El botón.

Me acerco sigilosamente a la lavadora a pulsar el botón para ponerla en funcionamiento. Empiezo a presionarlo y nada, no hace nada, lo sigo intentado, lo presiono suavemente, fuertemente por el lateral, por el centro, enciendo la luz, me pongo las gafas, en principio, todo está bien.  Sigo apretándolo y empieza a moverse para todos los lados, se ha partido de la base. Ya la hemos liado, algo tan sencillo como pulsar un botón se esta complicando.

Me empiezo a cabrearme noto como el cortisol y la adrenalina empiezan a recorrer mis venas.

         Como era de esperar, empiezo a desmontar la zona donde estaba situado el maldito botón, como es una lavadora de carga superior, los botones están en la parte superior y van todos unidos en una regleta alargada, con sus conexiones, su placa base con sus circuitos impresos y el programador, una ruleta que gira. Todo lo sencillo se complica; el programador va cogido a presión y no sale. Tiro y saltan unas minúsculas patillas de cobre. Ya no hay marcha atrás, del botón hemos pasado a cargarnos la lavadora, mi cabreo ya empieza a notarse…

“Manolete sino sabes torear pá que te metes”

Por el motivo que sea o ese que desconocemos, no vibramos en la misma sintonía que la Madre Tierra, y las cosas no salen como tu quieres, el destino te tiene reservado otro ¡¡solo era apretar un botón¡¡

Intento calmarme y solucionar el desaguisado, empiezo a respirar y a mirar el programador, la placa, el soporte y todas las piezas; todo en su conjunto para ver como puedo montarlo. En principio parece que una minúscula plaquita de cobre con sus patillas deben de entrar en dos agujeritos que hay en el lateral de la ruleta del programador y solo lo puedo colocar de una de las formas posibles. Pues no, hay que meterlo un poco en una ranura y presionarlo.

Bueno…no quiero aburrir, gafas, destornillador pequeñísimo, luz, mucha paciencia y dosis de imaginación; las cosas no son lo que parecen. Todo ha encajado en su sitio, la lavadora sigue funcionando. Aleluya.

El botón sigue roto… por supuesto, pero se puede encender manualmente con el dedo a través del aguajero, ya sin botón y de momento funciona, lo que no sabemos es hasta cuando.

Final feliz… pero muchas veces por un botón … y por un botón aquí me veo.

 

Autor: Goyo Galache

Un soñador, qué vive para ser feliz y ahora le ha dado por publicar sus cosas sobre la vida y pensamientos.

4 comentarios en “El botón.”

  1. Me parto 😂 😂 😂 😂 😂… pues mi lectura es que eres muy valiente porque a quién se le ocurre desmontar una lavadora… 😂 😂 😂 😂… yo me hubiese puesto a llorar.. por eso el universo te ha premiado y funciona!! 👏 👏 👏 👏

  2. Si a la lavadora le cambiamos dos vocales… tenemos LAVADERO, que antiguamente también funcionaba y no tenía botones… jajaja. Pero eso ya no existe y tendremos que que seguir utilizando los manuales…que remedio!!!

Los comentarios están cerrados.