Palabras…

Nos perdemos en las palabras, palabras habladas, muchas y seguidas, sin sentido, no dicen nada, solo son palabras, huecas, carentes de sentido, hablar por hablar, palabras, muchas palabras, un caminar de palabras, para perdernos en las palabras. Hay gente que utiliza la palabra como todo, no sabe hablar, solo decir palabras, las palabras son su defensa, le damos mil vueltas, para que las palabras queden bien y suenen bonitas, ¿y para qué? ¿Qué necesidad tenemos, de decir palabras? Una cascada de palabras, que nacen y no se terminan, hasta el infinito y más allá.

En otras ocasiones:

Las palabras, frases y oraciones que leía, tenían vida propia, me decían cosas, las relacionaba, tenían un alma diferente al libro y a mí, ellas eran por alguna razón el centro de mis pensamientos. Me detenía cada poco y mi mente flotaba con las palabras dando vueltas y jugando a recomponerse  en otras y así, sin darme cuenta, ya me decían otras cosas, adivinanzas y verdades que tenían escondidas, sus combinaciones eran increíbles, se podían formar miles y miles de frases y palabras, y todas me querían decir algo, era como un juego, el tetris, quiero recordar, pero no era necesario pensar, pensaban las letras solas, ellas solas se agrupaban y tenían su propio significado.

A otro tema:

Mi forma de entender la vida no es la misma que la de otros. Lo que a mí me parece que es bueno y necesario, para otros no lo es, somos diferentes no cabe duda. Creo que vivimos, muy al límite de los que nos molesta, que no estamos vacunados contra lo diferente, contra lo que no entendemos o lo que en un determinado momento no queremos ver, ni escuchar, esa sensación que tenemos que agradar y  estar al servicio de los demás, y más…

Cada uno hace unas cosas por motivaciones diferentes, está claro que somos diferentes, en algún momento de la película, me he despistado y no sigo bien el argumento, como que no entiendo de qué va esto, jajajaja, que me voy por las ramas.

Cuando haces las cosas bien, te sientes bien, no necesitas que nadie te diga nada, tú sabes que lo has hecho bien. Hacer las cosas despacio y a su tiempo tiene esa importancia que no sabemos ver, pero que es necesaria para que se cumplan lo que queríamos hacer, cumplir con el propósito que pretendíamos. Es algo así, como saber que las cosas van con un tiempo determinado.

El tiempo:

Cómo pasa el tiempo, que manera de correr las horas, de alguna forma quieres que pase el tiempo, ese incensar de segundos, quieres que pases ese mal tiempo, para un tiempo mejor, como, si ese esperar, nos fuera a solucionar, ese mal momento que tenemos ahora, siempre pensamos que un tiempo futuro, será un tiempo mejor, y no es verdad, solo tenemos un momento y una vida, esta se va consumiendo por el pasar de esos segundo que no cesan, es como que quisiéramos acércanos a ese momento final, ese que no queremos y que es inevitable, entonces que prisa tenemos, sí, tenemos una prisa indescriptible e irremediable, del tiempo.

Es un motor que mueve la vida, sin tiempo no hay vida, no hay nada, solo inmensidad, universo, Dios… que nos conduce hacia esa verdad, sin sentido, sin compresión, el vacío, el silencio, la nada…el todo, todo es lo que deseamos para no ser nada, solo eso, vida, sentir, ver, y amar con todas nuestras fuerzas.

La vida te da lo que necesitas, la vida es un espejo de lo que quieres, lo que deseas es lo que tienes, pero no lo que quieres con la cabeza sino lo que quieres con el corazón, que es lo que importa, y lo que nos determina en la toma de decisiones, algo que es necesario para intentar comprender de qué va esto. 

Cuando más me acerco a esa verdad, más entiendo cuan complicado es, tengo pequeños atisbos de luz, que se difuminan con el paso por mi mente, solo es un destello de luz, que, cuando intento comprenderla se me escapa, no logro ponerle palabras en mi mente, y menos en mi boca.

Es no pensar, el silencio, estar con uno mismo y  a saber…

Me viene a la cabeza la canción de Los Rodríguez, «Palabras más, palabras menos«

Palabras más o menos ayer me decías

palabras más o menos que no me quieres

Palabras más o menos me estás dejando en cueros

palabras más, palabras menos.

Palabras más palabras más palabras menos

Es lo que menos te puedo dar, es lo de siempre

Palabras nuevas, palabras llenas de remordimiento

palabras que se lleva el viento

palabras menos, palabras más…y sigue…



Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: