y mucho más a posteriori.

Si puedo decir que uno  los secuestradores  realizan una locución en una cadena de radio quiero recordar que era RNE intentan hacerles creer que estaba hablando en directo, cuando no lo era, pero por esas cosas del destino la entrevista que iba a ser grabada sale en directo, no sé si por la premura, por la mala interpretación por parte de los responsables de la cadena o por no sé que otro problema, lo cierto es que se difunde en directo.  Cuentan los internos las malas condiciones que se les tienen en las prisiones, quieren un sistema penitenciario menos rígido y con más garantías. Todo eso era un paripé, quieren hacer entender que el secuestro era la única forma que tenían  para denunciar ante  la opinión pública la situación de los internos en primer grado. Todo un montaje para salir lo mejor posible de esta situación y que todo el mundo supiese que eran por lo actos cometidos que si les pasara algo, de alguna forma intentaban cubrirse las espaldas ante posibles represalias.

Otro de los puntos de sus reivindicaciones era ser trasladados de conducción lo antes posible, si no pidiera ser esa noche a la mañana siguiente y que fuéramos nosotros los que los enceráramos. Las dos premisas se cumplen, yo no intervengo en su chapamiento o encerramiento, cuando me veo libre me escaqueó y le dejo esa labor a mis otros compañeros, había un montón y realmente desconozco el final de eso, ni siquiera tuve la curiosidad de preguntar, realmente es que no lo recuerdo, lo que si sé que a la mañana siguiente se fueron todos de conducción como era de esperar.

¿Qué no se les iniciara una causa penal por estos hechos?, desconocía yo que eso se pudiera negociar, creía  que eso pertenecía a la esfera judicial y no era negociable, pero parece ser que si, nosotros y yo en concreto no he ido a declarar por estos hechos ni una solo vez y ese, sí es un  hecho constatable.

Aunque parezca mentira estos sucesos les salio gratis total, de todas las maneras, estos internos estaban cumpliendo condenas muy altas por hechos similares y no iban  a poder cumplirlas todas seguidas. Pero es de justicia que paguen. En fin, a mí ahora con la perspectiva del tiempo me da igual y en esos momentos ni me lo plantee, ósea que también me daba igual.

Una vez fuera del control de los Cacos es como un subidon, una sensación de libertad, de recobrar tu vida de volver a ser tu, como que no te lo crees, los Compañeros te abrazan y todo el mundo esperándote, parecíamos héroes que veníamos de la guerra y  encima la habíamos ganado.

La verdad que tenia ganas de terminar, según iba escribiendo me iban viniendo a la mente nuevas ideas, cuando pasen unos días lo leeré todo y como dije buscare lo que tengo escrito antiguo y lo cotejare un poco, no sé lo que aparecerá,  todavía no tengo claro lo que voy a hacer cuando lo encuentre, te todas formas, cuando lo sepa os lo diré.

Me han quedado algunas cosas en el tintero, pero no he sido capaz de expresarlas o creía que no debía, en fin. Espero que os haya gustado  o por lo menos hayáis  entendido un poco este Secuestro,  olvidado y que por esas cosas de la vida me vino a mi mente y tenia que echarlo fuera. Ahora sí. Fin

 

 

 

Un Secuestro 6ª parte

Ya todos juntitos, Funcionarios e Internos secuestradores, ahora tocaba limar asperezas y enfrentamientos que habíamos tenido anteriormente  con ellos. La cosa no pintaba bien, al principio todo eso había pasado a un segundo plano porque su objetivo era fugarse a través de un secuestro, cuando esto fracasa nos vemos envueltos en un secuestro con trece horas por delante que da tiempo para muchas cosas.

Cuando estamos  los Funcionarios sin internos nos damos cuenta que tenemos llaves de otros departamentos e intentamos deshacernos de ellas, pensamos que  si tenían más llaves podían entrar en otros  módulos e intentar amotinarlos o eso creíamos, creo que no era real por lo complicado que suponía. La prisión ya estaba totalmente alertada y todos los módulos bajo control, la única forma que se nos ocurre en ese momento y no muy lucida es tirarlas por el water,  pensábamos,  y si no se cuelan y luego salen a la superficie del agua y si  se enteran, no teníamos muy claro nuestros pensamientos, razonábamos muy condicionados por el miedo, bueno al final este tema se salda bien, tirándolas,  efectivamente si se colaron y no paso nada porque nadie se entero. Pero para nosotros se nos hacia un todo, no queríamos hacer nada que pusiera en peligro la integridad de ninguno de los Funcionarios, ni enfadarlos lo mas mínimo.

Durante el tiempo de secuestro hay muchos momentos tensos, solo voy a narrar alguno significativo que se me han quedado grabado como el fuego en la piel. Uno de los muy tensos, el Gran Malo-Psicópata llama a parte a un Funcionario con el que había tenido algún problemilla, lo pongo así por no  poner problemon, y allí delante de todos nos dice: “ El poder puede cambiar rápido de manos y cuando se tiene hay que saber como utilizarlo” o algo parecido o venia a decir algo así, nos deja a todos helados y con la boca abierta, que un Psicopatón, nos quiera dar clases de filosofía, como qué no, su pequeña reflexión nos deja a cuadros y todos tememos por nuestro compañero.

Solo puedo decir que el tiempo que tarde es poco y no parece que venga muy mal, este tema lo dejo así…

Como ya comente en el capitulo anterior, ellos querían negociar su entrega y nuestra liberación y entre medio salir lo mejor posible de esa gran locura que habían creado; de esa manera empiezan a elaborar una serie de puntos, que creo que  los tenían medio listos con anterioridad,  como son: Primero: Efectuar un comunicado en medios de comunicación y a ser posible en RNE y en directo, para que todo el mundo supiera lo que pasaba en las  Prisiones de España. Segundo: Que ese mismo día o como mucho al día siguiente se fueran de conducción para otra prisión, no querían quedarse aquí por nada del mundo. Ya tenían la experiencia de otros motines, lo que suele pasar y parece que eso no les hacia mucha gracia. Tercero: Que por estos hechos no se les iniciara una causa penal, no una si no una por cada uno de los Funcionarios secuestrados. Cuarto: Que fuéramos nosotros mismos lo que les chapáramos, encerrarlos en aislamiento, que no intervinieran ni otros Funcionarios, ni Guardias Civiles, ni nadie que no fuéramos los Funcionarios secuestrados. El tema estaba claro, nosotros ya teníamos un poco del síndrome de Estocolmo y habíamos empatizado con ellos, a pesar de todo, de pasarlo mal, las cosas siempre pueden ir a peor. Quinto y último que me acuerde, querían algún tipo garantía que no se les iba a someter a ningún maltrato físico. Se les tenía muchas ganas…

Ahora toca, como se llevaron las negociaciones y con quién, en primer lugar salir a negociar no era tarea fácil, tenían que ir por un pasillo de unos cincuenta metros y había que hacer dos quiebros, donde se perdía la visión y ellos lo que no querían es verse sorprendidos y que no se enteraran si apresaban a alguno de ellos, esto  es para mis compañeros para que se  enteren, nosotros estábamos en el Modulo 9 y las negociaciones se realizaron en la reja del cuadrilátero de la zona de Tratamiento.

Salimos un Interno con un Funcionario con su respectivo pincho al cuello y se iban colocando estratégicamente para que siempre se pudieran ver y así tener constancia que todo salía como ellos habían planeado, teníamos que salir como cuatro o cinco grupos, más los negociadores.

En mi caso iba con el Interno-Listo de grupo o por lo menos él que tenia claro todo desde el principio, nos quedamos en medio, no fuimos directamente a negociar, pero las condiciones las había impuesto él, había sido el artífice de todo y así me lo fue narrado y explicando. El resto de Funcionarios e internos que salieron a negociar siempre iban con pinchos en el cuello, en  mi caso este interno me dijo: “Don Fulanito, yo no llevo ningún pincho, si quieres salir corriendo puede hacerlo, no le voy a detener, pero que sepa que el resto de los Funcionarios están el  modulo, depende de ti” por supuesto ni me plantee en ningún momento salir corriendo y dejar al resto de mis compañeros a su suerte.

Otro detalle son los espejos que llevaban, espejos pequeños, que de hecho están prohibidos, mejor dicho trozos de espejos pequeños, lo sacaban para mirar no se fiaban que si se asomaban les pudieran estar esperando y capturarlos, su miedo era siempre que intervinieran los grupos especiales de la Guardia Civil, tenían pánico a que el secuestro se resolviera con una intervención policial.

Los negociadores por parte de la Administración, estaban que recuerde: el Gobernador Civil, el Director, el Juez de Vigilancia Penitenciaria de Málaga, el Juez de Guardia y alguna alto cargo de la Dirección General nuestra que no recuerdo quién era, si era el Director General o algo parecido.

Las negociaciones duraron mucho tiempo, se daba un paso adelante y dos para atrás, los presos tenían claro que querrían jugar su partida y querían ganarla, habían perdido la primera mano que era la más importante y ahora tocaba la segunda solo para salvar el tipo, que no era poco.

Para los que estamos dentro, como se desenvolviesen las negociaciones  nos daba absolutamente igual, lo único que queríamos era que no se eternizara más y salir de una vez, pero como ya contaré en el capitulo siguiente, no fue nada fácil y hubo sus tiras y afloja. Nadie quería  dar su brazo a torcer, lo presos nos tenían a nosotros y la administración no se podía  dejar avasallar por unos desalmados y unos por otros la casa sin barrer y así se va alargando y alargando sin llegar  a ningún puerto.

Y con esto lo dejo y el siguiente más y mejor.

 

Un secuestro 5ª parte

Habrá muchos detalles y hechos de lo contado que no se ajusten realmente a lo sucedido, la imaginación y el tiempo trascurrido también hacen de lo suyo, lo que si intento narrar es como me sentí o como eran mis sentimientos en esos momento. Creo que el paso del tiempo los ha condicionado, anteriormente a esta entrada pare un poco, estaba cansado de cárcel y decidí escribir un poco sobre la realidad, esa que a veces es esquiva y otras nos persigue y me di cuenta que la realidad la hacemos nosotros, de contar y contar cosas, hasta nos las llegamos a creer e incluso la podemos cambiar y hacerla nuestra, por eso no estoy totalmente seguro de lo que paso.

A veces veo lo sucedido en el pasado, muy pasado con una claridad tremenda, mas real que la vida, como si las estuviera viviendo ahora mismo y otras veces esa verdad, de esa misma verdad no estoy tan seguro, lo que si puedo decir que intento ceñirme lo posible a esa realidad de mi mismo, a mi realidad, esa de hace treinta años, mezclada con mi realidad de ahora, como lo interpretaría ahora, puedo decir casi seguro que es una mezcla de ambas y que ni la de antes, ni la de ahora son reales.

Si treinta años no es nada, casi nada, y de momento estoy contando de memoria, cuando termine, si es que termino, quería deciros que tengo escrito todo el secuestro en una noche de trabajo contada a los tres o cuatro meses posteriores, también tengo los partes de hechos y encima a los dos días en la sede del CSIF nos entrevistaron y creo que tengo los periódicos, en fin que tengo para comparar. Cuando termine de mis recuerdos, lo contrastare con lo de ese momento que creo que será más fiable, sinceramente no lo sé y veremos, espero no haberme salido mucho del guión.

Seguimos, lo que era un plan de fuga se transforma en un secuestro de Funcionarios, ahora ya sabemos que la fuga ha fracasado, han sido descubiertos y todo su gozo en un pozo. Como explico en el capitulo anterior, cuando regresan del Modulo de Ingresos, por esas cosas del azar se cruzan con el Director e intentan secuestrarlo, este logra escapar y se refugian de nuevo en Régimen Especial. De esos momentos exactamente no me acuerdo, no logro recordar como me entero que la fuga ha fracasado. Lo que si recuerdo y ya lo dije, que el interno cabecilla-listo al principio de la fuga me dice: “Don Fulanito, con Ustedes no va nada solo nos queremos fugarnos, si hacen lo que les decimos no les pasara nada” Esa premisa ya se había cumplido, se había agotado, ya no se podían fugar, ahora pasa a ser un verdadero secuestro y nosotros sus rehenes, su moneda de cambio para salir airosos de la situación.

¿Cómo se ponen en contacto con mi Modulo por teléfono para comunicar que ya no se pueden fugar? Lo hacían a través de nuestros teléfonos pero no recuerdo ese momento en concreto, solo puedo decir que se pasa de una situación a otra sin un hecho relevante que lo condicione, mientras tanto estamos esperando que tengan intervenido o retenido o no sé qué, que se hayan hecho fuertes en Ingresos, que se hayan apoderado de él, porque los Internos de mi Módulo se tenían que ir para allá para fugarse, complicado. Pero así lo tenían planeado.

Un paso mas, ya saben los internos de mi modulo que no hay fuga y ahora, los internos y Funcionarios secuestrados de Régimen Especial, piensan que lo mejor es hacerse fuertes en el Modulo donde estamos nosotros, se vienen hacia mi Módulo por un pasillo de doscientos metros o algo más, lleno de departamentos y Funcionarios, traen a los Funcionarios secuestrados agarrados del cuello con los pillos, (objeto punzante afilado), en el cuello y se trasladan. Cuando llegan, nos juntamos todos, nos meten en el despacho médico y en la sala de espera. Allí todos juntitos contando nuestras avatares y narrando nuestros miedos.

En ese trayecto pasan cosas que no las voy a contar por intervenir otras personas, paso página, me vuelvo a centrar en el Modulo donde yo estoy, ahora ya todos los Funcionarios y presos juntos. Los primeros momentos fueron de incertidumbre, de no saber como se iban a desenvolver los acontecimientos siguientes.

En dónde nos encontrábamos había dos Módulos contiguos y pegados, nosotros estábamos en uno, controlado por los Presos secuestradores y el resto de los presos sobre treinta estaban sueltos, a su bola por allí deambulando por el patio y la cosa se podía salir de madre, siempre hay rencillas entre ellos y ajustes de cuentas que en la prisión casi siempre terminan mal.

Ante esta situación en conversaciones con los cabecillas de la insurrección y a propuesta de mi compañero se les comenta que para que la cosa no vaya a mayores seria conveniente “chapar” encerrar al resto de los internos en sus celdas y así evitamos que pueda haber problemas entre ellos más graves, que compliquen más la situación, a parte por supuesto de lo ya existentes, que no eran pocos, al no estar los Funcionarios se podía convertir en una selva.

Ellos lo entienden perfectamente y son ellos mismos lo que los chapan, encierran en sus celdas, esto sucede sin rechistar, era pánico lo que les tenían a estos presos, mucho más que a nosotros, eso no cabe duda.

Lo que pretendían ahora era una salida airosa de una situación complicada, empezaron a redactar una serie de condiciones para nuestra liberación y su entrega.

Querían reclamar una serie de puntos revindicando las malas condiciones en la que los teníamos sometidos en la prisión y así como la forma que se les trataría en los momentos posteriores al secuestro.

Esto lo dejaré ya para el capitulo siguiente para no alargarme y si decir que tengo idea de terminar esto en dos capítulos más uno de las negociaciones y otro del desenlace. A pesar que como escribo sobre la marcha, es una verdad que ahora no sé, pero si es mi idea de este momento.

Como he comentado al principio cuando termine si quiero comparar y contrastar lo escrito de ahora con lo escrito de hace treinta años, pero quiero dejar el tiempo necesario para que mis ideas se asienten y tenga otra perspectiva. Bueno conforme lo vaya pensando, lo iré haciendo.

Con esto os dejo… hasta el capitulo siguiente.

Un secuestro 4ª parte

Voy a seguir dónde me quede, quiero poner énfasis en decir que lo contado fueron los primero veinte minutos  caóticos, inciertos y cargados de la incertidumbre de no saber que estaba pasando y en esos momentos todavía un intento de fuga a lo bestia, querían fugarse sobre diez o doce internos de dos departamentos a la vez, uno el mío alejado del punto clave en este tema, el departamento de Ingresos y otro cercano a él. Nosotros en los primeros momentos estábamos al margen de la fuga, éramos rehenes de la situación, éramos espectadores sin butaca de lo que acontecía en la otra parte.

         En mi modulo, mi compañero y yo, ya más calmados y haciéndonos con nuestra nueva situación, esa que se abre delante de tus ojos, que la miras y no la sientes como tuya. En este módulo había sobre treinta internos e intervienen  en el  secuestro sobre seis o siete no lo recuerdo del todo bien, podría consultarlo pero no o voy a hacer, creo que no es necesario, los hechos suceden igual y la historia trascurre por los mismos términos, es irrelevante.

         Los dos secuestrados con nuestros captores y su merced, a la misma vez se había producido el secuestro en el otro módulo y estaban sincronizados, quiero recordar que a través de una emisora de radio que había en el talego, pero eso ahora lo tengo confuso, en todo caso fue todo lo sucedido anterior al secuestro, como para dar la salida, la puesta en marcha  anterior del plan. Lo que si tengo claro que el inicio fue complicado, por todos los medios teníamos que comportarnos con naturalidad ante las llamadas de teléfono y con respecto a la gente que venia al modulo por el tema que fuera, teníamos que hacer todo lo posible para que no se nos notara, que  no se enteraran y  sobre todo no  entraran al módulo, porque pasarían a ser secuestrados, dependía de nosotros y de nuestro buen hacer.

 En esa situación nos encontrábamos, disimulando y simulando estar normal dentro de lo que podíamos, al principio me parecía que no iba a poder que se me notaria, que era transparente, como un libro abierto pero luego ya me convertí en un experto del engaño y era un actor secuestrado y hasta intentaba decir cosas raras o incoherentes para que mi interlocutor se diera cuenta, pero él único que se daba cuenta era yo, a los demás con los que hablaba tan normales, como si no fuera con ellos, que cosas tiene la vida por un lado intentaba actuar lo mejor que sabia y por otro quería que se dieran cuenta, sinceramente creo que pesaba más la primera, pero no estoy seguro, es eso que haces unas cosas y quieres otra. Lo que si puedo decir que de mi primer miedo e indecisión pase a tener entereza y dominio de la situación, me había convertido en un ser camaleónico, que me creía mi propia actuación, ya no era el funcionario secuestrado era un actor representando su papel, era un impostor.

Cuando nos llamaban por teléfono, lo teníamos que coger uno de lo dos Funcionarios, poníamos el auricular entre uno de nuestros secuestradores y nosotros y teníamos que hablar como si no pasará nada, intentado estar lo más normal posible dentro de la anormalidad. Al principio estaba como con un nudo en la boca, pero luego nada de lo más habitual, hasta me enrollaba y veía a mi captor con cara de pocos amigos.

Una de la veces me llama un compañero que estaba también trabajando ese día en la Prisión, en Puerta Principal, en aquel tiempo, el horario que teníamos era de mañana, que en principio si todo va bien salíamos a las tres. Lo que pasa, eran sobre la uno de la tarde y ya habíamos hablado de ir por la tarde a la playa a echar un rato y se empieza a enrollar para ver que si comíamos por ahí, que si nos íbamos de tapas, que a qué playa vamos, que si patatín que si patatan y mi secuestrador pegado a mi teléfono oyendo todo y yo dándole largas y disimulando y él otro que no había forma de colgar y pasar a otro tema, “ Joder y no se da cuenta que estoy pasando de él” pues nada, me digo: pero que le pasa a este tío que no se entera de nada, seguía y seguía contándome su película, y yo agobiado con mi captor escuchando y ya entrando en un cabreo sin igual. No sé en que momento se despide y terminamos la conversación ¡¡¡ Aleluya¡¡¡¡ No sé en  que términos pero cuando cuelgo mi secuestrador me mira con cara de pocos amigos y me dice una cosa es disimular  y otra enrollarte, no serían esas sus palabras pero parecidas, le miro y le hago un gesto de complicidad.

El tema estaba claro, se tenían que  poner en contacto los dos módulos, a través de nuestros teléfonos. El otro Modulo se encontraba también secuestrado y yo a mi rollo, o al rollo de mi amigo, ellos esperando que les llamaran del otro teléfono para comunicarse y dar instrucciones  y nosotros hablando de la playa y de lo que íbamos a comer. Nos tenían que llamar los otros funcionarios  en cuestión y decirnos una palabra clave que ellos interpretarían y así ya se ponían a hablar entre ellos sin nosotros por medio, nada sus cosas como fugarse, cosas así, sus futuros planes y que iban a hacer con nosotros, nada cosas poco importantes.

A los pocos minutos del secuestro del otro Modulo, idealizado su plan de fuga, como ya dije: estaba cerca de Ingresos, es un departamentos que comunica con el recinto y está al lado de la Puerta Principal y por ahí pretendían irse a la calle, como si nada, como él que sale a dar un paseo, con rehenes y esas cosas, pinchos en el cuello…

 El secuestro era un plan de fuga, querían marcharse por el Departamento de Ingresos, quiero recordar que van  un Funcionario secuestrado y dos internos, uno de ellos, uno de los Psicópatas más grandes que ha dado la humanidad, súper conocido en el mundo carcelario y se personan delante de la puerta de Ingresos y no sé con que excusa le dice; el Funcionario secuestrado  al Funcionario que estaba al otro lado del a cancela de Ingresos: que les abra que tienen que entrar para algo, eso no lo recuerdo pero era para algo trivial y este le contesta: Que vuelvan más tarde que estamos con una “cunda”, (conducción o traslados de internos de un centro a otro), los secuestradores interpretan que han sido reconocidos o que este Funcionario se ha dado cuentan y vuelven rápido a su modulo de origen.

Ahora vienen unos hechos que tengo confusos, vuelven lo secuestradores  para dentro y no sé si en ese momento ven al Director y se abalanzan a por él, este sale corriendo se va hacia otros modulo, no lo capturan y estos se refugian en Régimen Especial. Ahí, es cuando  fracasa la fuga son verdaderamente descubiertos y creo que no antes.

Otra hipótesis que me asalta a la cabeza, vuelven lo secuestradores  a su módulo y cuando están saliendo para venirse al mío es cuando ocurren esos hechos y son descubiertos. Lo que si sé que como dije al principio estábamos los Funcionarios en un encierro reivindicatorio en el exterior y al enterarse, todos esos Funcionarios pasaron rápidamente para dentro par intentar controlar el tema.

Voy a volver a situar los hechos, Yo lo tengo claro pero para alguien que lo vea desde fuera puede parecer un lío. Secuestro de Funcionarios en dos departamentos de la prisión a la vez, se ponían en contacto en un principio a través de una emisora de radio que había en la prisión gestionada por Internas y una vez secuestrados los dos módulos por nuestros propios teléfonos. Del modulo de Régimen Especial alejado del mío y a su vez cerca de Ingresos intentan la fuga, que fracasa por esos misterios de la vida, el destino o simplemente tenia que pasar así. Una vez fracasado y de vuelta a su Modulo intentan el secuestro del Director que por el dichoso azar pasaba por allí, fracasan nuevamente, menos mal que casi todo le salían mal, son descubiertos y puesta toda la Prisión en alerta, todo patas arriba. 

Y con esto y un bizcocho hasta mañana a las ocho, El secuestro con intento de fuga a fracasado son descubiertos ¿Y ahora qué?, en la siguiente parte más y mejor.

 

Un secuestro 3ª Parte

Lo que estoy relatando son mis propias vivencias, mis experiencias no quiero mencionar a nadie ni por sus nombres, ni apodos o alguna forma de relacionarlos.

En estos hechos  intervienen muchos Funcionarios y Presos, (Internos en mi argot), solo voy  a contar mi historia y lo que se va cruzando por mi camino en esta película.

Cada persona interiorizamos, sentimos y vivimos estos momentos de una forma distinta. Sé que hubo compañeros que lo pasaron mal, y aunque en ocasiones lo cuento en tono irónico, de broma no tenia nada, era serio muy serio.

En otros secuestros similares dónde habían intervenido estos mismos internos, había habido muertos y eran gente que no estaban de broma, se estaban jugando su vida y nosotros éramos su moneda de cambio, su salvavidas.

Como ya dije, este secuestro sucede en dos departamentos a la vez. Yo me encontraba en el Módulo, vamos a llamarle “X” y otro en la otra punta del Talego, Régimen Especial y estas dos historias en un momento se unen hasta el final, para que lo  tengáis presente y os situéis en la historia.

 

Sigo con lo mío, me encontraba en la celda con mi Vigilante y me dice: “Venga conmigo que su compañero se esta poniendo muy nervioso” ¡Como estamos con lo nervios¡ En ese momento conecto con la realidad y mi mente empieza a funcionar, pero no me sitúo, no pienso, solo actúo me voy con ese sujeto y con él otro que yo tenía una cierta ascendencia, empiezo a bajar por escalera para ir a la planta baja, no siendo consciente de nada solo me dejo llevar por las circunstancias y por lo que me dicen.

Voy a relatar como me gane la confianza de ese interno y de  los otros tres elementos, a estos los trasladan a nuestra queridísima prisión y los meten en un modulo nuevo de cincuenta celdas, a cuatro internos  que venían de protagonizar otros secuestros y fugas y ahí me tienes a mi como responsable y la mayoría del tiempo solo con ellos. Lo que pasa que el roce hace el cariño, ellos presos bragados con un historial penitenciario y penal de película, secuestros, motines, fugas, muertes… y yo un pipiolo en estos menesteres, y de hablar y de hablar, pero eso si, siempre guardando las distancias porque  he sido muy riguroso y cada uno en su sitio, yo Funcionario y ellos Internos.

Me llevaba muy bien con dos de ellos, con otro nada y con el cuarto fatal, un chulo. Con los dos que me llevaba bien, uno era uno de los protagonista de la historia, bueno todos intervinieron, pero algunos tuvieron un papel mas relevante, con ese en cuestión era el coco, el cerebro de la operación, la mente pensante en la sombra, el qué llevaba todo el peso y los demás era sus ejecutores. Personalmente  creo y sin equivocarme que es el preso mas inteligente, calculador y con sangre fría que he conocido, y he conocido muchos, muchos primeros grados y muchas historias. Echamos muchas charlas y ratos, con él y con el otro también que era más joven y más como yo, de vivir la vida, de sus fiestas locas y lo que pasa es lo que tiene que pasar, que se fue liando y liando la cosa y allí termino.

Con el primero tuve la suerte de tenerlo siempre a mi lado en el secuestro, de conversar mucho con él. Voy a confesar algo que me dijo, el muchacho ya está muerto, murió por sobredosis, no soy yo de contar confidencias si no sirven para algo, pero ya se puede decir: “Yo dispare a un Policía Nacional en la Prisión de… y lo mate” me confeso amargamente que era su vida o la suya que le dijo que tirara el arma y no le hizo caso, se hizo el valiente y no tuvo opción. No voy a valorar a un asesino y a un pobre Policía que encima estaba haciendo su trabajo, el tema esta claro. Lo que si es cierto que tanto en el secuestro como el tiempo que compartí con él me contó un montón de cosas  de su vida y a veces la vida es complicada, yo en muchas ocasiones les digo: “yo podía estar ahí dónde tu estás y tu dónde yo”; por eso siempre  he tratado  a todos como si fuera yo, él que estuviera preso y como me gustarían que me tratasen. Que realidad más grande, en que posiciones nos coloca la vida a veces, que sin razón, como digo muchas veces; “La realidad supera la ficción”.

Voy a continuar, cuando me dirigía a la planta baja escoltado por dos internos a ver que le estaba pasando a mi compañero, era la inercia la que me llevaba, era una marioneta del destino o bueno mejor a meced de mis captores. De pronto ya en la planta baja, en la oficina de Funcionarios, veo  a mi compañero ofuscado en una pelea desigual con dos internos, me abalanzo sobre él, le cojo por la espalda y me lo llevo al lado, le intento explicar que es un secuestro, que de momento lo que quieren es fugarse y que  con nosotros no va la historia, que tenemos que hacer lo que nos digan por la cuenta que nos tiene, está muy agitado, lo cojo fuerte y le vuelvo a decir que se tranquilice, que a mi me ha pasado lo mismo pero que tenemos que ser fuertes y aguantar el tirón, estas no son palabras textuales, no me acuerdo exactamente pero si recuerdo su estado alterado y no entraba en razón, al poco ya se le va pasando y empieza a comprender lo complicado de la situación.

Lo que le paso a él, es lo mismo que me paso a mi, una situación que no comprendes, que la hablas y comentas, pero es como todo al revés, nosotros somos los que mandamos y decimos lo que tienen que hacer  y ahora cambia la situación eran ellos los que tenían el control y los que nos mandaban a nosotros, desde fuera quizás se vea de otra forma, pero en mi curro, es complicado de asimilar y así de golpe menos todavía.

A mi compañero de fatigas, quiero dedicarle unas palabras de agradecimiento por los sucesos posteriores, era y me imagino que es, si ya no está jubilado o poco le queda uno de los mejores profesionales que he tenido el gusto de trabajar, por su profesionalidad, por su saber estar en las condiciones mas duras que me he enfrentado en mi trabajo, por su dominio de la situación, por su ascendencia a algunos internos y sobre todo con un cafre, que no tiene nombre, un autentico psicópata, malo, malo como los hermanos mala sombra, pero encima sin gracia.

 

Esta parte está tocando a su fin, ya seguiré narrado el porqué digo estas cosas de mi compañero, que para mi tiene  gran parte de la culpa, que esta historia terminará bien, dentro de lo que se puede llamar bien.

 

 

 

Un secuestro. 2ª Parte

Por todas vuestras opiniones, comentarios, por vuestras ganas de saber como continua y  a  mi pesar, como ya comente en el otro post, creía que  no era el momento de seguir, mis dos intentonas, mis olvidos sin saber ese porqué y ahora en cambio de nuevo me he sentido con fuerzas de continuar contando, desconozco hasta donde me llevarán mis recuerdos e imaginación, creo que habéis sido vosotros lo que habéis obrado la resurrección de lo que estaba en mi mente, gracias. Lo que narré fue el primer minuto de trece horras de secuestro y en todo  ese tiempo da para mucho, voy a continuar. De todas las maneras para no hacerme muy pesado, lo iré relatando por partes:

 

Primero, voy a situar un poco mejor los acontecimientos, como sabéis la mayoría esto ocurre en una Prisión del Sur, llevaba abierta sobre dos años, era una olla express a toda presión, el caldo de cultivo con todos sus ingredientes, internos con  un perfil muy conflictivo, Funcionarios sin mucha experiencia. En esa Prisión había como quince departamento y teníamos varios  de primer grado en diferentes fases, en concreto tres quien no lo sepa es lo mejor de lo mejor en niños  malos y cuanto menor es la fase un mayor grado de aislamiento y mediadas de seguridad.

 En el momento de los hechos, me encontraba solo con otro compañero, normalmente estábamos tres pero ese día en concreto fue raro, en el exterior había una concentración de Funcionarios reclamando mejoras laborales y pasta, qué es la madre de todos los problemas, o quiero recordar mejor que era  un encierro en el despacho del Director. Una cosa u otra, parecidas y aunque el hecho en principio no tiene importancia, si la tuvo.

En estos Departamentos, normalmente hay siempre una zona de seguridad, donde los internos no pueden acceder, se considera solo zona exclusiva de Funcionarios, cuando pasó esto en mi Módulo no la había, posteriormente ya siempre la hubo.

 Los hechos sucedieron sobre las 12,30 horas en el reparto posterior a la comida, estos internos al ser primeros grados comían en sus celdas y por aquel entonces el agua de esa ciudad no se podía beber bajo pena de lavativa o purga intestinal, nos mandaban unas garrafas quiero recordar de veinticinco litros, las cuales nos las rellenaban por las mañanas y cuando subían a sus celdas llenaban sus botellas. Mi compañero en la planta de abajo, terminado el reparto de comida y yo en la primera planta, que es planta de celdas, para encerrar a los malos.

Quiero puntualizar que en el Departamento que me encontraban el régimen de vida de los internos  era intermedio, dentro de la Prisión había otro departamento de Régimen Especial con unas medidas de seguridad mayores, cuando toque hablar de ese ya os contaré, porque en un momento se unen nuestras historias, pero lo dejare para más adelante según continué con esto.

Cuando me encontraba en la primera planta, yo solito con esos cafres, me dice uno que como ya mencione me llevaba bien con él, esto pasa hasta en la mejores familias y la cárcel es un entorno más de la vida, con la singularidad que allí todos o casi todos han hecho algo malo y están allí para redimir sus penas y pagarle a la sociedad sus culpas. Este interno me llama como aparte,  y me dice como al oído, en secreto: “Don Fulanito, por favor me da las llaves que esto es un secuestro y con Usted no va nada”. Joder me lo dice así de golpe, no me enseña ningún pincho (Objeto punzante afilado que hace mucho daño) y me quedo pensando a este se le ha ido la olla, ¿Qué me querrá decir?, lo digo y lo repetiré, habíamos estado hablando de secuestros hasta la saciedad, y me estaba pasando y no me lo podía ni imaginar. Realmente cuando me miraron a la cara o vieron mi reacción de no hacer nada, pensarían: “A este que le pasa que ni se mueve”. No estoy seguro al cien por cien, pero quiero recordar que le dije: “Qué tonterías dices” y le deje con la palabra en la boca, pero mi valentía no era real, era involuntaria y en el momento que me iba a girar, fue cuando otro interno me agarro del cuello y me tiro al suelo.

Si recuerdo perfectamente como en el suelo me intentaba zafar de encima al  animal que me había tirado, me di cuenta que de un tirón me arrebataban las llaves y yo seguía peleando o empujando a ese elemento, cuando otro interno me coge por las espaldas y yo pataleando y pegando aspavientos con las manos, me lleva como aparte y me dice:”Tranquilícese que no tienen nadie huevos a ponerle una mano en cima” Este interno en cuestión era un tipo de casi dos metros, obeso, con barba, asmático, le costaba respirar y daba como miedo y era autentico psicópata de libro, para rematar la jugada diré que mato a la hija de un amigo suyo de fechorías por un ajustes de cuentas, eso para que os hagáis una idea de su catadura moral. Pues nada, yo con él, nunca había hablado, los comentarios normales del curro y siempre con respeto y punto. Pero por mi forma de comportarme o vete a saber me tenía por un buen tío, o por lo que él entendiera. Como yo soy, siempre procuro ser lo más justo posible, con los malos, con los buenos y con los regulares, mantener las distancias y ser según se comporten.

Me echa el brazo por encima y me dice: “Vengase conmigo que está Usted muy nervioso” Joder, como quiere que esté, haciendo palmas, que me han secuestrado unos psicópatas, claro para él, la cosa era normal, pero para mi,  había perdido todo el control de la situación, me había desbordado por todos los sitios.

Me llevan a una celda y se mete conmigo el Gigantón-Psicópata y me dice: “No vaya a gritar, ni a hacer nada y no le pasara nada, todo depende de Usted” Hasta ahí, a pesar de todo lo que estaba pasando siempre me seguían tratando de Usted y con bastante respeto. En ese momento y lugar, se ve que desconecto mentalmente y no puedo decir cuanto tiempo estuve en la celda, tampoco recuerdo si hable o no más con mi guardián, lo que recuerdo es que me quede en blanco, no se si como una respuesta de huida o de querer convencerme que esto no me esta pasando o no sé realmente, pero os puedo asegurar que miedo lo que es miedo, no recuerdo haber sentido, solo una especie de incertidumbre o  sensación de vivir la vida de otro. De estar en un sitio que no me correspondía, que esa historia no iba conmigo, que a mi no me podía estar pasando, la verdad que no se en que momento la realidad me aplasto, solo sé que mi Gigante me dice:”Venga conmigo que su compañero se esta poniendo nervioso” y hasta aquí puedo leer.

 

Por hoy lo dejare así, en estos días iré refrescando mi mente y recuerdos, he intentare reflejar mis sensaciones y estado de animo de esos hechos que creía olvidados y resultan que están muy frescos y grabados muy profundo en mi inconsciente y que cuanto más me acerco ellos más los veo como una película y voy recordando pequeños detalles con una intensidad tal que parecen que fueron ayer que pensaban que no estaban y si están, qué complicada es la memoria y que selectiva es a la vez. Algunos de vosotros me habéis recordado cosas de ese día, anteriores  y posteriores y eso también me sirve para afianzar un poco esos recuerdos.

 

 

 

Un secuestro

Introducción

 Estas dos historias están escritas con cuatro meses de diferencia, se me paso  por la cabeza escribir sobre unos hechos sucedidos ya en el baúl de los recuerdos, y  quería redactar un relato o microrelato, en plan novelado. Así que,  en una noche y a los hechos me remito, empecé a contar lo que pretendía que fuera algo más, en un principio sin ninguna pretensión, sólo por contar.

En ese primer intento quedo escrito las cuatro líneas que os contaré y también quedo en la noche de los sueños olvidados. A las cuatro meses más o menos , me vuelve a dar otra inspiración y empiezo a escribir sobre lo mismo, y ayer por hoy, a los varios meses del segundo, repasando en el ordenador escritos y demás se me juntan los dos por arte de magia.

La realidad me dice que solo debo de escribir el principio, que no debo de seguir o no sé, si a la tercera va la vencida, hoy por hoy solo voy a seguir con los dos principios, tampoco sé, si esto significa algo, pero como cada vez que empiezo me quedo en las primeras líneas, esto es de momento lo que os voy a contar. Se me olvidaba, hasta los títulos son parecidos pero diferentes.

Cuando sienta la fuerza necesaria o la inspiración divina os seguiré contando, pero lo que sí os digo que como en los cuentos hubo final feliz:

Historia de un secuestro

 Después de casi de treinta años creo que tengo la perspectiva de poder relatar lo que ocurrió a finales del 80 en una prisión del Sur de España, lo que voy a contar son mis recuerdos y tiene un tinte de realidad mezclados con el paso del tiempo, y como se han ido macerando, olvidando y resucitando durante estos años.  Las imágenes de lo ocurrido se me manifiestan como flases pero con nitidez, por eso creo que ahora es el momento de avanzar y contarlo.

La historia viene de antes, una prisión nueva con unos pocos funcionarios veteranos y muchos recién ingresados, con muchas ganas de trabajar pero con poco experiencia, lo que pasó era lo que tenía que pasar, que empezaron a mandar a los peores delincuentes de España, los que habían participados en motines, secuestros, en definitivas, los mas peligrosos y encima eran tíos muy bragados, muy echados para delante y ahí nos tienes a unos pipiolos haciéndoles frente a esos  descerebrados.

Siguiendo por el principio, en esta prisión de sur, empiezan a llegar presos malos y con una trayectoria penitenciario de película, y siguen y siguen, y ya esta el caldo de cultivo para suceder lo que tenía que pasar, crónica de una muerte anunciada, sabíamos que iba a ocurrir pero no cuándo, siempre pensábamos que las cosas les pasan a los demás, pero en la vida llega un momento que te ocurren a ti, y entones nos estrellamos con todo el equipo.

Ese día en concreto estaba con un Funcionario veterano y creo que uno de los mejores profesionales que he tenido la suerte de conocer y trabajar;  gracias a él, por el dominio de la situación, su entereza, su cocimiento y ascendencia a hacia algunos internos, la situación se llevo bien dentro de sufrir un secuestro durante muchas horas con psicópatas.

En la vida las cosas suceden muy rápidas, no te da tiempo a reaccionar y no te enteras, ni de lo que te está pasando, cuando te está pasando. Al principio de secuestro cuando fueron a por mí, me estaban secuestrando y no me estaba enterando.

Cuando me pongo a recordar lo siento como una película que le está pasando a otro, ya no me queda miedo, ni rabia, ni angustia, ni odio, ni nada de nada, solo el recuerdo.

Entrando en acción, cuando un interno te dice: “esto es un secuestro deme las llaves”  tu no sabes lo que te está diciendo, ni te lo imaginas, te quedas parado, desorientado, como diciendo esto no va conmigo, pero sí iba. Otro interno me coge por detrás por el cuello, me tira al suelo y me quita las llaves e un tirón, con lo sucedido me pongo nervioso y llega otro interno que conocía solo de vista, del trato diario pero que nunca había hablado con él y me dice venga conmigo que ninguno estos tienen huevos a ponerle la mano encima.

Secuestro

Hay un momento en la vida que te sientes con necesidad de escribir algo, que siempre has querido y sin saber el motivo lo has tenido hay guardado en el fondo de tus recuerdos, y creo que ahora, es el momento de sacarlo y ver que hay dentro, si de verdad esta ahí como tu te creías o era tu pura imaginación.

Todo empieza en una pequeña ciudad del sur, todo pasa en el sur, la vida es más divertida, sin ofender, cada uno defiende lo suyo, hace ya treinta años más o menos y todavía lo veo y lo siento, sucede en una cárcel con presos y Funcionarios, perdonar que escriba  Funcionario con mayúsculas y presos con minúscula pero así lo siento.

 En aquel momento pasado,  hablando con mis compañeros de  lo mal que estábamos y que tenía que ocurrir, tenía que pasar lo inevitable, eso que todo el mundo sabía que iba a pasar, pero que nadie lo quería ver y, al final termina pasando. Pasó y el secuestro no nos sorprendió, solo como sabíamos nos pillo por sorpresa, son las cosas del querer, tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe.

Cuando juntas en una prisión los peores delincuentes de España y los que habían protagonizado más secuestros. El secuestro era algo, que tenía que suceder, para todo el mundo menos para los que tienen el poder de poner los medios para que no ocurra.

A quién se le ocurre juntar a esa clase de internos en el mismo Centro, esos mismos habían participado en varios secuestros de Funcionarios y  encima todos juntos, si el sentido común existe, sepáralos, eso lo sabe hasta el Funcionario que lleva un mes trabajando, nada, todos juntitos  para que  se lo piensen y hagan de las suyas.

Los del otro lado, éramos la mayoría Funcionarios jóvenes con poca experiencia, si ahora lo puedo decir, eso sí, currantes y con ganas de hacer las cosas bien, pero poco curtidos en cosa talegueras, era lo que tocaba.

Llevábamos un tiempo hablando de un posible secuestro, e intentábamos poner los medios para que no ocurriese y estas cosas siempre pasan cuándo menos  te lo esperas y te pilla por sorpresa, tal fue la sorpresa, que un interno, vamos a llamarle Juan, nombre ficticio, con el cual tenía yo una cierta ascendencia, bueno nos llevamos bien, me piden las llaves y me dice:  “Esto es un secuestro” y como era de suponer no me entero, me cogen del cuello me tiran al suelo y allí me las arrebatan por la fuerza, pero no es que yo fuera un valiente, sino que no me estaba enterando de nada.

Ese momento, es como una película no te das cuenta de lo que esta pasando, lo ves como ocurre  delante de ti, pero es otro el que lo vive, puedo decir que no pase ni miedo, ni nada, a mi no  me podía estar pasando esto, siempre les pasa a los demás, también un punto a mi favor era joven, imprudente, valiente, la vida era mía no hay miedo a nada.

Conclusión:

 Acabo de leer los dos otra vez y creo que los dos cuentan lo mismo, había intentado mezclarlos y hacer uno solo y seguir, como ya he mencionado seguir no, pero juntarlos tampoco, porque  obedecen a una misma realidad contada en dos momentos diferentes y quiero recordar que con la conexión de haber sido pensados y escritos sin saber de su existencia, pero mi mente si los tenía  archivados y hay muchas expresiones gramaticales iguales, coincidencias, bueno os los dejo para que los leáis y ya me decís.

Entre tanto blogdeldia me ha premiado como el blog del día 30 de abril os dejo el enlace de la entrevista:

http://www.blogdeldia.org/2018/04/goyo-galache/