La bici

Estaba esta mañana dando una vuelta con la bici, y en  un momento se me pasan mil y una ideas por la cabeza, una incesante película de mi vida y muchas  vidas más, historias sin sentido, no es de mi vida, es de mi cabeza, que ni siquiera son  mis pensamientos, son los de mi mente, que aprovecha cualquier despiste, para empezar a pensar. A veces son repetitivos y sin sentido, que gasto de tiempo, de energía, de imaginación y más allá, si lo empleara en otros menesteres mejor me iría.

Cuando soy yo realmente el que piensa lo que quiero pensar, intento concentrarme en darle a los pedales, en la fuerza  que debo de hacer, en el rozamiento de la carretera, en el sol, el aire, y en todas esas sensaciones tan satisfactorias que me produce el montar en bicicleta. Esta mañana he disfrutado, he ido en plan paseo, sin preocuparme de nada más, solo de disfrutar, he salido a primera hora de la mañana, estaba amaneciendo, y se veía el sol en el horizonte, ese astro, no, estrella que nos da vida, calor, energía y felicidad.

El paisaje era una foto a color, pero con vida propia, nada se movía, todo estaba parado, pero a la vez era grande, algo precioso e irrepetible, una sensación agradable, me he llegado a emocionar, de tanta perfección, no podía estar mejor pintado, los colores y todo, estaba en su justa medida, no podían ser de otra forma, solo había una forma de ser, y esa era esa, ¿qué me estaba pasando? Lo he visto innumerables veces y hoy era diferente, era naturaleza, era vida, era Dios…

Los ojos con los que miramos, es fundamental para experimentar esa unión, esa sensación de formar parte de ese algo grandioso y maravilloso que es la vida, que es estar vivo y sentirte vivo, respirar como si no hubiera un mañana, como si en instante siguiente la vida terminara, solo con ese momento ha merecido la pena vivir la vida, y nos preocupamos, si la vida solo se vive, viviéndola y no dejándote arrastrar por los problemas terrenales, que haberlos hay, que no son, solo son espejismo de una realidad, que no importa, que le queremos dar una importancia que no tiene, que somos nosotros los que le damos, y los que dotamos de importancia a las cosas que no la tienen.

Vamos a ver, que no digo de tirarnos al monte, ser responsables de nuestras obligaciones, es importante y necesario para vivir en armonía con nuestros prójimos, pero ya está, que no vivimos para ellos, que vivimos para nosotros, no hay que vivir inmerso en la pena, ni en el desasosiego, que vivir así no es vivir.

En la propia evolución de la vida, te das cuenta, según van pasando los años que es tontería tanta preocupación por todo lo que nos pasa y no controlamos, lo que tenga que pasar, pasará, te gusta más o menos, y tienes dos opciones, la primera si no te gusta enfadarte y la segunda aceptarla, de todas maneras la realidad ya ha hablado y lo que tu pienses o quieras a la vida le da igual, ¡qué hacemos¡ A mal tiempo buena cara.

Reír y reír, que maravilla, que bien nos sienta, que bien se queda uno…

Del nuevo disco de Fito & Fitipaldis – Cada vez cadáver (Videoclip Oficial)

2 comentarios sobre “La bici

Agrega el tuyo

  1. Vaya tela Goyo!!!, te has levantado esta mañana derrochando vida y felicidad….ya sabes que ese es el fin de la filosofía, la búsqueda de lo que tú parece que encuentras a diario…. apartándose de lo negativo y tóxico, y rematando la faena con el incombustible Fito & Fitipaldis. Un abrazo fuerte

Responder a Goyo Galache Cancelar la respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: