LA MENTE.

La cabeza ese órgano que no para pensar,  de inventar parecidos,  de asociar ideas, de buscar soluciones a problemas inexistentes y sigue en su afán de liberarnos de lo que no nos sucede, de como escaparnos de esos grandes monstruos que nos persiguen, que no nos dejan vivir, si los problemas no existe se los busca, los necesita, quiere estar presente en todos los actos de nuestra vida y así demuestra que es él el que manda , hay que hacer las cosas como él quiere y así es feliz a cuenta de nuestro profundo desasosiego.

Lo realmente sobresaliente de la mente es su capacidad para estar siempre alerta, incluso en situaciones de tranquilidad, vamos a imaginar que estamos con unos amigos escuchando una conversación con calma y atentamente, el interlocutor cuenta una anécdota, nosotros la hacemos nuestra y desde ese momento ya hemos empezado a elucubrar a cerca de nuestra vida, nos perdemos en la noche de los tiempos, la estamos relacionado y la queremos solucionar buscado alternativas, un pequeño incidente que nos surgió hace unos días, por Dios que complicado lo hace todo, en ese momento el mundo se para, dejas de escuchar y toda tu atención se centrada en ese monstruoso problema, lo vives como si te costara la vida ,parar la mente, respirar, dejar de cavilar y de imaginar, ese debe de ser nuestro fin, apaciguar la mente.

Esa mente neurótica nos sirvió en otro momento de nuestra existencia para poder sobrevivir, en otra vida nos comían los leones y los animales mitológicos pero esa es otra historia. Ahora ya nos sirve de poco, nos relajamos poco, siempre le estamos dando vueltas a nuestros pequeños problemas los hacemos  insufribles y para eso esta el deporte, el yoga, el sol, el aire libre, los amigos, la familia y cualquier cosa que nos haga olvidarnos de las cosas cotidianas y nos devuelva a nuestro propio ser, a lo que somos y dejamos un día de  ser.

Sirve de poco decir que en un momento hay que  saber parar y decir hasta aquí, replantearse un poco las cosas, pensar qué no estoy haciendo bien, intentar cambiar esos hábitos no saludables que forman parte de nosotros, los hemos adoptados. En definitiva cambiar para intentar ser feliz o sufrir menos.

La meditación es un gran aliado nuestro, nos ayuda no a dejar de pensar pero sí a parar unos segundos o por lo menos en determinados momento a apaciguar la mente, puedo decir que practicando unos minutos diarios de meditación, en un mes ya se nota un poco y creo que es una buena forma de tomarse un respiro, en una sociedad que te exige estar muy activo,  nosotros mismos hemos entrado en ese mundo de las prisas, vive despacio y vivirás más intensamente. Veras pasar las nubes por encima de tu cabeza, el sol acariciarte la piel, olerás el viento, todo no sera tan ideal pero si sentirás que estas vivo.

Un viaje

Un viaje es salir de tu rutina, ir hacía lo desconocido, salir de tu zona conocida y adentrarte en lo ignoto. Un viaje siempre es agradable, te envuelve en ese halo misterioso y mágico de la huida hacia la aventura, da igual que sea aquí al lado o en la China Mandarina, lo interesante es salir, afrontar nuevos retos, pequeños o grandes pero ese espíritu aventurero te hace sentirte bien.

Cuando paseas por zonas desconocidas y miras las caras de la gente, las ves raras no te suenen y hasta feas, en cambio los sitios  te gustan más, te fijas en los pequeños detalles y te llaman la atención, las tostadas son enteras, no son medias, hay distintos tamaños de panes y con eso corrigen ese desatino.

Lo interesante no son los lugares eres tu, la ganas que tienes de salir de la monotonía del día a día, buscamos sitios lejanos para encontrarnos con nosotros mismo, para vislumbrar ese camino de libertad interior que nos de paz y equilibrio, sin saber que lo tenemos más cerca de lo que creemos, hay un cuento que dice… Erase una vez un pececillo pequeño y joven que le pregunta al pez mayor y viejo ¿Dónde esta el Océano?- Le contesta- esto es el Mar y desemboca en el Océano –yo quiero conocer el Océano- le replica el pececillo, ¿Me han dicho  que  allí el agua es diferente?; el pececillo se va en busca del océano y cuando vuelve le pregunta el pez viejo ¿Cómo era el agua del Océano? Y el pececillo le contesta, era el mismo agua y encima los peces más grades me querían comer. Moraleja cuanto mas lejos te vayas, vas a seguir encontrando lo mismo.

En ocasiones la huida es necesaria, tienes que cambiar, moverte te lo exige la vida, sino es como una muerte lenta, pero tienes que saber que al final vuelves al origen, vuelves al punto de partida.

En la mitología el héroe sale en busca de su propia identidad, es un viaje iniciático, recorre grandes territorios en busca de aventuras, se enfrenta a dragones que significan sus grandes luchas internas  y externas y regresa glorioso después de haber salvado al mundo, mundial, es el héroe pero a pesar de todo, las envidias lo convierten en un renegado de su propia patria.

 

 

 

El sonido del silencio

 

En Microsoft hay una habitación sin ruido y no ya sin ruido sino que absorbe el ruido. Es una habitación dentro de otra y esta en otra y así sucesivamente hasta seis habitaciones de 30 centímetro de grosor cada una de ellas. Se llama cámara anenóica y esta en el edificio 87 de Microsoft, la utilizan para probar el sonido de los altavoces de la tablets y  de los portátiles. El sonido mínimo que el ser humano es capaz de escuchar es de 0 decibelios, por debajo de este valor, no oiríamos nada, pero esto no quiere decir que no haya sonido. Por ejemplo, un susurro son 30 decibelios, nuestra respiración 15 decibelios, el sonido de las moléculas del aire al chocar sería de -24 db, en esta cámara han logrado llegar a – 20,6 db al borde del no sonido.

Nadie ha podido estar en este sitio mas de una hora, no lo soportas te vuelves loco y quieres salir, la voz humana deja de sonar, al no rebotar las ondas en las paredes no hay sonido. A esto se llama sonido imperante. Como no se oye nada ni exterior, ni interior, nuestra mente empieza a buscar sonidos, nuestros propios latidos, el ruido de las tripas, la respiración…

Cuando prácticas meditación te das cuenta que el silencio tiene ruido, es como un eco que crece y se desvanece, es como el latido de la tierra o el eco de la propia expansión del universo, desconozco si tiene algo que ver con el ruido de la tierra o es nuestra propia mente que lo crea al no poder soportar el silencio. Lo cierto, te enganchas al no sonido y por otro lado no podemos soportar el silencio sepulcral, vivimos con el ruido instalado en nuestras vidas y no lo podemos apartar de golpe, bueno un poquito de ruido por favor.

Gente sin hogar.

En la radio estaban hablando de la utilidad de los bancos de los parques para la gente sin hogar. Para  esos que viven en la calle por diferentes motivos, la vida les ha llevado a esa situación, en algunos casos, los menos son opciones de vida pero creo sinceramente que muy poca gente duerme en un banco, por capricho.

Hoy precisamente comentan una noticia en la TV,  en Alicante han sacado una ordenanza municipal anulando la anterior qué prohibía qué la gente pudiera pernoctar en  los bancos, pero no se conformaron solo con eso sino que le pusieron a los bancos un separador en medio para que no se pudieran acostar. Qué vergüenza, qué despropósito, qué poco corazón y si fueran ellos que  por motivos de la vida se vieran en esa situación, qué poca empatía, qué egoísmo…

En el mismo programa, después hacen unas entrevistas, la mayoría de la gente estaban a favor de quitar los separadores de los bancos y daban unas respuestas muy coherentes; muy humanas pero otras decían que era una vergüenza qué durmieran en los bancos; qué los niños que juegan en los parques y los vieran; ¿ Qué iban a pensar?

Esos padres tendrían que explicarles la realidad y como gente como ellos han llegado a esa situación de desamparo y que debemos  de  ser generosos y tenderles la mano y no echarlos.

 

Procesiones

Las Procesiones una entrega de pasiones desinteresadas, de amor hacia sus pasos o tronos, con sus Vírgenes y Cristos, devoción o algo  que no sé lo que es ¿Religiosidad? -creo que no-  que es algo más, distinto, algo qué sé me escapa. Se pasan meses ensayando y poniendo todo a punto para ese gran día, el acto de penitencia. La salida de la profesión a la calle, para que todos le digan cosas bonitas  a su Virgen.

Sigo pensando que hay algo más que el simple hecho de sacar a unas imágenes a la calle. Pero ese día especial, amanece nublado, amenaza lluvia y todos con el corazón en un puño, mirando las previsiones y… Hay un creer, una religiosidad o espiritualidad escondida en el fondo de su ser, algo vibra y suena a magia.

La falsa Médico.

La noticia me ha dejado perplejo, una buena estudiante de medicina termina su carrera y empieza a ejercer como médico en un Centro de Salud e incluso en un Hospital. En el Centro de salud como pediatra, aprueba el MIR y con el tiempo conoce a un muchacho, médico también,  se cambian de Comunidad, sigue ejerciendo y al poco tiempo se casan.

En un momento, se descubre todo, el azar ha hecho que se crucen unos datos, usaba el número de colegiado de otro médico, la muchacha se agobia, se va a un hotel y se atiborra de pastillas, se la encuentran en coma y tras unos días en la UCI, se recupera.

La acusan de intrusismo y de falsificación de documento público.

Como tiene que sentirse después de mas de diez años con esa mentira dentro se su ser, aliviada por ser descubierta y sus amigos y familiares, traicionados.

La mentira supongo se iría creando poco a poco, un examen sin aprobar, asignaturas que se van quedando en el olvido, una mentira engordando y haciéndose más grande. Sus padres, se preguntan, has terminado ya, si me queda poco y al final y sin remedio; si ya he terminado y no era así, pero ella quería terminar lo empezado.  

La mentira se la fue comiendo y no había forma de salir de ese túnel de  mentiras y de engaños. En un momento cuando falsificó el título sabía que ya no había marcha atrás, solo había huida  hacía delante y ese final ya lo sabia ella, la verdad nos hará libre o nos hunde en el pozo de la infamia.

El poder de la industria farmacéutica.

         El poder de la industria farmacéutica, tomamos lo medicamentos que ellos quieren, nos hacen ver que los necesitamos y así todo el mundo contento. La mayoría de los medicamentos no sirven para nada y de todas formas no los seguimos tomando, crea la necesidad y ya lo tienes, una dependencia. Leí hace poco un reportaje sobre las patentes de las medicinas, en primer lugar sólo se investiga lo rentable, aquellas enfermedades que por el número de gente, el gasto sea menor al ingreso, esto lo entiendo, en una sociedad de mercado, lo importante es ganar dinero y lo de curar, lo dejamos a parte.

Las enfermedades raras no son rentables y por tanto no se investiga y la gente se morirá, eso da igual, en esta sociedad hay que ganar dinero, el altruismo para los misioneros.

En segundo lugar, el medicamento en sí no vale nada, la fórmula química es sencilla lo verdaderamente caro ha sido la investigación que ha llevado a demostrar que un medicamento cura o sana una enfermedad, sin embargo en África las personas mueren de sida y no tienen dinero para pagar esos medicamentos, son carísimos y su población no se lo pueden permitir.

Los gobiernos han echado un órdago a esas multinacionales y están fabricando esos medicamentos a escondidas en laboratorios en China y la India, pasando de las patentes, la verdad que no sé cómo continuará este tema.

Y por último volviendo al principio no existe el medicamento milagroso, me duele aquí, toma la pastilla y curado. Que ignorancia, nos queremos curar con la pastilla milagrosa y el milagro de la vida somos nosotros, tenemos que tener fe en nuestro organismo, es perfecto y funciona bien y si en algún momento se desequilibra, hay que volver al origen de ese mal.

Somos un todo y no hay que buscar algo en concreto sino porqué nos encontramos mal, que hemos hecho mal, que hemos comido, como nos comportamos, hacemos deporte, somos cariñosos, queremos, amamos, odiamos, tenemos angustia y muchas otras posibles dolencias del alma que no se arreglan con la pastilla milagrosa, todos los desarreglos del alma nos afectan a lo físico y enfermamos. Pero ellos se empeñan en solucionarlo todo con la pastilla milagrosa.