Un secuestro 4ª parte

Voy a seguir dónde me quede, quiero poner énfasis en decir que lo contado fueron los primero veinte minutos  caóticos, inciertos y cargados de la incertidumbre de no saber que estaba pasando y en esos momentos todavía un intento de fuga a lo bestia, querían fugarse sobre diez o doce internos de dos departamentos a la vez, uno el mío alejado del punto clave en este tema, el departamento de Ingresos y otro cercano a él. Nosotros en los primeros momentos estábamos al margen de la fuga, éramos rehenes de la situación, éramos espectadores sin butaca de lo que acontecía en la otra parte.

         En mi modulo, mi compañero y yo, ya más calmados y haciéndonos con nuestra nueva situación, esa que se abre delante de tus ojos, que la miras y no la sientes como tuya. En este módulo había sobre treinta internos e intervienen  en el  secuestro sobre seis o siete no lo recuerdo del todo bien, podría consultarlo pero no o voy a hacer, creo que no es necesario, los hechos suceden igual y la historia trascurre por los mismos términos, es irrelevante.

         Los dos secuestrados con nuestros captores y su merced, a la misma vez se había producido el secuestro en el otro módulo y estaban sincronizados, quiero recordar que a través de una emisora de radio que había en el talego, pero eso ahora lo tengo confuso, en todo caso fue todo lo sucedido anterior al secuestro, como para dar la salida, la puesta en marcha  anterior del plan. Lo que si tengo claro que el inicio fue complicado, por todos los medios teníamos que comportarnos con naturalidad ante las llamadas de teléfono y con respecto a la gente que venia al modulo por el tema que fuera, teníamos que hacer todo lo posible para que no se nos notara, que  no se enteraran y  sobre todo no  entraran al módulo, porque pasarían a ser secuestrados, dependía de nosotros y de nuestro buen hacer.

 En esa situación nos encontrábamos, disimulando y simulando estar normal dentro de lo que podíamos, al principio me parecía que no iba a poder que se me notaria, que era transparente, como un libro abierto pero luego ya me convertí en un experto del engaño y era un actor secuestrado y hasta intentaba decir cosas raras o incoherentes para que mi interlocutor se diera cuenta, pero él único que se daba cuenta era yo, a los demás con los que hablaba tan normales, como si no fuera con ellos, que cosas tiene la vida por un lado intentaba actuar lo mejor que sabia y por otro quería que se dieran cuenta, sinceramente creo que pesaba más la primera, pero no estoy seguro, es eso que haces unas cosas y quieres otra. Lo que si puedo decir que de mi primer miedo e indecisión pase a tener entereza y dominio de la situación, me había convertido en un ser camaleónico, que me creía mi propia actuación, ya no era el funcionario secuestrado era un actor representando su papel, era un impostor.

Cuando nos llamaban por teléfono, lo teníamos que coger uno de lo dos Funcionarios, poníamos el auricular entre uno de nuestros secuestradores y nosotros y teníamos que hablar como si no pasará nada, intentado estar lo más normal posible dentro de la anormalidad. Al principio estaba como con un nudo en la boca, pero luego nada de lo más habitual, hasta me enrollaba y veía a mi captor con cara de pocos amigos.

Una de la veces me llama un compañero que estaba también trabajando ese día en la Prisión, en Puerta Principal, en aquel tiempo, el horario que teníamos era de mañana, que en principio si todo va bien salíamos a las tres. Lo que pasa, eran sobre la uno de la tarde y ya habíamos hablado de ir por la tarde a la playa a echar un rato y se empieza a enrollar para ver que si comíamos por ahí, que si nos íbamos de tapas, que a qué playa vamos, que si patatín que si patatan y mi secuestrador pegado a mi teléfono oyendo todo y yo dándole largas y disimulando y él otro que no había forma de colgar y pasar a otro tema, “ Joder y no se da cuenta que estoy pasando de él” pues nada, me digo: pero que le pasa a este tío que no se entera de nada, seguía y seguía contándome su película, y yo agobiado con mi captor escuchando y ya entrando en un cabreo sin igual. No sé en que momento se despide y terminamos la conversación ¡¡¡ Aleluya¡¡¡¡ No sé en  que términos pero cuando cuelgo mi secuestrador me mira con cara de pocos amigos y me dice una cosa es disimular  y otra enrollarte, no serían esas sus palabras pero parecidas, le miro y le hago un gesto de complicidad.

El tema estaba claro, se tenían que  poner en contacto los dos módulos, a través de nuestros teléfonos. El otro Modulo se encontraba también secuestrado y yo a mi rollo, o al rollo de mi amigo, ellos esperando que les llamaran del otro teléfono para comunicarse y dar instrucciones  y nosotros hablando de la playa y de lo que íbamos a comer. Nos tenían que llamar los otros funcionarios  en cuestión y decirnos una palabra clave que ellos interpretarían y así ya se ponían a hablar entre ellos sin nosotros por medio, nada sus cosas como fugarse, cosas así, sus futuros planes y que iban a hacer con nosotros, nada cosas poco importantes.

A los pocos minutos del secuestro del otro Modulo, idealizado su plan de fuga, como ya dije: estaba cerca de Ingresos, es un departamentos que comunica con el recinto y está al lado de la Puerta Principal y por ahí pretendían irse a la calle, como si nada, como él que sale a dar un paseo, con rehenes y esas cosas, pinchos en el cuello…

 El secuestro era un plan de fuga, querían marcharse por el Departamento de Ingresos, quiero recordar que van  un Funcionario secuestrado y dos internos, uno de ellos, uno de los Psicópatas más grandes que ha dado la humanidad, súper conocido en el mundo carcelario y se personan delante de la puerta de Ingresos y no sé con que excusa le dice; el Funcionario secuestrado  al Funcionario que estaba al otro lado del a cancela de Ingresos: que les abra que tienen que entrar para algo, eso no lo recuerdo pero era para algo trivial y este le contesta: Que vuelvan más tarde que estamos con una “cunda”, (conducción o traslados de internos de un centro a otro), los secuestradores interpretan que han sido reconocidos o que este Funcionario se ha dado cuentan y vuelven rápido a su modulo de origen.

Ahora vienen unos hechos que tengo confusos, vuelven lo secuestradores  para dentro y no sé si en ese momento ven al Director y se abalanzan a por él, este sale corriendo se va hacia otros modulo, no lo capturan y estos se refugian en Régimen Especial. Ahí, es cuando  fracasa la fuga son verdaderamente descubiertos y creo que no antes.

Otra hipótesis que me asalta a la cabeza, vuelven lo secuestradores  a su módulo y cuando están saliendo para venirse al mío es cuando ocurren esos hechos y son descubiertos. Lo que si sé que como dije al principio estábamos los Funcionarios en un encierro reivindicatorio en el exterior y al enterarse, todos esos Funcionarios pasaron rápidamente para dentro par intentar controlar el tema.

Voy a volver a situar los hechos, Yo lo tengo claro pero para alguien que lo vea desde fuera puede parecer un lío. Secuestro de Funcionarios en dos departamentos de la prisión a la vez, se ponían en contacto en un principio a través de una emisora de radio que había en la prisión gestionada por Internas y una vez secuestrados los dos módulos por nuestros propios teléfonos. Del modulo de Régimen Especial alejado del mío y a su vez cerca de Ingresos intentan la fuga, que fracasa por esos misterios de la vida, el destino o simplemente tenia que pasar así. Una vez fracasado y de vuelta a su Modulo intentan el secuestro del Director que por el dichoso azar pasaba por allí, fracasan nuevamente, menos mal que casi todo le salían mal, son descubiertos y puesta toda la Prisión en alerta, todo patas arriba. 

Y con esto y un bizcocho hasta mañana a las ocho, El secuestro con intento de fuga a fracasado son descubiertos ¿Y ahora qué?, en la siguiente parte más y mejor.

 

Autor: Goyo Galache

Un soñador, qué vive para ser feliz y ahora le ha dado por publicar sus cosas sobre la vida y pensamientos.